The Times: “Las próximas elecciones no serán libres ni justas”

Erdogan ha silenciado a toda la oposición para asegurar la victoria en las próximas elecciones en Turquía.
La campaña electoral de Turquía comenzó el fin de semana con la actuación del presidente Erdogan, que se burló de sus oponentes, apeló a los nacionalistas denunciando a la Unión Europea y amenazó con tomar represalias contra los simpatizantes del fallido golpe militar de 2016.
Nadie duda de que el señor Erdogan, en el poder como primer ministro y presidente durante los últimos 15 años, obtendrá una victoria aplastante. Una figura que se ofende del aire, pomposa y cada vez más intolerante con cualquier oposición, se ha asegurado de que nadie más pueda ganar. Convocó elecciones del próximo mes con más de un año de anticipación, para aturdir a la oposición y asegurar que pueda aprovechar plenamente el estado de emergencia, declarado en julio de 2016 y renovado repetidamente, para imponer restricciones a las campañas, la prensa y la libertad de expresión, con lo que parece garantizado que cualquier elección no será ni libre ni justa.

Su objetivo es consolidar los amplios poderes otorgados al presidente por la nueva constitución y capitalizar la reciente intervención militar de Turquía en el norte de Siria y la masiva purga de los gulenistas, aquellos considerados partidarios del clérigo musulmán exiliado acusado de ser el autor intelectual del fallido golpe. Más de 50.000 personas han sido detenidas y otros 110.000 jueces, policías, maestros, funcionarios públicos, militares y empleados del gobierno han sido despedidos de sus puestos de trabajo.

El Sr. Erdogan también quiere reforzar su poder antes de que la recesión económica, el aumento de los precios de los alimentos y la caída precipitada del valor de la lira turca empiecen a hacer mella. La economía de Turquía, que alguna vez fue un testimonio visible y en auge de la estabilidad del gobierno por parte de los islamistas moderados del AKP, se ve amenazada por un colapso del mercado. Los inversores extranjeros, alarmados por el estilo de gobierno cada vez más autoritario, se mantienen alejados o se retiran. Los aliados europeos de Turquía están dejando cada vez más claro que la puerta de entrada al enorme mercado de la Unión Europea permanecerá cerrada hasta que se detenga la retirada de la democracia. Y Estados Unidos, ya alarmado por las acogedoras relaciones entre Turquía y Rusia, está librando una batalla por los visados y podría estar a punto de imponer sanciones tras la condena de un ejecutivo de un banco de propiedad estatal acusado de romper las sanciones a Irán.

Como siempre, la táctica de campaña del Sr. Erdogan es presentarse a sí mismo como el defensor y campeón de Turquía frente a los enemigos del país, ya sean los separatistas kurdos del PKK, la UE o los laicos del país que denigran la fe y la historia de Turquía. Poco a poco ha ido astillando el legado kemalista de secularismo, reforma y orientación occidental. Por el contrario, insiste en el pasado otomano, en la necesidad de una mayor adhesión a los principios islamistas y en la constante retirada de la OTAN y de la UE. Los únicos ecos del legado de Ataturk son un ominoso culto a la personalidad, con partidarios cantando “¡Una sola bandera! ¡Una nación! ¡Un líder!”, un eslogan con matices de Alemania en la década de 1930.

El Sr. Erdogan comparte su determinación de no tolerar ninguna oposición electoral con sus vecinos del norte y del sur. El presidente Putin empezará hoy su cuarto mandato tras una campaña que rivaliza con el pueblo Potemkin en el engaño. El presidente Sisi de Egipto fue elegido tras una votación en la que se prohibió, silenció o intimidó a todos los opositores. La visita de un alto general turco al ex presidente Abdullah Gul para persuadirlo de que no se presente (a la presidencia) encaja en el patrón. Turquía será más pobre en unas elecciones amañadas similares.