Turquía detiene a una mujer embarazada de 5 meses al no localizar la policía a su marido


La policía ha detenido a Betül Düzenli embarazada de cinco meses en la provincia de Samsun cuando no pudo localizar a su marido como parte de una investigación contra los supuestos miembros del movimiento Gülen, reportaron los medios de comunicación el sábado.

Según un informe del portal de noticias en línea Grihat, Betül Düzenli, ya madre de tres hijos, fue detenida tras una redada policial en su casa. La policía había venido inicialmente por su marido, buscado por presuntos vínculos con el movimiento Gülen. Según se informa, los tres hijos de Düzenli quedaron bajo el cuidado de su abuela de 75 años.

También se informó que la policía registró la casa de Düzenli hace tres meses. Ya que tiene dolores debido a la diabetes y al embarazo, su familia dijo que tiene muchos riesgos de salud bajo custodia policial, dependiendo de los problemas de salud y del embarazo. Al parecer, la policía dijo a su familia que la declaración de Düzenli se tomará la próxima semana.

Tras un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016, más de 17.000 mujeres con al menos 700 bebés fueron encarceladas por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen. Se acusa a las mujeres de dar becas, organizar ventas, depositar dinero en el banco Bank Asya, enviar a sus hijos las escuelas afiliadas al movimiento Gülen, suscribirse a los periódicos Zaman y Bugün, utilizar la aplicación de mensajería ByLock.


Las mujeres que acuden a los hospitales para el control de la natalidad o la anticoncepción son un objetivo claro para los agentes de policía. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 16 de la Ley N° 5275 de la Ejecución de Sanciones y Medidas de Seguridad, aprobada el 13 de diciembre de 2004, personas con graves problemas de salud, recién nacidas o que están embarazadas pueden ser liberadas en espera de juicio y/o su tiempo de prisión puede ser aplazado. Este precepto es válido tanto para los sospechosos en prisión preventiva como para los que ya han sido condenados.

Según los expertos, de acuerdo con la ley, el arresto de mujeres embarazadas y aquellos que tienen bebés menores de 6 meses no es posible en absoluto. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) también protege a los niños nacidos o por nacer.

Las mujeres, que han sido encarceladas en una represión sin precedentes, han sido sometidas a torturas y malos tratos en centros de detención y cárceles como parte de la campaña sistemática del gobierno de intimidación y persecución de críticos y opositores, según un informe titulado “Jailing Women in Turkey: Systematic Campaign of Persecution and Fear”, publicado en abril de 2017 por el Stockholm Center for Freedom.

Turquía sufrió un controvertido intento de golpe militar el 15 de julio de 2016 en el que 249 personas perdieron su vida. Inmediatamente después del golpe de Estado, el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) junto con el presidente Erdogan culpó al movimiento de Gülen.


Gülen, quien inspiró al movimiento, negó enérgicamente tener ningún rol en el golpe fallido y pidió una investigación internacional sobre él, pero el presidente Erdogan llamando al intento de golpe “un regalo de Dios” y el gobierno iniciaron una amplia purga para limpiar a los simpatizantes del movimiento de las instituciones estatales, deshumanizando a sus figuras populares y poniéndolas bajo custodia.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, profesores, policías y funcionarios públicos desde el 15 de julio de 2016. El ministro del Interior turco anunció el 12 de diciembre de 2017 que 55.665 personas han sido detenidas. Anteriormente, el 13 de diciembre de 2017, el Ministerio de Justicia anunció que 169.013 personas han sido procesadas por cargos relacionados con el golpe de Estado.

“Un total de 48.305 personas fueron detenidas por tribunales de Turquía en 2017 por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen”, dijo el 5 de enero de 2018 el ministro del Interior turco Süleyman Soylu. “El número de detenciones es casi tres veces mayor”, dijo Soylu en una reunión de seguridad en Estambul y afirmó que “ni siquiera estas cifras son suficientes para revelar la gravedad del asunto”.