Un profesor turco cuenta la horrible tortura que sufrió durante 30 días en Ankara


Fotos: GriHat
“Fui sometido a severas torturas. Me amenazaron diciendo: ‘O hablas o vas a morir’. Después de torturarme, me mostraron a mi esposa. Dijeron: ‘No hay salida para ti, tu esposa tampoco va a salir de aquí’. Aumentaban la dosis de tortura día a día. Me amenazaron diciendo que iban a violar a mi esposa. Me pusieron una bolsa en la cabeza. No podía respirar. Empecé a pensar que me estaba muriendo.”

Estas frases pertenecen a Mustafa K. (40), un profesor turco que fue detenido y torturado como parte de la caza de brujas masiva del Gobierno turco tras el golpe de Estado contra presuntos miembros del movimiento Gülen. La periodista Sevinç Özarslan entrevistó a Mustafa K. y escribió su horrible historia para GriHat.

La desgarradora historia de Mustafa K. y su esposa es la siguiente:

Mustafa K. y Nilgün K. (37) habían comenzado a enseñar en 2013 en una escuela turca en el extranjero. Mustafa K. era profesor de estudios sociales. Fue administrador y profesor en la misma escuela. Su esposa Nilgün era profesora de ciencias. La familia tuvo dos hijos. Su hijo Mesut Ekrem (8) y su hija Büşra Gülsüm (12) intentaban adaptarse a su nueva vida en un nuevo condado.

Justo cuando comenzaron a adaptarse a su nueva vida, se vieron obligados a regresar a Turquía en junio de 2015. El padre de Mustafa K. tuvo una hemorragia cerebral y quedó paralizado. Su madre era esquizofrénica. Mustafa K. alquiló un apartamento en Ankara y trajo a sus padres, que vivían en la provincia de Sivas, a su casa. Por un lado, buscaba trabajo y, por otro, supervisaba el tratamiento de sus padres. Después de cinco o seis meses, encontró un trabajo en una compañía internacional. Sin embargo, debido a una madre esquizofrénica y un padre paralizado y su tratamiento en los hospitales, habían vivido un año muy difícil como familia.

Estaban en el hospital el 15 de julio de 2016, el día en que Turquía sufrió un polémico intento de golpe de Estado porque Nilgün K. estaba embarazada de cinco meses de su tercer hijo, Ali İhsan, que ahora tiene 1,5 años. Tuvo un embarazo difícil y tuvo que pasar gran parte de su tiempo en el hospital como en sus embarazos anteriores.

Tras el golpe, la pareja, que había enseñado en escuelas privadas durante 17 años, decidió regresar al país donde trabajaban como maestros. Adivinaron que una caza de brujas después del golpe de Estado dirigida a presuntos miembros del movimiento Gülen también los incluiría a ellos. Sin embargo, se les impidió salir y fueron detenidos por la policía el 11 de septiembre de 2016 en el aeropuerto de Ankara.

Mustafa K. había sido denunciado por un informante como miembro del movimiento Gülen y como una persona que estaba organizando charlas religiosas en nombre del movimiento. La pareja fue llevada primero al Departamento de Policía de Ankara y luego a la división antiterrorista (TEM). Mustafa K. estuvo bajo custodia policial durante 30 días. Compareció ante el tribunal el 10 de octubre de 2016 y fue liberado y puesto bajo arresto domiciliario debido al testimonio que fue obligado a firmar bajo custodia policial.

Nilgün K. fue enviada a los tribunales unos días después de ser detenida cuando se encontraba gravemente enferma mientras estaba bajo custodia policial. El tribunal decidió liberarla gracias a su estado de salud.

Sin embargo, Mustafa K. fue torturado bajo custodia policial. Explicó lo que había experimentado durante sus 30 días de detención en una carta de siete páginas que entregó al tribunal. Había sufrido terribles malos tratos y torturas, como palizas violentas, maldiciones, acoso y mantenerlo desnudo, e incluso lo habían amenazado con violar a su esposa.

Mustafa K. explicó lo que había experimentado durante su detención policial en su carta de la siguiente manera:

“Me detuvieron con mi esposa en el aeropuerto de Ankara el 11.09.2016. Primero, me dijeron que soltarían a mi esposa. Pero después de que nos llevaron al Departamento de Policía de Ankara, me dijeron que, si no les decía lo que querían, también detendrían a mi esposa. También dijeron, junto con fuertes insultos, que ninguno de los dos saldría vivo de allí.

