Turquía debate la pena de muerte tras la muerte de una niña desaparecida


El ex alcalde de Ankara, Melih Gokcek, dio todo su apoyo después de que el tío de una niña de cuatro años encontrada muerta en el este de Turquía exigiera el restablecimiento de la pena de muerte a medida que el público se adentraba en un acalorado debate sobre la severidad de las penas para frenar el aumento de los abusos y asesinatos de niños.

El asesinato de Leyla Aydemir, que desapareció el 15 de junio en la provincia oriental de Agri, fronteriza con Irán, provocó la ira pública. Después de más de dos semanas de esfuerzos para encontrar a la niña, el lunes se descubrió su cadáver cerca de un río.

El gobernador de Agri, Suleyman Erban, dijo que la niña probablemente murió de hambre. La creencia inicial era que la niña podría haber sido asesinada por algunos agresores. Pero, el gobernador dijo que no había tal señal.

El incidente despertó una ira creciente en el público. Después de la ceremonia funeraria, Yusuf Aydemir, el tío de la niña asesinada, exigió la pena de muerte para los responsables del asesinato de Leyla.

Gokcek, el ex alcalde de Ankara que renunció a su cargo a finales del año pasado después de enfrentarse a la presión del presidente Recep Tayyip Erdogan, aprovechó la ira pública y lanzó una encuesta en su cuenta de Twitter para saber si los perpetradores, en caso de ser encontrados, serían ejecutados.

En su encuesta, preguntó a sus seguidores qué tipo de castigo se aplicaría. La castración química y la pena capital son algunos de los tipos de castigos que propone que se apliquen a los abusadores y violadores de niños.

La pena de muerte volvió a ser discutida después de un fallido golpe de Estado en 2016. El presidente Erdogan mostró su deseo de avanzar en el restablecimiento de la pena capital, que fue abolida en 2004 de acuerdo con las reformas de adhesión a la UE, contra los conspiradores golpistas si el Parlamento aprueba un proyecto de ley de este tipo. Se comprometió a firmar cualquier proyecto de ley si el órgano legislativo prestaba atención a los llamamientos del pueblo en medio de una oleada de demandas de reintroducción de la pena de muerte, para disgusto de Bruselas, que advirtió a Ankara de que cualquier medida de este tipo pondría fin al proceso de negociación de Turquía para unirse a la UE.

Acun Karadag, que fue despedida por el Gobierno turco con un decreto-ley del estado de emergencia, expresó su preocupación en su cuenta de Twitter. Dijo que la pena de muerte será restablecida y que después de las ejecuciones de algunos violadores, los críticos del gobierno serán los siguientes en ser ejecutados, como en Arabia Saudita, Irán, Afganistán, Irak y Egipto.