Un profesor turco paralítico encarcelado durante 22 meses por cargos golpistas

İsa Kara, un profesor de 54 años de edad que fue despedido de su trabajo después de un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016, ha sido mantenido en una prisión en la provincia de Manisa desde octubre de 2016 por cargos de golpe de Estado a pesar de que está parcialmente paralizado y sufre de un grave problema cardíaco, así como de otras dolencias.

Según un correo electrónico enviado a los editores de turkeypurge.com el lunes, Kara trabajó como profesor en la provincia turca de Manisa durante 34 años. Sin embargo, fue despedido de su trabajo con un decreto del gobierno el 1 de septiembre de 2016 bajo el estado de emergencia declarado después del golpe de Estado. Más tarde fue detenido por la policía y arrestado por un tribunal de Manisa en el mismo mes, y desde entonces se encuentra en prisión preventiva.

Según la información proporcionada en el correo electrónico, Kara está parcialmente paralizado y sufre de graves problemas cardíacos. En el correo electrónico se afirmaba que dos meses antes de que fuera puesto en detención preventiva, se le había realizado su primer angiograma.

El 12 de abril de 2018, también fue transferido por la administración penitenciaria al Hospital Universitario de Katip Çelebi, donde se hizo su segundo angiograma. Después de pasar 45 días en el hospital, fue enviado de vuelta a la Prisión de Buca, İzmir. Kara ha sido acusado de pertenecer al movimiento Gülen.

Turquía sufrió un controvertido intento de golpe militar el 15 de julio de 2016 en el que 249 personas perdieron su vida. Inmediatamente después del golpe de Estado, el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) junto con el presidente Erdogan culpó al movimiento de Gülen.

Gülen, quien inspiró al movimiento, negó enérgicamente tener ningún rol en el golpe fallido y pidió una investigación internacional sobre él, pero el presidente Erdogan llamando al intento de golpe “un regalo de Dios” y el gobierno iniciaron una amplia purga para limpiar a los simpatizantes del movimiento de las instituciones estatales, deshumanizando a sus figuras populares y poniéndolas bajo custodia.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, maestros, policías y funcionarios públicos desde el 15 de julio. El 13 de diciembre de 2017, el Ministerio de Justicia anunció que 169.013 personas han sido procesadas por cargos golpistas desde el fallido golpe.

El ministro turco del Interior, Süleyman Soylu, anunció el 18 de abril de 2018 que el Gobierno turco había encarcelado a 77.081 personas entre el 15 de julio de 2016 y el 11 de abril de 2018 por supuestos vínculos con el movimiento Gülen.