Turquía absuelve a más de 100 académicos que firmaron una declaración de paz

Los tribunales turcos han absuelto a más de 100 académicos que han estado enfrentando juicios por cargos que incluyen hacer propaganda para una organización terrorista. Más de 2.000 académicos firmaron en 2016 una petición titulada «No seremos parte de este crimen», en referencia al uso de armas pesadas por parte del ejército turco en las provincias del sureste de Turquía, predominantemente pobladas por kurdos.

Cientos de académicos que también pidieron a través de una petición el fin de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad turcas y el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) han estado siendo juzgados por cargos relacionados con el terrorismo.

Clasificado como una organización terrorista por el Gobierno turco, el proscrito PKK es un grupo armado militante que ha estado luchando por el autogobierno kurdo en zonas del sureste de Turquía desde 1984.

En menos de tres semanas más de 100 académicos fueron absueltos por tribunales turcos que han dictaminado que la firma de la declaración de paz no creó propaganda para una organización terrorista. Las absoluciones se produjeron después de que el Tribunal Constitucional turco (AYM) dictaminara en julio que el poder judicial turco había violado el derecho a la libertad de expresión de los académicos al acusarlos de delitos de terrorismo por firmar la petición de paz. Como es vinculante para todos los tribunales subordinados del panorama jurídico y el sistema judicial de Turquía, la decisión del AYM, que siguió a una apelación de nueve académicos acusados de delitos de terrorismo, sirvió de precedente para los juicios en curso de los académicos. Entre los que han sido absueltos se encuentran Nazım Richard Hikmet Dikbas, que enseñó en los Departamentos de Diseño de Comunicación Visual y Gestión Cultural y Artística de la Universidad Bilgi de Estambul y Cenk Yigiter, ex académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ankara.Dikbas y Yigiter anunciaron sus absoluciones en las redes sociales.

«No debimos enfrentarnos a un juicio en primer lugar. Todos los decretos del estado de emergencia deben ser cancelados, nuestros académicos deben ser reincorporados a sus puestos de trabajo. Todavía tenemos cosas que hacer, sigue trabajando», dijo Dikbas. En el tuit que compartió, Dikbas usó el hashtag #BarışTalebiYargılanamaz, lo que significa que la demanda de paz no puede ser procesada. «No hemos sido parte de este crimen, ni nos hemos rendido. Esto es sólo el principio. Volveremos y haremos que los responsables rindan cuentas de ello. ¡Larga vida a nuestra lucha por el trabajo, la paz y la democracia!» Yigiter también declaró en Twitter.

En el marco de los decretos de estado de emergencia emitidos por el gobierno del AKP durante los dos años de gobierno de emergencia que vinieron después del fallido intento golpe de Estado del 15 de julio de 2016, cientos de firmantes de la petición de paz fueron despedidos de sus puestos de trabajo. A muchos de esos académicos también se les prohibió viajar y se les revocaron sus pasaportes.