Periodista encarcelado enfrenta un nuevo juicio por no llamar al movimiento Gülen “una organización terrorista”


El periodista Emre Soncan, que lleva 20 meses encarcelado, enfrenta un nuevo juicio por no describir al movimiento Gülen como una organización terrorista, según un artículo publicado el miércoles en el sitio web de noticias tr724.

Soncan, de 36 años, trabajaba para el diario Zaman, el diario más vendido de Turquía, que fue confiscado y cerrado por el Gobierno turco tras un fallido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016 debido a sus vínculos con el movimiento Gülen, acusado por el Gobierno de haber planificado la intentona. El movimiento niega rotundamente cualquier participación.

Soncan cubrió principalmente temas de seguridad y defensa y la oficina de la presidencia.

Fue detenido 10 días después del intento de golpe y arrestado junto con otros 21 periodistas en la misma investigación el 29 de julio de 2016. Con detenciones adicionales, el número aumentó a 27, y se inició un proceso contra ellos y dos periodistas en general. El juicio en el 25º Tribunal Penal Supremo de Estambul concluyó el 8 de marzo.

El tribunal dictó sentencias de prisión de 25 meses a siete años y seis meses a los 25 periodistas acusados de terrorismo. Los periodistas, algunos de los cuales trabajaban para los medios de comunicación afiliados al movimiento Gülen, supuestamente son seguidores del movimiento.

Hacia el final del juicio, en el que Soncan fue acusado de pertenecer a una organización terrorista y estaba a la espera de un veredicto tras su estancia de 20 meses en prisión, el juez decidió separar su expediente de los demás, diciendo que había un nuevo caso en su contra y que sería juzgado en un nuevo proceso.

En la nueva acusación, fechada el 5 de febrero de 2018 y aceptada por el 25º Tribunal Penal Supremo de Estambul, Soncan es acusado de establecer y dirigir una organización terrorista. La razón del nuevo juicio, según tr724, se debe a los comentarios de Soncan sobre el movimiento Gülen en la primera audiencia de su juicio inicial.

Dijo que no ve al movimiento Gülen como una organización terrorista en la audiencia del 29 de marzo de 2017 cuando se le preguntó sobre uno de sus mensajes en Twitter.

En uno de los tuits después del intento de golpe, el periodista escribió: “No sé si me detendrán por publicar este tuit, pero no me parece razonable la afirmación que sugiere que el movimiento Gülen estaba detrás de esta cobarde intentona.”

El periodista podría ser condenado a penas de entre 10 y 15 años. En la nueva acusación, Soncan es acusado de descargar la aplicación de mensajería ByLock de un familiar, M. A.

Otros periodistas en el mismo juicio también fueron acusados de descargar ByLock, pero sus archivos no estaban separados.

Las autoridades turcas creen que ByLock es la principal herramienta de comunicación entre los seguidores del movimiento Gülen. Los tribunales turcos aceptan la descarga de la aplicación como prueba de pertenencia a una organización terrorista.

Todavía no se ha fijado una nueva fecha para la primera audiencia en el nuevo juicio de Soncan.

El golpe militar del 15 de julio mató a 249 personas e hirió a más de mil más.

Gülen, quien inspiró al movimiento, negó enérgicamente tener ningún rol en el golpe fallido y pidió una investigación internacional sobre él, pero el presidente Erdogan llamando al intento de golpe “un regalo de Dios” y el Gobierno iniciaron una amplia purga para limpiar a los simpatizantes del movimiento de las instituciones estatales, deshumanizando a sus figuras populares y poniéndolas bajo custodia.

En medio de una continua caza de brujas dirigida contra el movimiento Gülen, más de 50.000 personas han sido encarceladas, mientras que otras 150.000 han sido destituidas de sus cargos estatales debido a presuntos vínculos con el movimiento.