Turkey Institute: La oposición en Turquía debería darse cuenta de que la persecución del Gobierno turco no tiene límites

Turkey Institute, un centro de investigación, análisis y debate sobre Turquía con sede en Londres, emitió un comunicado de prensa sobre el encarcelamiento de periodistas en Turquía. Sugiere que “los grupos de la oposición en Turquía deberían dejar de lado sus diferencias y darse cuenta de que la persecución del Gobierno turco no tiene límites”.

El viernes 9 de marzo, un tribunal turco condenó a 25 periodistas a prisión por ser miembros de una organización terrorista. La principal prueba contra los periodistas presentada por el tribunal son sus actividades en las redes sociales, en las que habían criticado al Gobierno turco y al presidente Tayyip Erdogan. Por estos cargos ridículos, 23 periodistas fueron sentenciados a prisión por entre dos y siete años, mientras que dos de ellos fueron sentenciados a penas menores y luego puestos en libertad por el tiempo que ya habían estado en prisión.

Nina Ognianova, coordinadora del programa del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) de Europa y Asia Central, calificó la decisión de “vergüenza para el sistema judicial de Turquía” y pidió a las autoridades que retiren los cargos en apelación. “Las autoridades turcas deben dejar de equiparar el periodismo con el terrorismo y liberar a los de trabajadores de la prensa encarcelados por hacer su trabajo”.
Antecedentes
• La mayoría de estos periodistas trabajaban para los diarios Zaman y Today’s Zaman. Estos dos periódicos fueron confiscados por primera vez en marzo de 2016 y luego cerrados por el Gobierno turco por sus vínculos editoriales amistosos con el Movimiento Hizmet.
• El Gobierno turco culpa al movimiento Gülen de planificar el intento de golpe del 15 de julio de 2016. El Movimiento niega estas acusaciones.
• Recientemente, otro tribunal turco condenó a 6 periodistas a cadena perpetua por cargos similares, evidentemente ridículos, en relación con el intento de golpe de Estado del 15 de julio. Los veteranos periodistas/comentaristas turcos Nazli Ilicak y Ahmet y Mehmet Altan, también conocidos como hermanos Altan, fueron condenados por intentar derrocar al Gobierno turco a través de “mensajes subliminales”.
• Fevzi Yazici, director artístico del grupo mediático Zaman, y Yakup Simsek, ex jefe del Departamento de Relaciones Públicas del diario Zaman, también fueron condenados a cadena perpetua agravada por su presunta participación en la creación de un anuncio para el diario Zaman un año antes del intento de golpe de Estado en el que se retrataba la cara de un bebé sonriente. El fiscal afirmó que había un “mensaje subliminal” detrás de la sonriente cara de bebé y admitió que era una “prueba creíble” como referencia a una nueva Turquía tras la toma del poder por los militares. El fiscal argumentó entonces que el número de días entre la emisión de la película y el intento de golpe era de 9 meses y diez días, por lo que el “mensaje subliminal” para el intento de golpe en la película fue retratado en la forma de un bebé sonriente.
• La represión del gobierno turco contra periodistas y medios de comunicación críticos ha aumentado constantemente en los últimos años. Desde el intento de golpe de Estado, 189 medios de comunicación han sido cerrados y hasta marzo de 2018, 319 periodistas han sido arrestados.
• Turquía ha experimentado un descenso de 4 puntos en su clasificación de 2016 y se sitúa en el puesto 155 de 180 países según el Índice Mundial de Libertad de Prensa de RSF en 2017 https://cpj.org/reports/2017/12/journalists-prison-jail-record-number-turkey-china-egypt.php. Según el informe anual sobre la libertad de prensa Comité para la Protección de los Periodistas, Turquía por segundo año consecutivo ha sido una de las “peores cárceles” del mundo de los periodistas y reporteros.

¿Qué debemos hacer nosotros o las partes pertinentes, o a qué debemos prestar atención?

Turkey Institute invita a todos los partidos pertinentes, incluidos los miembros de los grupos de oposición en Turquía y la diáspora turca en Occidente:

• Dejar de lado sus diferencias y darse cuenta de que la persecución de las voces disidentes en Turquía no reconoce ningún límite, campo ideológico, ni siquiera aparente servicio al Estado de derecho.

• Dejar de utilizar el lenguaje de la persecución que el régimen turco ha impuesto a cualquier grupo de oposición y referirse a todos los grupos de oposición en Turquía sólo con términos aceptables para esos grupos.

• Obligar a los aliados demócratas occidentales de Turquía a condicionar su cooperación económica y militar con el régimen turco a la liberación incondicional de todos los periodistas, autores, artistas y abogados que se encuentran tras las rejas por presuntos delitos políticos. Turkey Institute aboga enérgicamente por el aplazamiento de todas las penas de prisión en estos casos hasta la decisión final del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre los mismos.