Víctima de purga encarcelada muere de hemorragia cerebral


Şafak Demir, una de los miles de profesores que fueron despedidos de sus puestos por decretos del gobierno debido a sus supuestos vínculos con el movimiento Gülen y posteriormente encarcelados, murió el martes a causa de una hemorragia cerebral que sufrió en prisión el sábado.

La ex profesora sufrió una hemorragia en la prisión de Tarsus, en el sur de Turquía, de donde fue trasladada al hospital de la ciudad de Adana.

La mujer, madre de dos hijos, murió en el hospital a pesar de los esfuerzos de los médicos.

El esposo de Demir, Mehmet, también está encarcelado en la prisión de Tarsus por presuntos vínculos con el movimiento Gülen, acusado por el Gobierno turco de haber organizado un fallido golpe de Estado el 15 de julio de 2016. El movimiento niega rotundamente cualquier implicación.

Los hijos pequeños de la pareja son cuidados por sus familiares.

El renombrado activista de derechos humanos y diputado del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Ömer Faruk Gergerlioğlu, quien escribió sobre el calvario de Şafak Demir en Twitter, pidió la liberación inmediata de Mehmet Demir para que pueda cuidar de sus hijos y ayudarles a superar el trauma de perder a su madre.

Gergerlioğlu dijo que estaba muy triste por la muerte de Şafak Demir.

“Ella experimentó la mayor parte del dolor experimentado por las víctimas de la purga y fue finalmente abrumada por el régimen opresor. Es imposible que nos olvidemos de esto; sin duda se hará la justicia”, tuiteó Gergerlioğlu.

Según las cifras del Consejo de Europa, tras el intento de golpe de Estado, 150.000 personas fueron detenidas, 78.000 fueron detenidas y 110.000 funcionarios despedidos. 17.000 de los encarcelados son mujeres.