Mi esposa estaba embarazada de 5,5 meses y tenía problemas de salud muy serios. Durante el período de su embarazo, había sido tratada en Ankara en un hospital privado y en el hospital público Zübeyde Hanim. Aunque les dimos esta información, no nos escucharon. Nos insultaron y dijeron: ‘Los 5,5 meses de embarazo no son nada. Todos sois terroristas. Seréis castigados por lo que hacéis.’ Mi esposa estaba teniendo un embarazo muy difícil. La mayoría de los días tenía que acostarse y descansar.

Nos entregaron a la división de contrabando y en la delincuencia organizada (KOM) del Departamento de Policía de Ankara. Empezaron a torturarme severamente (palizas violentas) bajo el control de un oficial de policía cuyo nombre recuerdo como Çetin. Sin embargo, no recuerdo los nombres de los demás inspectores y policías. Unos 4 ó 5 policías empezaron a golpearme como si estuvieran locos. No podía protegerme porque tenía las manos atadas en la espalda. Mientras tanto, decían constantemente: ‘Has organizado este golpe de Estado. Tú diste la orden’, mientras maldecían e insultaban a mi familia y a todos mis seres queridos.

Estaba tan avergonzado de ver a los policías turcos insultando y maldiciendo un lenguaje horrible. Nunca he oído tales maldiciones en mi vida. Incluso dijeron que violarían a mi esposa. Una vez, 4-5 oficiales de policía me torturaron y me insultaron maldiciendo a mis seres queridos, especialmente a mi esposa. Me ordenaron que repitiera todos estos insultos también. Le contesté: ‘No puedo. No puedo decir eso. Soy un profesor’. Estaban tan enojados que insistieron. Les dije de nuevo: ‘Nunca he maldecido en mi vida’. Después de mi respuesta, se volvieron locos. No recuerdo qué pasó después.

Luego me transfirieron a un cuarto de encierro. Lloré hasta la mañana. Esos insultos y maldiciones que le dijeron a mis seres queridos fueron muy dolorosos para mí. ¿Cómo puede un policía turco decir estas cosas? Estaba muy molesto y llorando…. Fui sometido a severas torturas en la división de KOM hasta el 15 de septiembre de 2016. Me mostraron a mi esposa después de torturarme. Mi esposa sufrió mucho por lo que vio. Siempre decían lo mismo cuando utilizaban la violencia: ‘Ya no hay manera de salir de aquí. Estos son tus mejores días. Tu esposa tampoco podrá salir de aquí. O hablas o mueres. No tenemos nada que temer. Puedo matarte aquí y luego escribir un informe, eso es todo. Nadie puede salvarte nunca más’, etc.

Me llevaron al hospital Gazi Mustafa Kemal en la mañana del 15 de septiembre de 2016. Me sacaron del vehículo por última vez y me llevaron a un examen médico. Vino una doctora, pero no recuerdo su nombre. Me examinó cuando les dijo a los policías que salieran de la habitación. Los oficiales de policía se enojaron y dijeron que no se irían.

También me amenazaron todo el tiempo, diciendo: ‘Si hablas, no volverás a ver a tu esposa. Podemos hacer lo mismo con ella’. La doctora dijo que no podía escribir un informe de ‘no tortura’. Los oficiales de policía se volvieron locos. Llamaron a su jefe y comenzaron a amenazar a la doctora. Pero la doctora dijo: ‘Hice un juramento, y no puedo romperlo. No puedo escribir un informe para este hombre como si no fuera torturado’.

Los oficiales de policía me llevaron a otro vehículo. Se llevaron a mi esposa y a los otros detenidos al departamento de policía. Pero mi esposa me vio en ese estado y se mareó. Los agentes de policía hicieron una llamada telefónica y un civil se acercó al coche. Supongo que también era médico. Me miró y me dijo: ‘Pareces bastante sano. No tienes ningún problema’. Luego los agentes de policía me llevaron a otro hospital. No podía ver las calles, pero pensé que me habían llevado a un hospital en el distrito de Dikmen. Así, pudieron obtener un informe de salud ocultando la tortura a la que fui sometido.

