Periodistas turcos han sacrificado su libertad en la búsqueda de la verdad


por Ugur Tok*
Los recientes acontecimientos en Turquía, antaño considerados como un modelo para el mundo musulmán, han demostrado que conceptos como el Estado de Derecho y el derecho a la libertad de expresión ya no son bienvenidos por el gobierno de Erdogan.

Con 156 periodistas encarcelados al 26 de febrero de 2018 y más de 100 medios de comunicación cerrados en virtud de los decretos de emergencia del Estado, Turquía es el líder mundial en la represión de los medios de comunicación. La ironía es que Erdogan fue una vez víctima de un régimen opresivo anterior a finales de los años 90, después de haber sido destituido como alcalde de Estambul, expulsado del cargo político y encarcelado durante tres meses por incitar al odio religioso después de que recitara parte de un poema del nacionalista turco Ziya Gokalp en un mitin.

La destrucción del Estado de derecho en Turquía se ha producido desde las protestas antigubernamentales del Parque Gezi y las operaciones anticorrupción de 2013. Sin embargo, el gobierno ha dejado muy claras sus intenciones sobre el derecho a la libertad de expresión tras el golpe de Estado del 15 de julio de 2016. Muchos periodistas y escritores han sido encarcelados por acusaciones tan absurdas como difundir mensajes subliminales para promover el golpe.

Algunos de ellos -como el periodista de Die Welt Deniz Yucel- han languidecido en detención sin cargos durante un año. Yucel se utilizó como pieza de negociación contra Alemania y sólo fue liberado después de que la canciller Angela Merkel presionara al gobierno turco. Inmediatamente después de salir de la cárcel, publicó un mensaje en vídeo en el que decía: “Todavía no sé por qué me arrestaron y por qué me han puesto en libertad”.

Ahmet Sik, otro conocido periodista, fue encarcelado debido a sus minuciosas investigaciones sobre los lados oscuros del intento de golpe. Can Dundar fue arrestado por publicar sobre las transferencias ilegales de armas de la inteligencia turca a Siria. Fue encarcelado durante varios meses y finalmente fue puesto en libertad por decisión del tribunal constitucional en febrero de 2016. Huyó del país y actualmente vive en Alemania. Los veteranos periodistas Sahin Alpay y Mehmet Altan, en cambio, no tuvieron tanta suerte. El tribunal constitucional les concedió la libertad, pero un tribunal local se negó a poner en práctica su liberación. Recientemente, los hermanos Altan, Ahmet y Mehmet, y otra periodista veterana, Nazli Ilicak, han sido brutalmente sentenciados a cadena perpetua agravada. Ejemplos de encarcelamiento ilegal y obsceno de periodistas pueden seguir adelante.

El quid de la cuestión es que los periodistas turcos realizan un excelente trabajo. Hacen esfuerzos extraordinarios para asegurarse de que el público esté informado sobre corrupción, transferencias ilegales de armas, ejecuciones extrajudiciales de kurdos y minorías, asuntos turbios del partido gobernante con el poder judicial y preguntas sin respuesta sobre el intento de golpe. El gobierno no quiere que estos temas aparezcan en los titulares de los periódicos, y por desafiarlos muchos periodistas han sacrificado su libertad.

Debajo del delgado barniz del sistema judicial de Turquía está la máquina política que fabrica innumerables crímenes. Después de 500 días de prisión preventiva, Ahmet Turan Alkan, un intelectual y respetado escritor, lo destacó diciéndole a un juez: “Su señoría, sé que no puede liberarme porque si decide hacerlo, será encarcelado”.

Los periodistas turcos se enfrentan a un problema único: si continúan poniendo al descubierto la verdad para que todos vean corren el riesgo de exiliarse o de ser encarcelados. En un país normal, los periodistas que actúan en la plenitud de sus capacidades serían alentados o recompensados, quizás no por sus gobiernos sino por la sociedad en su conjunto. Pero no así en Turquía, donde los portavoces del gobierno y los medios de comunicación políticamente alineados lanzan la última propaganda para manipular a los turcos. Desafortunadamente, la mayoría de la gente cree que la mayoría de los periodistas arrestados son criminales o partidarios del terrorismo.

Esta hostilidad colectiva a la libertad de expresión convierte a Turquía en uno de los mayores infractores de la libertad de prensa en el Índice de Censura de la Libertad de Prensa de los 42 países del ámbito europeo, uno de los países de menor rango en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de los Reporteros Sin Fronteras, y considerado “no libre” por la evaluación de Freedom House.

No son sólo los periodistas. Los académicos, defensores de derechos humanos, filántropos y abogados también se enfrentan al castigo por el desempeño de sus responsabilidades profesionales en nombre del público. Revelar las prácticas ilegales de aquellos en el poder es todo lo que se necesita para que un individuo se encuentre en el lado equivocado de las rejas. Al igual que en el caso de Alpay y Altan, un tribunal había ordenado que Taner Kilic, presidente de Amnistía Internacional de Turquía, fuera puesto en libertad, pero el fiscal lo puso de nuevo en prisión. Kilic y sus colegas están siendo blanco de represalias por el trabajo de Amnistía Internacional para concienciar al mundo sobre las condiciones inhumanas en la era posterior al golpe de Estado de Turquía.


La intolerancia del gobierno hacia las voces críticas también se puede ver en el trato dado a los profesores universitarios, estudiantes y otros que firmaron una petición de “Académicos por la Paz”, que exigía el fin de la violencia en la región kurda del país. Cientos de distinguidos académicos se han visto convocados a comparecer ante los tribunales. La mayoría de estos académicos está deshumanizada y difamada por haber adoptado una posición sobre la tragedia en curso en las ciudades kurdas. No sólo se han convertido en enemigos del Estado, sino también de todos los turcos.

Sí, el gobierno ha aterrorizado a la gente con la narrativa del “mundo contra la gran Turquía” y les ha instado a que se unan frente las figuras francas que son los “espías, traidores y enemigos”.

¿Qué hacen la UE y otras organizaciones internacionales? Principalmente expresando su “preocupación” en diferentes formatos como “grave”, “profunda” o “seria”. Ni siquiera el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido un solo veredicto contra la purga posgolpe de Turquía, que ha convertido al país en la mayor cárcel de periodistas del mundo.

El mismo día en que los hermanos Altan fueron condenados a pasar el resto de sus vidas en prisión, Tjorbon Jaglan, secretario general del Consejo de Europa, se encontraba de visita de dos días en Turquía. No dijo ni una sola palabra sobre su situación. ¿Qué más podría encajar mejor con la definición de la “banalidad del mal” conceptualizada por Hannah Arendt?

El Dr. Ugur Tok es el director de Platform for Peace and Justice, establecida en Bruselas, que aboga por los derechos humanos y la libertad de expresión en Turquía.

https://www.indexoncensorship.org/2018/02/turkeys-journalists-sacrificed-freedom-pursuit-truth/