Un informe reciente de IHD revela graves violaciones de los derechos humanos en las cárceles turcas


El reciente informe de la Asociación de Derechos Humanos de Turquía (İHD, por sus siglas en turco) ha puesto de manifiesto las violaciones cometidas en las cárceles turcas, entre las que se encuentran la escasa o nula atención médica prestada a los presos enfermos, el acoso, las palizas, el humillante cacheo al desnudo, la reclusión en régimen de aislamiento y los castigos arbitrarios como la denegación de permisos de visita.

La Comisión Penitenciaria de la sección de Ankara de İHD ha publicado su informe en el que expone las violaciones de derechos en las cárceles de la región de Anatolia Central de Turquía registradas en los meses comprendidos entre abril y junio de 2018.

Según un informe de la agencia de noticias pro kurda Fırat (ANF), la ejecutiva de İHD Nuray Çevirmen dijo que el informe incluía las prisiones de Bolu tipo F, la de Dinar tipo T, la de Kayseri-Bünyan tipo T, la de Kirikkale/Hacilar tipo F, la prisión de mujeres de Sincan y la de Tokat tipo T.

Çevirmen dijo que el informe fue compilado por los miembros de la comisión de la prisión de İHD a través de entrevistas con abogados que a su vez recibieron información de los presos, quejas de las familias de los presos, así como diputados y asociaciones. Otra fuente importante de información fueron las cartas enviadas por los presos.

Algunas de las violaciones de derechos en las cárceles relacionadas son las siguientes:

Prisión de Bolu tipo F:El prisionero Abdulvahap Kavak ha sido informado el 9 de abril de 2018, 7 años después de que se detectara el nódulo en su garganta. Necesita cirugía, pero supuestamente no la va a tener porque no hay una sala de reclusos en la clínica universitaria.

El preso Mehmet Çelebi Çalan, un preso gravemente enfermo, le dijo al médico de la prisión hace dos meses que debería hacerse un análisis de sangre para su control anual de la próstata. Está esperando la prueba desde hace dos meses.

El estado de emergencia (OHAL, por sus siglas en turco) significa, entre otras cosas, que los presos no pueden conseguir periódicos, revistas y libros que antes estaban permitidos. A los prisioneros sólo se les permite tener cinco libros y cinco revistas. Las radios de onda corta también han sido prohibidas. También se ha prohibido ver canales de televisión turcos como CNN y Fox TV.

Prisión de Dinar tipo T:Las radios fueron confiscadas y nunca fueron devueltas. Se impuso una pena de prisión de un año a un preso que poseía una pequeña aguja utilizada para perforar semillas de olivo encontradas por los guardias. Los prisioneros eran golpeados 20 veces al año. Como han sido llevados al hospital una semana después de la paliza, no reciben ningún informe médico.

Prisión de Kayseri-Bünyan tipo T:El número de libros está limitado a cinco. No se permite la radio. No hay funcionarios de salud en la institución. La distancia entre la prisión y el hospital es de unos 50 km, por lo que los pacientes están en riesgo.

Prisión de Kirikkale tipo F:Se ha informado de castigos y restricciones de las visitas.

Un informe elaborado en mayo de 2018 por el principal partido opositor, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), reveló que la población carcelaria en Turquía ha aumentado en un 285 por ciento durante el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y que se están produciendo graves violaciones de los derechos humanos en estas prisiones.