Activista izquierdista visita la tumba del profesor torturado por la policía turca tras el golpe de Estado


Veli Saçilik, sociólogo y activista izquierdista, ha visitado la tumba de Gökhan Açikkollu, un profesor que fue torturado hasta la muerte mientras estaba bajo custodia policial tras un controvertido intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016 por su presunta pertenencia al movimiento Gülen.

Saçilik, que perdió su brazo derecho en una operación militar conocida como “Operación Retorno a la Vida” realizada en diciembre de 2000 en 20 cárceles de Turquía, es una figura célebre en Turquía que ha sido detenida muchas veces por la policía por participar en manifestaciones en nombre de personas que fueron destituidas por el Gobierno tras el intento de golpe de Estado.

El profesor Açikkollu fue detenido el 24 de julio de 2016 bajo cargos falsos de conspiración golpista y terrorismo y permaneció bajo custodia policial durante 13 días, durante los cuales fue sometido a torturas físicas y psicológicas y finalmente murió.

Saçilik visitó el sábado la tumba de Açikkollu en la provincia de Konya y pronunció allí un breve discurso, que luego publicó en su cuenta de Twitter.

La semana pasada, Açikkollu fue “reinstalado” en su puesto de trabajo en una escuela pública en Estambul un año y medio después de su muerte.

El activista dijo que estaba visitando la tumba de Açikkollu para despedirse de él.

“Él [Açikkollu] ha sido reinstalado en su trabajo, pero fue asesinado bajo detención. Como persona que perdió uno de sus brazos en la cárcel, he experimentado mucho dolor en este país, y quizás cuando perdí el brazo, Gökhan pensó que un terrorista había perdido el brazo, pero cuando le prestamos un oído al dolor del otro y decimos que nadie debería ser sometido a torturas y cuando soñamos con una vida humana, todo será diferente. En ese momento, no abrazaremos una lápida sino a los demás. Esto es lo importante”, dijo Saçilik mientras colocaba un ramo de flores en la tumba del profesor.

La familia de Açikkollu se enteró de su muerte cuando fueron llamados al Instituto de Medicina Forense de Estambul, donde el maltrato a Açikkollu continuó incluso después de su muerte. Se les dijo que el funeral podía celebrarse con la condición de que fuera enterrado en un cementerio reservado por la municipalidad de Estambul para presuntos “traidores”, a pesar de que no había sido juzgado, ni siquiera interrogado. Los imanes asignados por la Dirección de Asuntos Religiosos (Diyanet) se habían negado a rezar la oración fúnebre por Açikkollu.

Su familia tuvo que embalsamar el cuerpo ellos mismos y llevarlo a su pueblo natal en la provincia de Konya en su propio coche. Aquí, también, el imán de la mezquita local no oficiaría en el funeral debido a las instrucciones emitidas por la Dirección de Asuntos Religiosos de que “la oración fúnebre no se llevará a cabo para los traidores”. Como resultado, sus parientes hicieron los ritos funerarios.

La tortura, los malos tratos, el trato abusivo, inhumano y degradante de las personas privadas de sus libertades en los centros de detención y las cárceles de Turquía se han convertido en una norma, en lugar de una excepción, debido al aumento de la euforia nacionalista y el fanatismo religioso en el país tras un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016.

Stockholm Center For Freedom (SCF) ha publicado en uno de sus informes titulado “Sospechosas muertes y suicidios en Turquía” que ha habido un aumento en el número de muertes sospechosas en Turquía, la mayoría en cárceles y centros de detención turcos donde se practica tortura y malos tratos. En la mayoría de los casos, las autoridades concluyeron que se trataba de suicidios sin ninguna investigación efectiva e independiente.

La muerte sospechosa también se ha producido más allá de los muros de la prisión, en medio de presiones psicológicas y amenazas de encarcelamiento inminente y tortura, a veces tras la liberación de sospechosos o justo antes de la detención. El SCF ha compilado 106 casos de muertes sospechosas y suicidios en Turquía en una lista el 28 de diciembre de 2017 en un formato de base de datos con la opción de búsqueda.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, maestros, policías y otros funcionarios públicos desde el 15 de julio de 2016 mediante decretos gubernamentales emitidos como parte de un estado de emergencia declarado tras el intento de golpe. El Ministerio de Justicia anunció el 13 de julio que 169.013 personas han sido procesadas por cargos relacionados con el golpe de Estado.