[OPINIÓN] Ermächtigungsgesetz de 1933 y el decreto nº 477 de Turquía

por Yavuz Baydar

Con la aprobación del Decreto 477 la semana pasada, todos los poderes de gobierno en Turquía fueron transferidos al presidente Recep Tayyip Erdogan.

El Decreto 477 registra la transferencia del poder absoluto a un régimen unipersonal.

Etiquetar este régimen con precisión es sencillo. Hay decretos ilimitados y un parlamento casi inútil. Está claro que este régimen merece una etiqueta que vaya mucho más allá de apodos como democracia antiliberal, autocracia electoral o despotismo. Ustedes, los lectores, pueden hacer la última llamada, pero parece que los activistas kurdos tienen razón al llamarlo “fascismo”.

Este es el mensaje transmitido en el lenguaje del Decreto 477, que da la impresión de haber sido preparado antes de las elecciones parlamentarias y presidenciales del 24 de junio ganadas por Erdogan y su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Se habla de levantar el estado de emergencia. Esto no es ninguna sorpresa, porque ya no sirve para nada. Tras el sangriento intento de golpe de Estado de julio de 2016, el estado de emergencia fue un elemento fundamental en la construcción del nuevo régimen.

Los sucesivos decretos sentaron las bases del nuevo orden, y las estipulaciones del estado de emergencia se incorporaron a la nueva estructura que el AKP estableció utilizando vestigios del viejo Estado. Incluso si se levantara el estado de emergencia, no habría ninguna diferencia para el nuevo régimen. Devlet Bahçeli, el socio ultraderechista del AKP en la coalición y líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), ha dejado claro que no hay otra manera. Junto con Erdogan, parece decidido a llevar a Turquía por un camino del que no hay vuelta atrás.

Como una unión política casi imbatible, la Alianza del Pueblo -la coalición electoral AKP-MHP, Erdogan insiste en que permanecerá unificada después de las elecciones- ha asumido una misión histórica. Es una misión que encarna la “Síntesis Turco-Islámica”, una doctrina propagada por los gobernantes militares del país tras el golpe de Estado de 1980 para socavar la izquierda.

El Parlamento está ahora dominado por la Alianza del Pueblo, pero cabe esperar que Turquía se regirá por decretos del palacio de Erdogan.

Esta será la nueva normalidad de esta era.

Según la hoja de ruta que Erdogan y Bahçeli acordaron, se emitirá otro decreto que coincidirá con la ceremonia de juramento presidencial.

La nueva orden ejecutiva determinará los parámetros administrativos por tiempo indefinido e incorporará las normas del estado de emergencia al aparato judicial ordinario. Ya se trate de un Estado de seguridad o de un Estado policial, éste será probablemente el sistema administrativo de Turquía hasta quizás 2023.

Los próximos decretos ejecutivos no seguirán las normas del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Mientras se queman los puentes con la Unión Europea, Turquía entrará en una Guerra Fría con el Consejo de Europa. La coalición gobernante está forjando un nuevo lugar para Turquía.

En este entorno, carece de sentido asumir que la legislación tiene una función en Turquía o que la existencia continuada del parlamento es motivo de esperanza.

La sombra del Decreto 477 permanecerá por mucho tiempo.

Entonces, ¿qué es Ermächtigungsgesetz a la que me he referido en el título?

Ermächtigungsgesetz, es la forma en que el régimen nazi de Adolf Hitler ganó legitimidad sobre el papel, y cómo comenzó la verdadera pesadilla de su régimen.

También se conoce como la “Ley habilitante”.

La fecha fue el 23 de marzo de 1933.

Una ley aprobada tras el incendio del Reichstag suprimió los derechos básicos y otorgó una autoridad significativa a los nazis, y en el plazo de un mes, los nazis habían aprobado la Ley habilitante y firmado la ley el mismo día. Esta ley, válida por cuatro años, otorgó a Hitler todos los poderes del gobierno, dio a su gabinete el derecho de aprobar decretos, sacó al parlamento de la ecuación y lo convirtió en un escenario para los discursos de Hitler.

Ermächtigungsgesetz fue el comienzo de la dictadura nazi.

Todos en Alemania conocen esta palabra. Ha sido tallado en sus cerebros. Denota una época muy oscura.

Ahora, después de las elecciones, veo que gran parte del análisis que se está produciendo, especialmente por parte de la izquierda, es engañoso y débil.

Estas realidades están siendo ignoradas:

• La izquierda turca no sabe si debe dar prioridad a la lucha por la democracia o a la lucha contra el gobierno. En general, tiende hacia la segunda y subestima la importancia de la primera como un primer paso necesario.
• La gente niega el hecho de que mientras la izquierda siga pensando dentro de los parámetros de un cliché de 200 años de antigüedad en una sociedad que está abrumadoramente dominada por el pensamiento conservador, religioso y nacionalista duro, la izquierda siempre seguirá siendo una minoría oprimida pero arrogante.

• Una asociación estratégica con los kurdos, que poseen la memoria política y la mentalidad analítica más duraderas de Turquía, todavía no se ha incorporado a un plan de acción común.

• Después de la tragicomedia que siguió a las recientes elecciones, la gente parece no darse cuenta de que el retorno a la democratización no es posible sin romper la hegemonía de la clase política que controla el CHP.

• La política de identidad y el tribalismo político son vistos como atributos positivos, no como impedimentos.

• Hay ilusiones de que después de las elecciones de junio, la andrajosa oposición todavía tiene a su disposición herramientas significativas. Esta fachada aparece a la izquierda en forma de ensueño sobre las elecciones municipales del próximo año.

• El último punto es que los medios de comunicación, que son parte integral del debate público, están casi totalmente ausentes del escenario. Es imposible que los movimientos democráticos alternativos se arraiguen y crezcan en un régimen que niega un espacio libre e independiente para los medios de comunicación.

Para aquellos que no están de acuerdo con estos hallazgos, aconsejo investigar Alemania en la década de 1930. Es especialmente importante estudiar la andrajosa y escasa oposición y la destrucción de la izquierda tras el incendio del Reichstag.

Los kurdos lo llaman “fascismo”. Tienen una buena razón. La historia consiste en reincidencias.

Como dijo George Santayana, “Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”.

La verdad duele. En lugar de temer a la verdad, debemos enfrentarla y aceptarla. Este es el punto en el que la inteligencia estratégica comienza a tomar forma.

Yavuz Baydar es periodista turco, bloguero y cofundador de P24, la plataforma para medios independientes. Escribe columnas periódicas para Süddeutsche Zeitung y la revista Arab Weekly, con especial atención a las cuestiones de política interior y exterior de Turquía.