[INFORME] The Arrested Lawyers Initiative: “Turquía ha condenado a 321 abogados a 2.000 años de cárcel desde 2016”

Los tribunales turcos han condenado a 321 abogados a 2.022 años de prisión en una represión en curso que ha llevado a más de 1.000 abogados a ser procesados por cargos de terrorismo desde 2016, dijo la iniciativa Arrested Lawyers en su informe del año judicial 2019.

El gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo de Turquía (AKP) lanzó una campaña de represión contra los profesionales del Derecho tras un fallido intento de golpe de Estado en julio de 2016.

“Hasta el día de hoy, más de 1.500 abogados han sido procesados y 599 han sido arrestados. Hasta ahora, 321 abogados han sido condenados a 2.022 años de prisión por pertenencia a una organización terrorista armada o por difundir propaganda terrorista”, dice el informe.

Decenas de miles de funcionarios, académicos, soldados y trabajadores judiciales han sido procesados por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen, a quien el Gobierno turco culpa del intento de golpe.

Muchos otros han sido acusados de tener vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo militante proscrito que ha luchado por el autogobierno kurdo en Turquía durante más de tres décadas.

El gobierno dice que las purgas y arrestos son vitales para salvaguardar al país de las amenazas a la seguridad y dice que sus antiguos aliados en el movimiento Gülen se infiltraron en el poder judicial y usaron sus posiciones para tratar de capturar al Estado desde dentro.

Pero el gobierno ha utilizado la legislación antiterrorista “para oprimir a sus disidentes, en particular a abogados, periodistas y políticos”, dijo la iniciativa Arrested Lawyers.

“Las leyes con una definición demasiado amplia de terrorismo y pertenencia a una organización delictiva y la tendencia del poder judicial a ampliarlas aún más no es un problema nuevo en Turquía, como lo atestiguan numerosas sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, dijo la comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović, en un informe publicado en julio.

El problema ha alcanzado niveles sin precedentes en los últimos tiempos, ya que los tribunales turcos consideran regularmente “actos y declaraciones legítimos y pacíficos protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos” como prueba de actividad delictiva”, dijo.

Mientras tanto, las salvaguardias legales que protegen a los abogados de la detención preventiva y requieren la autorización del Ministerio de Justicia para enjuiciarlos han sido ignoradas, dijo la iniciativa Arrested Lawyers.

© The Arrested Lawyers Initiative

Los abogados también han sido procesados rutinariamente debido a la identidad o afinidad de sus clientes, dice el informe, citando a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Al mismo tiempo, un decreto presidencial ha dañado la independencia de los colegios de abogados al otorgarle a la presidencia la autoridad para inspeccionarlos y suspender a su presidente o miembros de la junta directiva, según el informe. Los colegios de abogados se consideran órganos profesionales independientes con las características de las instituciones públicas, según la Constitución de Turquía.

La Arrested Lawyers Initiative publicó su informe coincidiendo con el nuevo año judicial, que comenzó el domingo. La decisión de celebrar la ceremonia del lunes, que marca el inicio del año judicial en el Complejo Presidencial de Ankara, fue recibida por una ola de protestas de los colegios de abogados turcos por el daño a la independencia judicial.

Decenas de colegios de abogados anunciaron que boicotearían la ceremonia, lo que, según dijeron, entraba en conflicto con el artículo constitucional que detalla la relación del presidente con el poder judicial. También dijeron que entraba en conflicto con las normas éticas esbozadas en un paquete de reforma legal anunciado en mayo.

La decisión de celebrar la ceremonia en el Complejo Presidencial ha puesto de manifiesto la grave preocupación por el Estado de Derecho y la separación de poderes en Turquía, dijo el Colegio de Abogados de Ankara en una declaración.

Turquía ocupa el puesto 109 de 126 países en el Índice de Estado de Derecho de 2019, elaborado por la organización internacional de la sociedad civil World Justice Project.

El informe dice que Turquía es uno de los países con menos limitaciones a los poderes gubernamentales y que tiene uno de los peores antecedentes en materia de derechos fundamentales. (Ahvalnews.com)