La eurodiputada verde Harms pide a la UE que conceda asilo político a las víctimas de la purga de Turquía


Rebecca Harms, eurodiputada y Copresidenta de la Asamblea Parlamentaria Euronest, pidió el lunes a la Unión Europea que reaccione de forma unida y conceda asilo político y protección a los miembros del movimiento Gülen atacados por el presidente autocrático Recep Tayyip Erdogan y el Gobierno turco.

“La UE tiene que asegurarse de que los Estados miembros de la UE reaccionen unidos y de que se conceda asilo político y protección”, dijo Harms en Twitter, dirigiendo sus palabras a Federica Mogherini, vicepresidenta de la Comisión de la Unión Europea y alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y a Johannes Hahn, comisario de Política Europea de Vecindad y Negociaciones de Ampliación de la UE.

En su comentario sobre un artículo de Nate Schenkkan de Freedom House publicado en The Washington Post el domingo sobre la caza de brujas global y los secuestros llevados a cabo por el Gobierno turco contra personas vinculadas al movimiento Gülen, Harms dijo: “En Turquía estamos siendo testigos de una purga que tiene motivaciones políticas y tiene […] una nueva dimensión amenazadora. La unidad en la reacción de la UE importa”.

El jueves por la mañana, los servicios secretos de Turquía secuestraron a seis ciudadanos turcos, un médico y cinco profesores, que trabajaban en un grupo de colegios afiliados al movimiento Gülen. Según se informa, fueron trasladados a Turquía el mismo día. Los arrestos desencadenaron una crisis política en Kosovo, y el primer ministro Haradinaj despidió el viernes al ministro del Interior y al jefe del servicio secreto kosovar.

Hace meses, la policía de Kosovo arrestó a Ugur Toksoy, un profesor con presuntos vínculos con el movimiento Gülen. Kosovo no ha extraditado a Toksoy a Turquía, pero el calvario siguió causando conmoción en toda la comunidad turca de Kosovo, algunos de los cuales dijeron a la Balkan Investigative Reporting Network (BIRN) que habían huido a Kosovo con la esperanza de escapar de la represión de Turquía contra la prensa y los individuos y grupos vinculados al movimiento.

Las instituciones educativas de Gülistan administran cuatro escuelas primarias y secundarias Mehmet Akif en Kosovo. Las escuelas fueron inauguradas por empresarios turcos inspirados por las ideas del erudito musulmán turco Fethullah Gülen.

Erdogan y el Gobierno del AKP persiguieron una campaña represiva contra el movimiento Gülen tras las operaciones de corrupción en diciembre de 2013, en la que estaban implicados el círculo íntimo del Gobierno y el entonces primer ministro Erdogan.

Erdogan también acusa al movimiento Gülen de haber planeado un intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016.

A pesar de que el movimiento negó enérgicamente su participación en el golpe fallido, Erdogan lanzó una caza de brujas contra el movimiento después del golpe de Estado.

Un total de 62.895 personas fueron detenidas en 2017 como parte de las investigaciones del movimiento, según informes del Ministerio del Interior.

El ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, dijo el 5 de enero que 48.305 personas fueron encarceladas en 2017 por el movimiento Gülen.

Soylu dijo el 12 de diciembre que 55,665 personas han sido encarceladas y 234,419 pasaportes han sido revocados como parte de las investigaciones del movimiento desde el fallido golpe.

El 16 de noviembre Soylu había dicho ocho grupos de empresas y 1.020 empresas fueron confiscadas como parte de las operaciones contra el movimiento.

El Ministerio de Justicia anunció el 13 de julio que 169.013 personas han sido procesadas por cargos de golpismo desde el fracaso del golpe.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, maestros, policías y otros funcionarios públicos desde el 15 de julio de 2016 mediante decretos gubernamentales emitidos como parte de un estado de emergencia declarado tras el intento de golpe.