Turquía, “la mayor cárcel de periodistas del mundo”, promete tomar medidas enérgicas en el caso Khashoggi


El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, cuya represión de los medios de comunicación tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016 ha colocado a Turquía como el país líder de los periodistas encarcelados, ha recibido irónicamente elogios internacionales por la firme postura de Ankara en la investigación del silenciamiento del disidente saudí Jamal Khashoggi, informó Fox News.

Más de 150 periodistas han sido encarcelados tras el fallido golpe de Estado de 2016 contra el gobierno de Erdogan, dijo Fox, citando al Comité para la Protección de Periodistas.

Las acciones de Turquía contra los periodistas han sido calificadas de “caza de brujas” por Reporteros sin Fronteras.

Mientras a nivel oficial, Turquía y Arabia Saudita están trabajando juntos en una “investigación conjunta” para determinar lo que le sucedió al periodista saudita Khashoggi, que fue asesinado en el consulado saudita en Estambul después de entrar el 2 de octubre, los dos estados están en desacuerdo en la lucha por la hegemonía regional y geopolítica en la región, dijo Fox.

Se estima que un tercio de los periodistas encarcelados están en Turquía, que ha caído a 157 de 180 países, según el Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. A Arabia Saudita le está yendo un poco peor en la escala de la libertad de prensa, dijo Fox, llegando a 169.

“Turquía está jugando un juego de tronos. Erdogan está tratando de elevar su propio estatus, incluso cuando la economía está en caída libre. Pero si puede aislar a Arabia Saudita, eso es una victoria no sólo en política exterior, sino también en política interior, esto funciona muy bien”, citó a James Carafano, un destacado experto en seguridad nacional y política exterior de The Heritage Foundation. “Pero para los EE.UU., esto es un desafío. Estados Unidos tiene relaciones estratégicas con ambas partes, así que necesita equilibrar intereses y valores.”