[OPINIÓN] Erdogan encontró su reflejo en el Maduro de Venezuela

por Abdullah Bozkurt

Los intentos de forjar fuertes lazos con la República Bolivariana de Venezuela por parte del gobierno islamista del presidente Recep Tayyip Erdogan refuerzan la opinión de que la política exterior de este supuesto aliado de la OTAN está cada vez más impulsada por el fervor ideológico de los gobernantes islamistas turcos y sus socios neonacionalistas, que desprecian a Occidente y abogan por vínculos más estrechos con el eje Irán-Rusia. La preocupante capacidad de Turquía para mostrar un comportamiento errático e impulsivo sólo para golpear a los aliados de Turquía sirve como catalizador para esta reorientación que es difícil de reconciliar con los intereses nacionales a largo plazo y las necesidades de seguridad de esta nación de 80 millones de habitantes.

La oleada de contactos de alto nivel entre los dos países ya ha dado lugar a varios acuerdos bilaterales, y el gobierno de Erdogan ha estado solidificando la relación a expensas de su principal aliado, Estados Unidos, un país que fue descrito por las autoridades venezolanas como el imperio del norte que sólo alberga el mal. El Acuerdo de Cooperación en materia de Seguridad firmado el 6 de octubre de 2017 en la capital turca sugiere que las relaciones de Turquía con el nuevo amigo de Erdogan van mucho más allá de los intereses comerciales y de negocios y de hecho equivale a desarrollar una nueva asociación estratégica.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, después de celebrar una rueda de prensa conjunta tras la reunión interdelegacional en el Complejo Presidencial de Ankara, Turquía, el 6 de octubre de 2017.

Las frecuentes visitas del presidente venezolano Nicolás Maduro a Turquía en un corto período de tiempo son también testimonio de este hecho. Maduro vino por primera vez a Estambul para asistir al Congreso Mundial de Energía del 9 al 13 de octubre de 2016 y se reunió con el presidente turco, seguido de otra reunión el 10 de septiembre de 2017 en Astana, al margen de la Cumbre de Ciencia y Tecnología celebrada por la Organización de Cooperación Islámica (OCI). Un mes más tarde, el 5 y 6 de octubre de 2017, Maduro realizó la primera visita presidencial de Venezuela a Turquía y regresó el 13 de diciembre de 2017 para participar en otra reunión de la OCI en Estambul como jefe del país que ocupa la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). El intercambio de visitas a nivel ministerial para dar cuerpo a las políticas marco acordadas a nivel de los líderes también ha sido notado en este tráfico.

El acuerdo de seguridad, que aún está pendiente de aprobación en el Parlamento turco, incluye áreas de trabajo conjunto como “información, inteligencia, intercambio de evaluaciones y cooperación operativa”. Con el pretexto de luchar contra el terrorismo, ambas partes se comprometen a impedir las actividades de personas, entidades y medios de comunicación asociados al terrorismo. Dada la forma en que los dos países definen a la oposición legítima y a las voces críticas como terroristas, se trata de una noticia bastante preocupante, pero al mismo tiempo no sorprendente, ya que ambos líderes han sido asociados con importantes violaciones de los derechos humanos y con la represión a gran escala de los derechos y las libertades.

Según este acuerdo de seguridad, Turquía y Venezuela acuerdan compartir información sobre todo tipo de sistemas y tecnologías de armas, ofrecer programas de entrenamiento mutuo, desarrollar políticas de seguridad conjuntas y nombrar agentes de enlace para monitorear la implementación del acuerdo. El acuerdo también prohíbe a los países compartir cualquier información o documento con terceros sin previa autorización por escrito. El acuerdo de garantía tiene una validez de cinco años y se renueva automáticamente por períodos de un año, a menos que alguna de las partes lo solicite por escrito con seis meses de antelación. Aunque se trataba de un acuerdo de seguridad que se suponía que iba a ser firmado por los ministros del Interior o de Defensa, el acuerdo fue firmado por Mevlüt Çavuşoglu, ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, y Jorge Arreaza Montserrat, su homólogo venezolano.
El operativo clave y el hombre clave que ha estado presionando a Turquía a favor de Venezuela es Kerem Ali Sürekli, diputado del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan que representa a la provincia de Izmir. Dirige el Grupo de Amistad Parlamentaria Turquía-Venezuela y ha estado en contacto frecuente con el embajador venezolano en Turquía, José Gregorio Bracho Reyes. Sürekli, abogado de profesión, es una figura incondicionalmente antioccidental y a menudo ataca a los Estados Unidos y a la Unión Europea en sus comentarios y discursos. En uno de sus tuits publicado el 12 de marzo de 2017, por ejemplo, declaró que la verdadera cara de Europa, que tiene una mentalidad de Cruzadas, una vez más se ha mostrado.

