[OPINIÓN] ¿Quo vadis, Turquía?


Mujeres frente a los retratos del presidente turco Recep Tayyip Erdogan (d) y fundador de la Turquía moderna Mustafa Kemal Ataturk (i), el 11 de mayo de 2018 en el distrito de Eminonu en Estambul. FOTO AFP / OZAN KOSE

por Mehmet Efe Çaman

Me cuesta creer lo que está ocurriendo hoy en día en Turquía. Turquía era un país que negociaba con la Unión Europea, miembro de la OTAN y parte de Occidente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Con una experiencia innegable de democratización y transformación desde por lo menos el Edicto de Gulhane en 1839 y particularmente la Primera Era Constitucional de 1876, Turquía tiene una larga historia de democracia constitucional y derechos individuales. Sin embargo, durante los dos últimos años hemos sido testigos de lo que sin duda es la purga más amplia de la historia moderna de Turquía, que ha incluido golpes militares. Esta persecución sin precedentes se deriva de una serie de factores, la mayoría de los cuales están vinculados a la historia política de Turquía.

Históricamente, el Estado turco ha sido muy fuerte. Esto se ha manifestado a través de constituciones que preveían un sistema centralizado de gobierno. Sin embargo, la arquitectura institucional del Estado incluía un pensamiento constitucional que abarcaba conceptos como el Estado de Derecho, las instituciones representativas, las elecciones libres y justas, los sistemas jurídicos modernos y el aumento de las libertades políticas. El nivel de democracia en Turquía en 2006 presenta un ejemplo de cómo la profunda penetración de la modernización política, una organización sofisticada de la arquitectura estatal, especialmente en términos de separación de poderes y su manifestación en el diseño constitucional, promovió una cierta base para una mayor democratización. La política de integración de Ankara en la UE fue capaz de llevar a cabo amplias reformas gracias a este marco constitucional e institucional, así como a la existencia de la motivación para la europeización y democratización del país. Erdogan y el Partido del Desarrollo y la Justicia (AKP) lo reconocieron e integraron deliberadamente una política de transformación sistémica en su programa. Técnicamente (sobre el papel) Turquía se convirtió en una democracia. Sin embargo, en el proceso de adaptación de la UE hubo que eliminar los elementos sistémicos de protección del sistema político de Turquía, en particular el papel de los militares en el régimen de veto -un concepto utilizado por William Hale para describir la superioridad militar en el sistema político turco-, en el que los militares tenían de facto la última palabra en el proceso de toma de decisiones políticas para todas las cuestiones vitales. Una parte significativa de los militares aceptó la “desmilitarización de la esfera política”, ya que consideraban que este paso era relevante para una mayor mejora democrática de Turquía en el camino hacia la adhesión a la UE.

Sin embargo, también hubo funcionarios que no estuvieron de acuerdo con el optimismo de sus colegas que apoyaron este influyente cambio. Este grupo particular del ejército turco, que culpó a la UE por la amplia democratización y su resultado -el cambio de poder- sabía que estaban perdiendo todos sus privilegios, poder e influencia en este proceso de democratización. Se negaron a aceptar la realidad de que ahora eran los menos favorecidos en la política turca. Percibieron al AKP islamista y a sus entonces aliados (el movimiento Hizmet, liberales, kurdos, izquierdistas, etc.) como una amenaza directa a sus intereses. Mantuvieron estos motivos personales bajo el sombrero ideológico del kemalismo. Según esta percepción kemalista, los islamistas y los kurdos eran los “otros” y deberían ser excluidos por el sistema. Además, desconfiaban de la UE y de Occidente -especialmente de EE.UU.- debido a su relativo apoyo al entonces pro-occidental y pro-democrático AKP y a su posición positiva y de apoyo hacia los kurdos, ya que debido a la democratización los kurdos habían ganado más derechos y gradualmente se habían vuelto más persuasivos en la política turca. El AKP perseguía una política kurda razonablemente liberal, llevando a cabo oficialmente negociaciones -el llamado “proceso de solución”- con el PKK y su líder encarcelado Ocalan para poner fin al sangriento conflicto de larga data.

