“Turquía es hoy más opresiva que nunca”


La mentalidad democrática no ha cambiado desde su fundación, pero nunca ha sido tan opresiva como hoy, dijo la galardonada abogada turca de derechos humanos Eren Keskin.

A lo largo de los años, Keskin desempeñó un papel fundamental en el fortalecimiento de la conciencia de la sociedad civil en Turquía. Se involucró con la Asociación de Derechos Humanos (IHD) tres años después de su fundación en 1986 y dirigió su sucursal de Estambul durante años.

Ha sido arrestada y encarcelada en numerosas ocasiones, acusada de vínculos terroristas por defender los derechos de los kurdos y ganó varios honores internacionales por su activismo, incluyendo el Premio de la Paz de Aquisgrán, el Premio Theodor Haecker y, el año pasado, el Premio de la Sociedad Civil de Helsinki.

“La mentalidad antidemocrática de Turquía no ha cambiado desde su fundación”, dijo Keskin. “No hay ningún cambio en la mente o en la comprensión del Estado. He sido parte de la lucha por los derechos humanos durante casi 30 años. No he experimentado un período en el que la libertad de pensamiento y la libertad de expresión hayan sido tan vulneradas. Turquía es hoy más opresiva que nunca”.

Keskin dijo que había sido llevada ante los tribunales más de 100 veces y condenada en numerosas ocasiones.

“Veo la lucha por la defensa de los derechos humanos como el respeto a los que han muerto. Es por respeto a ellos que formo parte de la lucha por los derechos humanos”, dijo. “Experimentamos mucha presión, pero nuestros amigos murieron. Fueron asesinados luchando por la dignidad humana. Tengo suerte de estar viva….fui atacada dos veces con armas de fuego, encarcelada y amenazada de muerte, pero nunca me di por vencida.”

Las autoridades turcas han encarcelado a decenas de miles de personas en una amplia represión contra los críticos del gobierno de todas las tendencias tras un intento de golpe de Estado en julio de 2016.

“Hay tantos activistas encarcelados, defensores de los derechos humanos, políticos en Turquía. Sería un país más democrático si estuviera gobernado por los que están entre rejas”, dijo Keskin.

Además de los condenados por golpismo, o encarcelados en largas detenciones preventivas, muchos más han sido despedidos de sus trabajos como funcionarios públicos, incluidos los empleados del Estado, como médicos y maestros.

“Para todos nosotros es un proceso diferente, doloroso e inesperado”, dijo.

Keskin se convirtió en redactora jefe del periódico kurdo Özgür Gündem de 2013 a 2016 como parte de una campaña de solidaridad después de que las autoridades turcas arrestaran a sus periodistas. Fue procesada por una serie de artículos que aparecieron en el periódico, ya que, en virtud de la legislación turca, los redactores jefe pueden ser acusados cuando los autores no pueden rendir cuentas.

Keskin dijo que se habían incoado 143 causas penales contra ella por su tiempo de trabajo en Özgür Gündem. “Ya he sido condenada a 12 años y medio de prisión, una multa de 450.000 liras (85.000 dólares) y la prohibición de viajar”, dijo.

En octubre, un tribunal levantó la prohibición de que Keskin viajara al extranjero, pero la semana pasada se dio cuenta de que le habían dado otra cuando las autoridades se negaron a expedirle un pasaporte. Ha sido nominada para el Premio Martin Ennals para los Defensores de los Derechos Humanos y tiene previsto asistir a la ceremonia de entrega de premios en Suiza.

“La gente pregunta: ‘¿Cómo vives? ¿Cómo lo soportas?”, dijo Keskin. “Para mí, el trabajo que hacemos es una forma de vida y nunca me he arrepentido.” (ahvalnews.com)