Turquía detiene a 8 abogados y a 41 ex empleados de una editorial por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen


El gobierno turco ha detenido a 8 abogados más en Ankara y a 41 personas en Estambul por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen como parte de su caza de brujas post-golpe contra los presuntos miembros del movimiento.

Según un informe de la agencia estatal turca Anadolu, 8 abogados fueron detenidos en Ankara tras las órdenes de detención emitidas por la Fiscalía Provincial el miércoles por la mañana por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen. También se alegó que 6 de los abogados utilizaban la aplicación de mensajería ByLock.

Las autoridades turcas creen que ByLock es una herramienta de comunicación entre los presuntos seguidores del movimiento Gülen. Decenas de miles de personas, incluyendo funcionarios públicos, policías, soldados, empresarios e incluso amas de casa, han sido despedidos o arrestados por usar ByLock desde el controvertido intento de golpe militar del 15 de julio de 2016.

El gobierno turco ha procesado a por lo menos 1.525 abogados, ha detenido a 578 abogados y los ha mantenido en prisión preventiva y sentenciado a 99 abogados desde el golpe de Estado. Además, más de 4.400 jueces y fiscales han sido investigados y hasta la fecha se ha puesto en prisión preventiva a más de 2.400 personas.

Mientras tanto, 41 personas, que antes trabajaban para la editorial Isik Yayinlari, que trabajaban bajo el techo de Kaynak Holding, que fue confiscada y cerrada por decreto del gobierno bajo el estado de emergencia, fueron detenidas por la policía en cuatro provincias en una investigación basada en Estambul el miércoles. Isik Yayinlari era una de las editoriales del Kaynak Publishing Group, un grupo de editoriales que publicaba en 55 idiomas del mundo. Editorial La Fuente era la marca registrada del grupo para las ediciones en español incluyendo la revista trimestral Cascada.

Según informa la agencia estatal turca Anadolu, las detenciones se produjeron tras las órdenes de detención dictadas por la Fiscalía General de Estambul/Anadolu para 60 personas que trabajaban para la editorial Isik Yayinlari. Estas personas son acusadas de depositar su dinero en sus cuentas personales en el Bank Asya.

El Fondo de Garantía de Depósitos de Ahorro (TMSF) se había hecho cargo de la gestión del Bank Asya y tomó el control del 63% de sus acciones privilegiadas, suficiente para nombrar la junta directiva, en febrero de 2015. Más tarde, TMSF nombró a nuevos miembros del consejo de administración, un director general y directores generales adjuntos. Tras un intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016, el gobierno cerró el Bank Asya alegando que estaba vinculado al movimiento de Gülen.

El martes, 6 militares fueron detenidos también por la gendarmería turca en 6 provincias de Turquía, entre ellas Aydin, Gümüshane, Antalya, Izmir, Ankara y Manisa, en una investigación basada en Aydin dirigida a los supuestos miembros del movimiento Gülen. Según se informó, 5 de los detenidos eran estudiantes militares retirados de las escuelas militares tras el controvertido golpe de Estado.