Şebnem Korur Fincanci, activista turca de derechos humanos, condenada a prisión por firmar una petición de paz


El 37º Tribunal Penal Supremo ha condenado a Şebnem Korur Fincanci, la directora de la Fundación de Derechos Humanos de Turquía (TİHV) y un médico forense, a dos años y seis meses de prisión por firmar una petición de paz, informó Diken.

La sentencia de Fincanci no fue suspendida.

Fincanci fue una de los firmantes de una petición titulada “No seremos parte de este crimen” firmada en 2016 por un gran número de académicos turcos que se autodenominaron “Académicos por la paz” durante un período de fuertes enfrentamientos en el sudeste de Turquía entre las fuerzas de seguridad y los militantes afiliados al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

La petición de paz exigía una solución pacífica al asunto kurdo y criticaba a las fuerzas de seguridad turcas por sus acciones duras que dejaban a los ciudadanos confinados bajo toques de queda de larga duración y en zonas de ciudades predominantemente kurdas bajo bombardeos.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan había acusado a los firmantes de difundir propaganda para el PKK. Muchos de los académicos que firmaron la petición han sido destituidos de sus puestos en las universidades y algunos de ellos están siendo juzgados por cargos de terrorismo.

Fincanci recibió el Premio Hrant Dink en 2014, el Premio de Derechos Humanos de Physicians for Human Rights (Médicos por los Derechos Humanos) (PHR) en 2017 y el Premio de la Paz de Hesse de la Fundación Albert Osswald el mes pasado.


Ahmet Nesin, Sebnem Korur Fincanci,Erol Önderoglu

En junio de 2016, Financi fue detenida bajo la acusación de difundir propaganda en favor de una organización terrorista, junto con el representante de Reporteros sin Fronteras (RSF) Turquía Erol Önderoglu y el autor Ahmet Nesin. Los tres se habían unido a una campaña de solidaridad en defensa de la independencia editorial del diario Özgür Gündem, un periódico alineado con la minoría kurda de Turquía.

Fincanci y Önderoglu fueron liberados a los 10 días.