Turquía: El fiscal presenta nuevos cargos contra cuatro periodistas de Zaman


Un tribunal turco presentó nuevos cargos contra cuatro periodistas que trabajaban para el periódico Zaman, que fue confiscado por primera vez el 4 de marzo de 2016 y luego cerrado por el Gobierno turco bajo el estado de emergencia declarado tras un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016.

Según un informe del P24, un fiscal de Estambul cambió los cargos contra el editor nocturno de Zaman, İbrahim Karayegen, el editor Mehmet Özdemir y los columnistas Orhan Kemal Cengiz y İhsan Dagi, todos los cuales fueron previamente acusados de pertenecer a una organización terrorista y supuestamente desempeñaron un papel en el golpe.

Karayegen y Özdemir, que antes habían sido acusados de “intentar destruir el orden constitucional”, con penas de prisión de hasta 15 años, ahora están acusados de “dirigir un grupo terrorista armado”, lo que podría dar lugar a penas de prisión de hasta 22 años y seis meses.

El fiscal en los casos contra Cengiz y Dagi cambió sus cargos a “propaganda continua para una organización terrorista”, y pidió una sentencia de 13 años de cárcel para ambos.

Un total de 30 columnistas y empleados que trabajaban para Zaman, uno de los periódicos de mayor circulación en Turquía, están siendo juzgados.

Turquía ocupa el puesto 157 entre 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa de 2018, según el informe de Reporteros sin Fronteras (RSF). Si Turquía pierde dos lugares más, estará en la lista negra de países que tienen el historial más pobre en libertad de prensa.

Turquía es la mayor cárcel de periodistas del mundo. Las cifras más recientes documentadas por Stockholm Center for Freedom muestran que 254 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación estaban encarcelados al 3 de mayo de 2018, la mayoría en detención preventiva. De los encarcelados, 192 estaban detenidos a la espera de juicio, mientras que sólo 62 periodistas han sido condenados y están cumpliendo su condena. Quedan pendientes las órdenes de detención de 142 periodistas que viven en el exilio o siguen prófugos en Turquía.

Deteniendo a decenas de miles de personas por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen, el gobierno también cerró cerca de 200 medios de comunicación, incluyendo canales de televisión y periódicos kurdos, después de un intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016.