Turquía encarcela a otra mujer con su bebé de 25 días


Ayşe Şeyma Taş, que dio a luz hace 25 días, fue encarcelada junto con su recién nacido por el Gobierno turco el domingo en el distrito de Ferizli de la provincia de Sakarya como parte de su caza de brujas masiva tras el golpe de Estado contra presuntos miembros del movimiento Gülen.

Según informó Ömer Faruk Gergerlioğlu, miembro de la comisión de derechos humanos del Parlamento turco, médico, activista de derechos humanos y diputado del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el martes, Ayşe Şeyma Taş dio a luz hace 25 días. Ella y su bebé de 25 días fueron arrestados y enviados a una prisión en el distrito de Ferizli en Sakarya.

Gergerlioğlu declaró en su cuenta personal de Twitter que “Esto es una crueldad, una violación de los derechos y burlarse de las leyes. El juez también había regañado a la mujer diciendo: ‘¿Por qué has traído al mundo al bebé?’”.

Actualmente hay más de 700 niños en las cárceles turcas. Las madres de la mayoría de los niños en las cárceles turcas han sido arrestadas como parte de una campaña de persecución del gobierno contra los seguidores del movimiento Gülen tras un controvertido intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016, y la mayoría de ellas se encuentran en detención preventiva y aún no han sido condenadas por un delito.

Según datos del Ministerio de Justicia de Turquía sobre el número de niños que están en la cárcel con sus madres, en 2016 había 560, de los cuales 128 tenían un año, 114 dos años, 81 tres años, 70 cuatro años, 31 cinco y cinco de los cuales tenían seis años, así como otros 17 niños cuyas edades desconocían las autoridades.

Las mujeres han sido acusadas de dar becas, organizar ventas benéficas, depositar dinero en el banco privado Bank Asya, enviar a sus hijos a escuelas afiliadas al movimiento Gülen, suscribirse a los periódicos Zaman o Bugün o utilizar la aplicación de mensajería para teléfonos móviles llamada ByLock.

Las mujeres que acuden a los hospitales para el control de la natalidad o la anticoncepción son un objetivo claro para los agentes de policía. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 16 de la Ley N° 5275 de la Ejecución de Sanciones y Medidas de Seguridad, aprobada el 13 de diciembre de 2004, personas con graves problemas de salud, recién nacidas o que están embarazadas pueden ser liberadas en espera de juicio y/o su tiempo de prisión puede ser aplazado. Este precepto es válido tanto para los sospechosos en prisión preventiva como para los que ya han sido condenados.

Según los expertos, de acuerdo con la ley, el arresto de mujeres embarazadas y aquellos que tienen bebés menores de 6 meses no es posible en absoluto. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) también protege a los niños nacidos o por nacer.

Las mujeres, que han sido encarceladas en una represión sin precedentes, han sido sometidas a torturas y malos tratos en centros de detención y cárceles como parte de la campaña sistemática del gobierno de intimidación y persecución de críticos y opositores, según un informe titulado “Jailing Women in Turkey: Systematic Campaign of Persecution and Fear”, publicado en abril de 2017 por el Stockholm Center for Freedom.

En varios casos, las madres fueron detenidas en el hospital inmediatamente después de dar a luz y antes de que tuvieran la oportunidad de recuperarse. Muchas madres fueron encarceladas mientras visitaban a sus esposos encarcelados, dejando a sus hijos varados en el caos resultante.

En un informe de 28 páginas publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en marzo de 2018 se hacía hincapié en la detención, el arresto y la tortura de mujeres embarazadas y niños en Turquía en 2017.

El informe señala que “la ACNUDH estima que aproximadamente 600 mujeres con niños estaban detenidas en Turquía en diciembre de 2017, incluidas unas 100 mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz.”

“La ACNUDH documentó al menos 50 casos de mujeres que habían dado a luz justo antes o después de haber sido detenidas o arrestadas. La ACNUDH recibió un informe sobre una mujer que fue agredida sexualmente por un agente de policía durante el arresto. Además, las oenegés llamaron la atención de la ACNUDH al menos seis casos de mujeres detenidas mientras visitaban a sus cónyuges en la cárcel. Fueron detenidas junto con sus hijos o separadas violentamente de ellos.”

Cientos de miles de personas en Turquía han sido objeto de procesos judiciales en los últimos dos años por cargos de pertenencia al movimiento Gülen desde el intento de golpe de Estado en julio de 2016, dijo un funcionario del Ministerio de Justicia turco en un simposio celebrado el 19 de julio de 2018.

“Se han llevado a cabo procedimientos legales contra 445.000 miembros de esta organización”, dijo la agencia de noticias islamista progubernamental de Turquía İLKHA citando al subsecretario adjunto del Ministerio de Justicia turco.

Turquía sufrió un controvertido intento de golpe militar el 15 de julio de 2016 en el que 249 personas perdieron su vida. Inmediatamente después del golpe de Estado, el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) junto con el presidente Erdogan culpó al movimiento de Gülen.


Gülen, quien inspiró al movimiento, negó enérgicamente tener ningún rol en el golpe fallido y pidió una investigación internacional sobre él, pero el presidente Erdogan llamando al intento de golpe “un regalo de Dios” y el gobierno iniciaron una amplia purga para limpiar a los simpatizantes del movimiento de las instituciones estatales, deshumanizando a sus figuras populares y poniéndolas bajo custodia.