Se abrieron casos contra 3 personas por espiar a críticos de Erdogan en Dinamarca


Tres personas se enfrentan a un juicio por espionaje de los críticos del autocrático presidente turco Recep Tayyip Erdogan, informó Berlingske, uno de los grandes diarios daneses.

Una amplia investigación del Servicio de Seguridad e Inteligencia de Dinamarca (PET) ha dado lugar a la presentación de una demanda judicial contra tres personas que informaron al Gobierno turco sobre ciudadanos turcos que vivían en Dinamarca.

Los ciudadanos turcos que viven en Dinamarca y que mantienen opiniones políticas opuestas al Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) turco expresaron su preocupación en marzo de 2017 de que se les denunciara ante el Gobierno turco por traición. Esto llevó al Gobierno danés a convocar a diplomáticos turcos y condenar a los informantes.

Una política y activista danesa de origen turco, Özlem Çekiç, estaba entre los ciudadanos que expresaron su preocupación después de recibir un mensaje de Facebook diciéndole que había sido denunciada.

Las leyes danesas prohíben recopilar información sobre los inmigrantes o solicitantes de asilo que viven en el país; también está prohibido compartir esta información con países extranjeros. Así pues, la presencia de informantes que denunciaban a los turcos en Dinamarca fue tratada como un problema grave por PET, que llevó a cabo una investigación exhaustiva que condujo al juicio de las tres personas acusadas de espionaje.

El año pasado, Mehmet Dönmez, embajador turco en Copenhague, fue convocado por el ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Anders Samuelsen, para aclarar las afirmaciones de que los ciudadanos daneses y turcos están siendo denunciados al Gobierno turco por sus opiniones críticas con el presidente Erdogan.

En respuesta a las preguntas de los legisladores daneses, Samuelsen dijo que se han presentado casos contra tres personas acusadas de espiar a críticos de Erdogan. El diario Berlingske dijo que los casos se iniciaron tras una investigación exhaustiva por parte de la inteligencia danesa.

La legislación danesa prohíbe la recopilación de información sobre inmigrantes y solicitantes de asilo en el país. Quienes infrinjan la ley pueden ser condenados a una pena de prisión de hasta seis años.

Lars Aslan Rasmussen, un legislador de los socialdemócratas de Dinamarca, dijo a Berlingske que fue denunciado ante las autoridades turcas por criticar las políticas del Gobierno turco; por lo tanto, teme ser arrestado y torturado si va a Turquía.

En otros países europeos se han iniciado investigaciones similares contra partidarios de Erdogan que supuestamente han participado en actividades de espionaje en beneficio de Erdogan y del Gobierno turco.