Turquía se niega a expedir pasaportes a los enfermos terminales que fueron despedidos por decreto ley

Prof. Dr. Haluk Savaş
A un paciente que sobrevivió dos veces al cáncer y que fue despedido por un decreto ley tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016, se le negó un pasaporte que necesitaba para viajar al extranjero para recibir tratamiento avanzado, a pesar de no tener ninguna prohibición de viaje.
 
El célebre psicoterapeuta Haluk Savaş, que fue despedido de su trabajo en la Universidad de Gaziantep el 1 de septiembre de 2016 en medio de una represión del gobierno tras el fracaso del golpe de Estado, fue a la gobernación de la provincia de Adana para obtener un pasaporte que le permitiera viajar al extranjero con la esperanza de recibir tratamiento, explicó en Twitter.

«El funcionario buscó información sobre mi situación en el ordenador y me dijo que no podían reexpedirme un pasaporte porque mi pasaporte había sido cancelado por un decreto ley» dijo Savaş.

«Evidentemente, el levantamiento de mi prohibición de viajar no significa nada y el decreto ley nos condena a la muerte en Turquía», añadió.

El psicoterapeuta Savaş explicó que estaba buscando recibir inmunoterapia, que ayuda a fortalecer o restaurar la capacidad del sistema inmunológico para combatir el cáncer, en países como Estados Unidos o Japón.

Haluk Savaş publicó un video en Twitter el pasado enero denunciando el funcionamiento de comisión de investigación sobre el estado de emergencia (OHAL, por sus siglas en turco) en Turquía, establecida en 2017 para investigar las quejas relacionadas con la pérdida de puestos de trabajo estatales y organizaciones cerradas por la emisión de decretos gubernamentales.

Savaş dijo que los médicos le habían dicho que le quedaban 39 meses de vida, 30 de los cuales ya habían pasado.

«Parece que los 9 meses restantes se perderán intentando comunicarme con las autoridades turcas, convenciéndolas de que emitan un pasaporte», dijo.

Más de 130.000 funcionarios públicos fueron despedidos por decretos del gobierno durante dos años de estado de emergencia declarado tras el intento de golpe de Estado en julio de 2016. Muchos se enfrentaron a la prohibición de viajar. La represión del gobierno se centró principalmente en el movimiento Gülen, acusado de orquestar el fallido intento de golpe, pero también se extendió a otros grupos de la oposición.