[OPINIÓN] El coronavirus implica la liberación inmediata de muchos prisioneros en Turquía

Yavuz Aydin *

La reforma de las prisiones ya estaba en la agenda del Gobierno turco en los últimos meses, pero el riesgo del coronavirus lo ha convertido en una prioridad urgente. Los legisladores turcos se han apresurado a redactar una legislación que podría liberar aproximadamente un tercio de los 300.000 reclusos que actualmente se encuentran en las prisiones turcas.

Si se tienen en cuenta los guardias de prisión y el personal de la gendarmería, que son aproximadamente 150.000 en las prisiones, estamos hablando de 450.000 vidas con un riesgo claro e inminente de infección masiva en las instalaciones penitenciarias.

Las cárceles de Turquía están gravemente superpobladas y actualmente funcionan a casi el 136% de su capacidad. En el informe de la Comisión Europea sobre Turquía correspondiente a 2018 se afirma que “el hacinamiento y el deterioro de las condiciones de las cárceles siguen siendo motivo de profunda preocupación”. Sin embargo, las recientes medidas para liberar algunas celdas de las cárceles para la cuarentena por el coronavirus han demostrado que, en muchas cárceles, el hacinamiento es aún peor que nunca, con 45 personas recluidas en celdas diseñadas para albergar sólo a siete.

El ministerio de Justicia ha cancelado las visitas abiertas y cerradas en todas las prisiones de Turquía en respuesta a la pandemia de coronavirus. Sin embargo, los guardias de las prisiones siguen en contacto con el mundo exterior, lo que aumenta el riesgo de la propagación del virus, especialmente en las actuales condiciones de hacinamiento.

Las mujeres embarazadas y las madres con bebés en las cárceles turcas son sumamente vulnerables en esas condiciones. Las cárceles turcas no tienen unidades separadas para madres e hijos y hay por lo menos 780 bebés en las cárceles turcas. La pronta liberación de muchas de esas madres ya es una obligación del gobierno en virtud de las normas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas, que establecen que “Las condenas a penas privativas de la libertad para mujeres embarazadas deben evitarse lo máximo posible”.

En el caso de las mujeres embarazadas o que hayan dado a luz en los últimos seis meses, sus penas de prisión deben ser suspendidas incluso en virtud de la legislación turca vigente, a saber, el artículo 16-4 de la Ley 5275.

Los reclusos con enfermedades graves son uno de los grupos de mayor riesgo por la pandemia. En virtud de la legislación turca vigente -el artículo 16-2 de la Ley 5275- se deben suspender las penas de los presos gravemente enfermos.

También está la cuestión de los presos que se enfrentan a cargos de terrorismo, que probablemente estarán exentos de las liberaciones.

Más del 20 por ciento de los presos turcos están acusados de delitos relacionados con el terrorismo. Pero estas cifras incluyen a muchos que se enfrentan a falsos cargos de terrorismo y a juicios politizados; entre ellos periodistas, escritores, académicos, abogados, jueces, defensores de los derechos humanos y funcionarios públicos y alcaldes sustituidos.

Muchas de estas detenciones -como las del filántropo Osman Kavala y de periodistas como Mehmet Altan- han sido ampliamente criticadas por los organismos y organizaciones internacionales de derechos humanos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha exigido la liberación de Selahattin Demirtaş, antiguo dirigente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) de oposición pro-kurdo, que está detenido desde 2016 acusado de difundir propaganda a favor del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que las prórrogas de la detención de Demirtaş a lo largo de dos elecciones cruciales habían sido concebidas para sofocar el pluralismo y limitar el debate político.

La directora de Human Rights Watch en Turquía, Emma Sinclair-Webb, dijo en un tuit que los planes de liberar a los prisioneros, pero eximir a los sospechosos de terrorismo de esto es “altamente problemático en el contexto turco” ya que “muchos reclusos se enfrentan a juicios falsos”.

En una declaración publicada esta semana, 33 colegios de abogados de Turquía pidieron al Gobierno turco que libere a los presos por el coronavirus, y dijeron que las sentencias de prisión deberían ser suspendidas o podrían ser cumplidas bajo arresto domiciliario para reducir la población carcelaria. El comunicado señaló que miles de prisioneros han sido liberados para prevenir la propagación del virus en Irán y que otros países están tomando medidas similares. También señaló que es aún más urgente poner fin a la detención preventiva generalizada -a menudo durante meses o incluso años- en Turquía, añadiendo que las instalaciones de higiene y atención de la salud son inadecuadas en las cárceles turcas.

Se informó de que los reclusos condenados por delitos relacionados con las drogas y delitos sexuales también podían quedar exentos de toda liberación de prisioneros. Sin embargo, como miembro fundador del Consejo de Europa, Turquía está obligada a “salvaguardar la salud de todos los presos” sin discriminación. Un uso más amplio de la libertad condicional con esposas electrónicas podría establecer un equilibrio entre el deber de proteger la salud y la seguridad públicas y la defensa de los derechos de los reclusos.

El 20 de marzo, el Comité para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) del Consejo de Europa publicó una declaración sobre los presos en el contexto del coronavirus.

Instó a todos los Estados miembros -incluida Turquía- a que hicieran todo lo posible por “recurrir a alternativas a la privación de libertad… en particular, en situaciones de hacinamiento. Además, las autoridades deberían recurrir en mayor medida a alternativas a la detención preventiva; la conmutación de penas, la libertad anticipada y la libertad condicional».

* Graduado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ankara. Realizó un máster en la Universidad de Exeter (Reino Unido) en Derecho de la Unión Europea y Derecho Europeo de los Derechos Humanos. Trabajó como Consejero de Justicia en la Delegación Permanente de Turquía ante la UE durante el período 2011-2014. Tras el 15 de julio de 2016, fue despedido de la profesión junto con otros 4.500 jueces y fiscales.

El artículo ha sido publicado originalmente en ahval.com.