Sin embargo, esta ecuación en la política turca se sacudió y se rompió cuando se produjo un escándalo de corrupción en diciembre de 2013 en el que participaron políticos de alto rango y burócratas del círculo más cercano de Erdogan. Se llevó a cabo una investigación criminal y 52 personas fueron detenidas, entre ellas el empresario iraní Reza Zarrab y el director del banco estatal Halkbank. Erdogan culpó de la investigación a un complot internacional (EE.UU. y Alemania) y prometió vengarse del movimiento Hizmet como el llamado “instrumento” de este complot internacional. El gobierno despidió a los fiscales en la investigación y a numerosos jefes de policía de alto rango y cambió las normas de procedimiento en la fuerza policial, obligando a los oficiales a informar a sus superiores de sus investigaciones a fin de poner fin a investigaciones de corrupción similares que podrían estar en curso. Además, Erdogan aumentó su control sobre los medios de comunicación públicos y privados turcos para difundir su narrativa manipuladora (conspiración internacional, “estado paralelo”, “intento de golpe civil contra el gobierno electo”, etc.). De hecho, intervino en el proceso judicial en curso para protegerse a sí mismo y a su círculo de poder ante la justicia. De ese modo, violó la Constitución y destruyó el orden constitucional, extendió su poder y se hizo con el poder de la justicia. Sin embargo, Erdogan sólo tenía una solución temporal y seguía sintiéndose bastante inseguro, ya que aún no era omnipotente. Había todavía otras fuerzas influyentes y unos medios de comunicación relativamente libres de los que ocuparse. Pudieron ponerlo todo patas arriba, y él se vio destituido del poder y sentado frente al consejo supremo de Estado. El detalle más difícil y esencial de esta constelación de poder fue una alianza recién nacida, un cambio de juego, entre Erdogan y la facción antioccidental en el ejército. Los infelices, pero aún poderosos desvalidos hicieron de su condenado viejo enemigo islamista, pero corrupto y vulnerable, una oferta que no pudo rechazar: ¡la inmunidad! A cambio, exigieron su antiguo estatus en el sistema con todos sus privilegios, incluyendo el resurgimiento del Estado profundo turco. Erdogan no tuvo más remedio que aceptar este “precio pequeño”.

Como resultado de esta diabólica y maquiavélica asociación, todas las cartas de la política turca se barajaron una vez más. Erdogan abandonó a todos sus antiguos socios -liberales, kurdos, el movimiento Hizmet, la UE e incluso los Estados Unidos-. El Estado profundo que renació de las cenizas obtuvo fácilmente el control en áreas políticas clave. Por lo tanto, lograron detener las negociaciones con los kurdos y lanzaron una nueva estrategia militar halconada en la cuestión kurda; también demonizaron al movimiento Hizmet e iniciaron un cambio radical en la política exterior y de seguridad turca. Erdogan terminó el curso moderado con los kurdos y ordenó una fuerte ofensiva militar en aldeas, pueblos y ciudades. Como resultado, decenas de miles de personas abandonaron sus hogares; pueblos y barrios enteros en ciudades kurdas fueron completamente destruidos. Numerosas instituciones y personas afiliadas al movimiento Hizmet fueron purgadas, sus escuelas, universidades y medios de comunicación saqueados y confiscados sin base legal y, lo que es más importante, sus propiedades privadas fueron confiscadas ilegalmente. La política exterior y la de seguridad fueron el punto de ruptura. Debido al hecho de que el ala militar profundamente afiliada al Estado son los eurasiáticos pro-rusos, que pretenden minimizar el papel de Turquía en la alianza occidental y quieren generar una asociación estratégica con Rusia y sus socios (principalmente Irán), cambiaron la política de Turquía en Siria.

Después de un intento de golpe militar (15 de julio de 2016) Erdogan encarceló a casi la mitad de todos los almirantes y generales del ejército turco y a un número significativo de oficiales. No es ningún secreto que la mayoría de los oficiales purgados eran comandantes pro-occidentales y pro-OTAN que no estaban de acuerdo con las ideas pro-rusas de los eurasiáticos. Hay factores considerables que indican que la extensa purga después del intento de golpe fue un proceso de liquidación por motivos políticos. En este complicado juego de poder, Erdogan parece ser sólo un componente de una gran coalición política en la que no tiene el control absoluto, a pesar de que va a ser el único al que se culpará si algo se sale de control (por ejemplo, como resultado de una crisis económica). Debido a la espesa niebla política, los componentes de esta concentración de poder entre bastidores todavía no son totalmente visibles; sin embargo, podemos reconocer sus contornos y su forma borrosa debido a numerosos indicadores que no podemos ni debemos ignorar.

En conclusión, lo que tenemos en Turquía en estos momentos es que principalmente la separación de poderes -el fundamento del Estado de Derecho y el pilar principal más importante de la arquitectura constitucional del Estado turco- ya no existe debido al régimen de estado de excepción. La Constitución sólo existe ahora sobre el papel. Como consecuencia de ello, han desaparecido los controles y equilibrios constitucionales que existían anteriormente. El sistema político al que nos enfrentamos no tiene nada que ver con el diseño estatal creado por la Constitución y con las prácticas que observamos en el pasado. El Parlamento ha perdido su capacidad de legislar y de cumplir con sus funciones de supervisión. La oposición está paralizada y en coma profundo. Decenas de diputados kurdos están en la cárcel, entre ellos el líder del HDP, Selahattin Demirtas. Unos 150.000 disidentes han sido detenidos desde julio de 2016, y 78.000 han sido arrestados. Más de 150.000 funcionarios públicos perdieron sus empleos sobre la base de acusaciones inventadas y sin decisiones judiciales. Cientos de periodistas están en la cárcel. ¡Y bajo estas circunstancias, Turquía va a celebrar las “elecciones”! ¿Existe alguna esperanza de cambio?