Turquía ocupa el puesto 110 en el Índice de Democracia 2018 de The Economist

Turquía ocupa el puesto 110 entre 167 países en el Índice de Democracia 2018 publicado por The Economist. La revista ha hecho hincapié en que “la puntuación de Turquía disminuyó por sexto año consecutivo a medida que el presidente Recep Tayyip Erdogan eliminaba la mayoría de las limitaciones de su poder”.

Según la última edición del Índice de Democracia de The Economist Intelligence Unit, la democracia dejó de declinar en 2018.

Calificando 167 países por 60 indicadores en cinco categorías, a saber, proceso electoral y pluralismo, funcionamiento del gobierno, participación política, cultura política democrática y libertades civiles, el informe ha concluido que sólo el 4,5 por ciento del mundo vive en una “democracia plena”.

El informe sigue mostrando que la puntuación global se mantuvo estable en 2018 por primera vez en tres años. Mientras que 42 países experimentaron una disminución de la democracia en 2018, esta cifra fue de 89 en el año anterior, lo que indica que la democracia mejoró en 48 países en 2018.

La puntuación de Turquía disminuyó por sexta vez consecutiva
Turquía, que ocupaba el puesto 100 en el Índice de Democracia del Economista de 2017, ocupaba el puesto 110 en 2018. Reiterando que Recep Tayyip Erdogan fue reelegido como presidente y presidente del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en junio de 2018, el informe hace las siguientes observaciones sobre Turquía:

“La puntuación de Turquía declinó por sexto año consecutivo cuando el presidente Recep Tayyip Erdogan dejó a un lado la mayoría de las limitaciones de su poder.”

El mayor descenso de Europa medido en Italia
Según el informe, el mayor declive en términos de democracia se ha medido en Italia, cuya clasificación ha caído desde su nivel anterior de 21 a 33.

Italia ha sido seguida por Turquía, cuya puntuación ha caído de 100 en 2017 a 111 en 2018. El tercer mayor declive de la democracia se ha observado en Rusia, que se ha clasificado peor que Afganistán, según informó The Economist.