Las relaciones más estrechas con Venezuela también son respaldadas por los socios de la coalición neonacionalista de Erdogan en el Partido Vatan (Patria), dirigido por el político fascista y racista Dogu Perinçek. En una entrevista concedida a la redacción turca de Sputnik el 10 de octubre de 2017, Yunus Soner, vicepresidente del partido antioccidental Vatan, responsable de relaciones internacionales, se jactó de que ambos países habían logrado generar confianza en una plataforma antiestadounidense. Dijo que tanto Turquía como Venezuela podrían detener el comercio en dólares y comenzar a liquidar cuentas de divisas en monedas nacionales, pasando por alto el sistema financiero de Estados Unidos. “Para Maduro, Turquía fortaleció su posición como aliado contra Estados Unidos”, sostuvo.

Aunque ambas partes parecen ansiosas por anunciar los beneficios de la mejora de los vínculos, el contenido de las relaciones bilaterales y su aplicación real pueden quedar rezagados con respecto a lo que intentan describir. Sin embargo, las visitas de seguimiento de los ministros para monitorear el cumplimiento de los acuerdos, como la visita del ministro de Economía, Nihat Zeybekci, a Caracas en enero de 2018, y la esperada visita de Erdogan a Venezuela, pueden dar cuerpo a lo que los líderes de ambos países han venido diciendo públicamente. Por un lado, las importaciones de Turquía desde Venezuela tuvieron un pico en los dos primeros meses del 2018 que ascendió a 165 millones de dólares, un aumento del 617 por ciento con respecto al mismo período de 2017. Considerando que las importaciones de Venezuela fueron de 117 millones de dólares para todo el año 2017, el aumento del compromiso ha comenzado a dar resultados, al menos en cifras nominales. Las exportaciones de Turquía no cambiaron durante el mismo período.

Hasta cierto punto, los crecientes vínculos de Turquía con este país latinoamericano siguen los pasos de las relaciones de Irán con Venezuela gracias al exitoso cabildeo de la poderosa facción pro-iraní dentro del gobierno de Erdogan. Esta facción finalmente logró cambiar el eje de la dinámica de la política exterior turca después de una purga masiva del Ministerio de Asuntos Exteriores turco que en un año y medio eliminó al 30 por ciento (unos 500 diplomáticos) de su personal bajo falsos cargos de terrorismo sin ninguna investigación administrativa o judicial efectiva. Mis contactos en varias embajadas latinoamericanas en la capital turca me han contado cómo la campaña de Erdogan para atraer a los musulmanes en las Américas fue realmente planeada por las redes iraníes que operan desde Caracas.

Es difícil entender o dar un sentido real al objetivo final del régimen de Erdogan de forjar vínculos más estrechos con un país aislado y afectado por las sanciones. Por un lado, esto es como un empujón a los ojos de los aliados tradicionales de Turquía durante décadas, principalmente Estados Unidos, y por otro lado socava la apertura de Turquía a otras naciones latinoamericanas que sospechan de las intenciones de Maduro en la región. La única explicación plausible sería la base ideológica del gobierno islamista de Erdogan y sus socios neo-nacionalistas, que creo que es bastante miope.

Tal vez el presidente turco, cada vez más aislado en plataformas internacionales, encontró en Caracas un socio dispuesto a trabajar con él en lo que parece ser un movimiento de protesta contra las principales potencias occidentales. En parte también puede tener algo que ver con la política doméstica, porque esto le da a Erdogan la munición para alimentar a su electorado principal de que no está solo en su campaña moderna como la de Don Quijote contra los molinos de viento de hoy.