Me sentí muy avergonzado por los médicos que escribieron ese informe de salud con sólo mirarme. Los agentes de policía me amenazaron de nuevo, diciendo que no había nada que no pudieran hacer. Me llevaron de nuevo a la división de KOM y me amenazaron con vengarme.

Después de llegar a la división, no pude ver a mi esposa. Me dijeron que se había enfermado, pero no me dieron más información sobre ella. Estaba muy preocupada y molesta. Cuando me vio en el hospital en ese estado, su salud empeoró. Estaba muy asustado por ella.

Después de unos días de descanso, empezaron a torturarme de nuevo. Me amenazaron diciendo que mi esposa estaba en otro lugar y que, si no hablaba, no la soltarían. Aumentaban la tortura día a día. Me transfirieron de la división de KOM a la división antiterrorista (TEM) del departamento de policía. Me encerraron en una habitación de abajo. Me presentaron al personal de la sucursal de TEM, diciendo: ‘Este es el tipo que dio la orden para el bombardeo contra la Dirección de Seguridad de Ankara la noche del golpe’. Todos los que escucharon eso empezaron a torturarme. Aumentaron mucho la tortura.

Un día pusieron una bolsa en mi cabeza. No podía respirar. Me perdí a mí mismo. Mi cuerpo no podía aguantar más. Es como si también me estuvieran dando otra cosa, como medicina, porque ya no podía pensar. Como me operaron el cuello, me torturaban allí. Me torturaron hasta altas horas del día siguiente. Ese día me pidieron que mostrara mis genitales. Estaba tan avergonzado, tan molesto. No recuerdo qué pasó después. Cuando hacían esto, me contaban cosas despreciables. Otro día, después de una tortura similar, me pusieron una bolsa en la cabeza. No podía respirar de nuevo. Empecé a pensar que estaba muerto.

De esta manera estuve bajo custodia policial durante 30 días. Tuve que hacer una declaración bajo custodia policial debido a la tortura y la violencia porque ya no podía resistirla, y la violencia aumentaba cada día que pasaba. Los nombres de los policías que recuerdo eran Talip y Abdulkadir. Ambos son de la división de TEM.”

Mustafa K. escribió esta carta como documento de tortura el 24 de septiembre de 2018, y la envió al 25º Tribunal Penal Superior de Ankara, donde tuvo una audiencia en su juicio, a través de su abogado, el 25 de septiembre de 2018. No fue a la corte. Después de que se le dio el arresto domiciliario, ellos como familia tuvieron que regresar a la casa de su padre en la provincia de Sivas.

Mustafa K. tuvo que vivir con una pulsera electrónica durante 14 meses. Mientras tanto, tuvieron que arreglárselas con la pensión de su padre. Su caso aún no se había resuelto. Fue acusado de fundar y dirigir una organización terrorista. Se vio obligado a leer la declaración firmada bajo coacción en el tribunal. Tuvo que aceptar su crimen y expresar su pesar por haber organizado supuestas conversaciones religiosas. Si lo hace, recibirá una sentencia menor o será puesto en libertad. Pero él no quería hacer eso. Su abogado le advirtió que en ese caso le caerían entre 10 y 22 años. Ahora sólo tenía una opción.

Rompió el dispositivo de vigilancia y junto con su familia salió de la casa el 6 de agosto de 2018. Después de quedarse unos días en otros lugares, Mustafa K., su esposa y sus tres hijos lograron huir a Grecia.

Mustafa K. ahora expresa sus sentimientos con estas palabras: “Llevamos más de un mes en Grecia. No pude sentirme aliviado durante 20-30 días. Todas las mañanas al despertarme digo: ‘Dios mío, espero que esto no sea un sueño’”.

Según Mustafa K., hay un equipo especial en Ankara y se les emplea para torturar a los detenidos en lugares llamados “habitaciones privadas”. “Lo que pasó allí no se puede grabar.” Pero están grabadas en su mente las amenazas de los agentes de policía en la división de TEM contra él: “Podemos hacer lo que queramos. Tu vida no vale nada. Podemos escribir un informe y encargarnos de todo. Su costo para nosotros será sólo un informe. Trabajamos para el Estado y mandamos nosotros”. (stockholmcf.org)