[INFORME] “Libertad en el Mundo” 2020 de Freedom House: Turquía sigue en la categoría de “no libre”

Freedom House con sede en Washington mantuvo a Turquía en la categoría “no libre” en el informe «Libertad en el Mundo 2020» a la que fue rebajada desde el estatus de «parcialmente libre» en el informe de 2018.

En el informe se destacaban las continuas persecuciones y campañas de hostigamiento contra políticos de la oposición y miembros destacados de la sociedad civil, incluido el encarcelamiento de Selahattin Demirtaş, ex copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), así como la condena de Canan Kaftancıoğlu, la presidenta provincial del Partido Republicano del Pueblo (CHP) en Estambul, acusada de insultar al presidente Recep Tayyip Erdogan y de difundir propaganda terrorista.

También se señala en el informe la ofensiva militar de Turquía en octubre en el norte de Siria, que dio lugar a una campaña de represión de las redes sociales contra las personas que hacían comentarios críticos sobre la operación.

En el informe se señalaba una ligera mejora en cuanto al pluralismo político y la participación debido a las victorias de la oposición en las principales elecciones municipales, a pesar de las intervenciones politizadas de las autoridades electorales, lo que aumentó la puntuación del país en la pregunta “¿Existe una oportunidad realista para que la oposición aumente su apoyo o gane poder a través de las elecciones?”

La mayoría de las demás puntuaciones se mantuvieron igual que el año pasado, especialmente en las secciones relacionadas con las libertades civiles y el Estado de derecho, en las que el informe subrayó la ausencia constante de medios de comunicación independientes y libres, las libertades académicas, la libertad de expresar opiniones políticas sin temor a represalias, la libertad de reunión, la libertad de asociación, un poder judicial independiente y el respeto de las garantías procesales.

En el informe también se destacaba que los kurdos, los presuntos miembros del movimiento Gülen y los izquierdistas detenidos seguían estando expuestos a la tortura a manos de las autoridades, que las denuncias no eran investigadas por los fiscales y que el Gobierno turco se resistía a la publicación de un informe del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura sobre sus prácticas de detención.

En la introducción del informe titulado “Una lucha sin líderes por la democracia” se dice que la democracia y el pluralismo están siendo atacados en todo el mundo ya que “los dictadores están trabajando para eliminar los últimos vestigios de la disidencia interna… y los líderes libremente elegidos están reduciendo sus preocupaciones a una interpretación miope del interés nacional”.