El Gobierno turco detiene a 29 personas por depositar dinero en el Bank Asya


El Gobierno turco ha emitido órdenes de detención contra 59 personas, 29 de las cuales fueron detenidas el miércoles en la provincia de Ankara por depositar dinero en el banco privado de préstamos Bank Asya, que fue cerrado por el gobierno como parte de la represión masiva contra el movimiento de Gülen tras el controvertido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016.

Según un informe de la agencia estatal turca de noticias Anadolu, la Fiscalía General de Ankara emitió órdenes de detención contra 59 personas, acusándolas de depositar dinero en el banco privado afiliado al movimiento Gülen, Bank Asya, y la policía ha detenido a 29 de ellas hasta la fecha.

Antes de la incautación gubernamental, el Bank Asya era uno de los tres bancos con mayor liquidez de Turquía. El gobierno asumió el control del banco el 4 de febrero de 2015, contrariamente a las estrictas regulaciones bancarias estatutarias contra un movimiento tan drástico.

La licencia bancaria del Bank Asya fue cancelada el 22 de julio de 2016 -siete días después del intento de golpe- por la Agencia de Regulación y Supervisión Bancaria de Turquía (BDDK, por sus siglas en turco). En mayo de 2015, el organismo de control bancario había dictaminado que el Fondo de Garantía de Depósitos de Ahorro (TMSF, por sus siglas en turco) tomara todas las acciones del banco.

Bank Asya, que contaba con 210 sucursales, 5.000 empleados y alrededor de 1,5 millones de clientes, fue fundado el 24 de octubre de 1996 con la aprobación formal de los reguladores. Funcionaba bajo la supervisión de organismos reguladores independientes en Turquía que eran responsables de supervisar el sector bancario. Era un banco popular.

Tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016, el hecho de tener una cuenta en el Bank Asya fue presentado por los fiscales como prueba de pertenencia a una supuesta “organización terrorista”.

El 3 de enero, de los 68 accionistas del Bank Asya, 49 fueron detenidos en una operación en nueve ciudades de Turquía.

Las autoridades turcas emitieron órdenes de detención contra los 68 accionistas del Bank Asya en una operación dirigida contra el movimiento Gülen.

El Estado turco se apoderó del Banco Asya en 2015 por sus vínculos con el movimiento Gülen.