[OPINIÓN] Las elecciones fueron el último clavo en el ataúd de las negociaciones turco-europeas

por Yavuz Baydar

El juego -las negociaciones de adhesión entre Turquía y la Unión Europea- ha terminado más o menos.

Esta es una de las principales consecuencias de las elecciones del 24 de junio en Turquía, en las que se ha institucionalizado el prolongado proceso de “autogolpe” del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

“Autogolpe” es un término acuñado en América Latina para la personalización del poder a través de un “autogolpe”. En Turquía, se ha logrado plenamente.

Los votos que se dieron a los partidos de la oposición no fueron suficientes para controlar la decisión de Erdogan de asumir poderes arrolladores y dejar de lado indefinidamente el retorno a las normas democráticas.

El destino de Turquía descansa en un único gobernante, respaldado por una poderosa coalición islamista-nacionalista, que a veces se tilda de “Síntesis Turco-Islámica”. Algunos lo llaman una versión regional del fascismo. Otros dicen que es simplemente un “régimen superpresidencial”.

Pase lo que pase en ese frente, un punto está claro: el Gobierno turco se ha ido alejando cada vez más de los Criterios de Copenhague, las reglas que definen la elegibilidad de un país a la UE.

El estado de emergencia, impuesto tras el fallido levantamiento del 15 de julio de 2016, significa la falta de compromiso de Ankara con el proceso de adhesión europea. Después de todo, los Criterios de Copenhague exigen que un candidato a la adhesión a la UE cuente con las instituciones necesarias para preservar la gobernanza democrática y los derechos humanos.

Las recientes elecciones han sido el último clavo en el ataúd de las negociaciones de adhesión de Turquía a la UE. Como han dicho algunos observadores, Turquía ya no está en la órbita de la Unión Europea. Se está estableciendo un nuevo régimen centroasiático que no puede conciliarse con las normas europeas. Erdogan y su coalición gobernante ya no tienen ningún interés en la adhesión a la UE.

En una declaración rápida e inesperadamente rotunda, el Consejo de la Unión Europea confirmó lo anterior. Decía: “El Consejo observa que Turquía se ha alejado cada vez más de la Unión Europea… Por lo tanto, las negociaciones de adhesión de Turquía han llegado a un punto muerto y no se puede considerar la apertura o el cierre de ningún otro capítulo, y no se prevé ningún trabajo adicional hacia la modernización de la Unión Aduanera UE-Turquía”.

Eso significa un poco más de lo que parece decir. Básicamente, pone fin al largo período de “murmullos”, apaciguamiento y política de avestruz con respecto a la solicitud de adhesión de Turquía a la UE. De hecho, la reciente cumbre de la UE en Bruselas degradó el estatus de Turquía, a todos los efectos prácticos, de socio negociador a socio transaccional.

Olvídense de la adhesión en estas condiciones, dice, e igualmente dramáticamente, a pesar del enfado de Ankara, es mejor olvidar la modernización de la unión aduanera.

¿Qué significa la declaración de la UE? Es evidente que Bruselas ha leído la arquitectura del nuevo régimen, que se supone que las elecciones han legitimado. La era dominada por la doctrina kemalista ha terminado.

Esta, la Cuarta República de Turquía, desafiará incluso las normas democráticas mínimas, o eso parece razonar la Unión Europea. Hasta ahora, cada república -1924, cuando se aprobó la constitución; y en 1961 y 1980 después de los golpes militares- había tratado de mantener algunos estándares democráticos, pero en la Cuarta República, existe la sorprendente ausencia de separación de poderes, controles y equilibrios y Estado de derecho.

Dicho esto, la Unión Europea sigue diciendo que Turquía sigue siendo un “socio clave”. Esto significa que la relación de Ankara con las capitales de la UE y la Comisión de la UE será transaccional. Se basará en cuestiones de seguridad, estabilidad y comercio, ninguna de las cuales implica un compromiso con los “valores”. Ambas partes tienen interés en mantener alto el volumen del comercio y, por lo tanto, no se espera que Ankara suprima unilateralmente la unión aduanera.

La Unión Europea necesita la mano de hierro de Erdogan para frenar el flujo migratorio. La cuestión es aún más importante ahora, especialmente la posibilidad de que la opresión interna pueda desencadenar una nueva ola de refugiados entre los ciudadanos turcos.

La lucha contra el terrorismo seguirá siendo importante y cabe esperar que las capitales europeas inviertan más en la cooperación en materia de seguridad con el régimen de Erdogan.

Sin embargo, no tiene sentido considerar la nueva era como una que estará menos cargada de tensión. Para todas las personas involucradas, se requerirá una política arriesgada y un control de ira. La Cuarta República de Turquía tiene una característica clara: los cuadros dominantes en el aparato estatal son ferozmente antioccidentales, como bien se refleja en sus palabras y hechos.

Esperemos tiempos aún más difíciles.

Yavuz Baydar es periodista turco, bloguero y cofundador de P24, la plataforma para medios independientes. Escribe columnas periódicas para Süddeutsche Zeitung y la revista Arab Weekly, con especial atención a las cuestiones de política interior y exterior de Turquía.