[OPINIÓN] “El gobierno de Erdogan utiliza la violación como arma política en Turquía”


por Abdullah Bozkurt

Como parte de una creciente represión del derecho a la disidencia, de las críticas y de las voces de la oposición en Turquía en los últimos años, el régimen del autocrático presidente Recep Tayyip Erdogan parece haber recurrido a una nueva arma de violación y acoso sexual por motivos políticos en centros de detención y prisiones.

Los casos, la mayoría de los cuales lamentablemente no se han denunciado por temor a represalias por parte de las autoridades o de los familiares, que he recibido hasta ahora sugieren un patrón creciente en el que elementos de las fuerzas de seguridad han cometido violaciones y agresiones sexuales o amenazado de esos actos de manera deliberada y sistemática. La policía, los oficiales de inteligencia, las unidades paramilitares y los miembros de las fuerzas armadas han recibido carta blanca y actúan con impunidad ante el colapso total del Estado de derecho en el país.

Me dio dolor de estómago cuando vi las pruebas de tortura que indicaban el abuso sexual de una colega periodista mía en informes médicos que son bastante raros, dado el hecho de que los profesionales de la salud se ven obligados a ignorar tales indicaciones y se les disuade de introducir tales detalles en el registro. En otro caso de una colega periodista que ha estado en detención preventiva prolongada por cargos falsos de terrorismo, un agente de policía abusó sexualmente de ella durante su detención y la traumatizó. Recibí un informe creíble sobre una mujer encarcelada que quedó embarazada después de una violación. Más y más trágicos relatos detallan el horrible espectro de violación y ataque sexual a detenidos políticos con la aprobación tácita del régimen islamista de Erdogan.

Me temo que esto es sólo la punta del iceberg, y sin duda sabremos más cuando se levante el velo de la cara oscura del régimen de Erdogan en el futuro. Estos crímenes despreciables no sólo ocurren en centros de detención y prisiones, sino también en lugares de detención no oficiales y centros de detención secretos a los que ni los abogados ni los miembros de la familia tienen acceso. La notoria Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MİT) se dedica al secuestro de críticos en la calle, a veces a plena luz del día, arrastrándolos a lugares desconocidos para torturarlos, incluida la violación o la amenaza de violación de la víctima o de su esposa o hija, si la víctima no revela lo que se esperaba de él.

Algunas víctimas siguen conmocionadas después de los incidentes traumáticos, otras pierden la cordura después de pasar por la terrible experiencia. Otros están indignados o preocupados por el trágico recuerdo de la violación y todavía están confundidos por la violencia a la que fueron sometidos. El clima de miedo, los valores culturales, la falta de recursos judiciales y la ausencia de medios de comunicación críticos e independientes han impedido que muchas víctimas se presenten. Los extensos daños infligidos a las mujeres por los matones del régimen de Erdogan requieren no sólo la atención de los medios de comunicación internacionales para denunciar y avergonzar a este gobierno sanguinario, sino también el apoyo a las víctimas que necesitan toda la ayuda que puedan obtener de los profesionales médicos, psicológicos y jurídicos. Su rehabilitación les llevará años mientras se recuperan de la terrible experiencia que sufrieron a manos de estos opresores.

No es de extrañar que un régimen recurra a la violación como arma política después de haber recurrido ya al saqueo de los bienes de los críticos, al menos 11.000 millones de dólares en bienes confiscados directamente, las ejecuciones extrajudiciales de unas 100 personas, la detención arbitraria de más de 100.000 personas y la desaparición forzada de alrededor de una docena de personas, todo ello en un plazo de dos años. Las denuncias de violación fueron consideradas creíbles y, en algunos casos, documentadas tanto por las Naciones Unidas como por organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional. Sin embargo, el gobierno de Erdogan parece indiferente a las críticas ya que acorraló a 121 mujeres y las encerró en el Día Internacional de la Mujer en marzo. Se estima que unas 17.000 mujeres han sido encarceladas en Turquía desde 2016 por presuntos cargos de pertenecer al movimiento Gülen, una red mundial de grupos cívicos que surgió como el principal crítico del régimen de Erdogan.

La escalofriante narración que escuchamos de los asociados y partidarios del gobierno de Erdogan está casi a la par de la ideología de los yihadistas y del régimen de Bashar al-Assad, que utilizaron la violación como arma de guerra según la ONU. La representante especial del secretario general sobre la violencia sexual en los conflictos, Pramila Patten, puso al desnudo esta estrategia en un trabajo titulado “I lost my dignity: Sexual and Gender-Based Violence in the Syrian Arab Republic.”

Un empleado de la Municipalidad Metropolitana de Estambul, dirigida por el partido de Erdogan, compartió un mensaje en abril de 2017 diciendo que las esposas e hijas de los opositores en un referéndum constitucional eran “halal” (lícitas) para los votantes de “sí” como “botín de guerra”. En otras palabras, pueden convertirse en esclavos sexuales. El referéndum, que fue ganado por Erdogan por un estrecho margen, otorgó amplios poderes al presidente turco y reemplazó un sistema parlamentario de décadas de antigüedad por una presidencia imperial. Se pueden encontrar narrativas similares en docenas de relatos anónimos de medios sociales que se cree que son administrados por el gobierno de Erdogan, que emplea hasta 12.000 troles para atacar, difamar y amenazar a los opositores del gobierno.

Los clérigos turcos radicales que apoyan Erdogan ayudan a alimentar la mentalidad yihadista en Turquía contra los críticos y opositores del presidente, justificando la tortura y el maltrato de personas inocentes que simplemente están ejerciendo su derecho a disentir. Por ejemplo, un clérigo yihadista llamado Nureddin (o Nurettin) Yildiz, un hombre que ha apoyado abiertamente las guerras yihadistas de Siria a China y es visto como muy cercano a la familia de Erdogan, abogó por la idea de que los miembros del movimiento Gülen deben ser ejecutados, ahorcados y sus brazos y piernas cortados.

En un mitin celebrado frente a la casa de Erdogan en Estambul, Abdülmetin Balkanlioglu, otro clérigo radical pro Erdogan que tiene un gran número de seguidores en Turquía y Europa, dijo públicamente que los bienes confiscados al movimiento Gülen eran botines de guerra para que los musulmanes disfrutaran. Balkanlioglu tiene vínculos con grupos yihadistas en Siria y defendió la opinión de que los musulmanes en Siria estaban luchando contra los EE.UU., Rusia y China y los instó a que se martirizaran como parte de la yihad.

Muchas víctimas afirmaron que los decretos-leyes del gobierno obstaculizaban la presentación de denuncias contra agentes de policía y otras personas que practicaban la tortura y el abuso. Obviamente, esto abrió el camino a la tortura sistemática, incluida la violación. A las víctimas se les negó el derecho a explicar con más detalle los casos de tortura en su testimonio cuando comparecieron en el juicio después de largas detenciones previas al juicio. En muchos casos, también fueron rechazados por los médicos que no querían dejar constancia de los horribles relatos proporcionados por las víctimas durante los exámenes médicos en los hospitales.

No es de extrañar que el régimen de Erdogan impidiera la publicación de un informe del Comité europeo para la prevención de la tortura y de las penas o tratos inhumanos o degradantes (CPT). El informe fue compilado por investigadores del CPT a partir de visitas in situ a prisiones en Turquía y entrevistas con detenidos en 2016, y el Gobierno turco ha seguido bloqueando su publicación desde entonces. La política declarada de Turquía de tolerancia cero a la tortura no tiene aplicación práctica en sus centros de detención y prisiones.

El gobierno de Erdogan continúa violando artículos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), la Convención Europea de Derechos Humanos y otros acuerdos relevantes de derechos humanos de los que Turquía es parte. El hecho de que no se hayan llevado a cabo investigaciones y enjuiciamientos eficaces de las denuncias creíbles de tortura, abusos y violaciones confirma la opinión de que el gobierno protege a los autores de los abusos y que en la Turquía actual reina la impunidad. El Decreto-ley Nº 667, promulgado por el gobierno el 23 de julio de 2016, otorgó inmunidad general a los agentes del orden a fin de prevenir las denuncias de tortura, malos tratos o abusos. Hay casos en que los fiscales turcos se negaron a perseguir las denuncias de tortura de las víctimas, citando este decreto ley.

Debe ejercerse más presión para obligar al Gobierno turco a poner fin al uso de la violación como herramienta política para perseguir a los críticos y acabar con la tortura y los malos tratos en los centros de detención y prisión. Los perpetradores deben rendir cuentas y ser castigados en toda la extensión de la ley para enviar un mensaje claro de que la violación no puede ser utilizada como arma para silenciar las voces críticas y para reprimir el derecho a disentir. Dado que el Estado de derecho se ha derrumbado en Turquía, dejando pocas o ninguna esperanza de que tales crímenes sean investigados y procesados por las autoridades nacionales, estas acusaciones deben ser investigadas y procesadas a nivel internacional o quizás en otro país donde las víctimas tendrían derecho a entablar acciones legales contra el gobierno y sus matones por violaciones de derechos.