[OPINIÓN] El silencio enloquecedor del Tribunal Europeo de Derechos Humanos


por Ekrem Dumanlı*

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) está traicionando sus propios valores al hacer oídos sordos a las violaciones de los derechos humanos en Turquía. Me gustaría explicar esto a través de dos sentencias recientes y separadas del tribunal superior.

El primero se refería a la masacre de Uludere (Roboski en kurdo), en la que un bombardeo de aviones militares turcos mató a 34 personas, entre ellas 19 jóvenes.

En mayo, el TEDH rechazó una solicitud relativa a la masacre de Uludere. La justificación del tribunal fue el retraso de dos días de la presentación de los documentos necesarios por parte del abogado de las familias de las víctimas al Tribunal Constitucional de Turquía y el tribunal europeo dio a entender que el abogado debía completar primero el proceso judicial en el país.

Según una sentencia de la Corte Constitucional del 27 de febrero de 2016, el abogado, Nuşirevan Elçi, había solicitado al Tribunal Supremo a tiempo, pero después de una inspección preliminar de los documentos de solicitud, el tribunal exigió por correspondencia con el abogado alguna información que faltaba. Sin embargo, la información que faltaba no era crucial. Parte de la información sobre la identidad y la dirección de los solicitantes no se escribió por separado, algunos contratos entre abogados y clientes no estaban notariados y a algunos les faltaba un sello de un colegio de abogados. El tribunal dio al abogado 15 días para que volviera a presentar la solicitud. Sin embargo, el abogado no cumplió el plazo por dos días, lo que provocó el rechazo del Tribunal Constitucional por mayoría de votos.

Sólo un miembro del tribunal, Osman Paksüt, escribió una opinión disidente sobre el fallo, afirmando que “el Tribunal Constitucional es la autoridad final para tal abuso del derecho a la vida de 34 ciudadanos turcos cuyas muertes fueron causadas por la fuerza del Estado” y que “la presentación tardía [de la solicitud] puede haber sido ocasionada por circunstancias [inevitables]”, por lo que “debido a la importancia del asunto, sería preferible una interpretación laxa de los requisitos formales [de la solicitud]”.

Además, Paksüt se opuso a la aplicación estricta de los requisitos formales para una solicitud presentada de nuevo, incluidos los documentos que faltaban “cuyo contenido ya se conocía y podía obtenerse fácilmente”. Para él, el rechazo del tribunal violó el “derecho de acceso a la Corte Constitucional” de los ciudadanos.

Desafortunadamente, este era la única opinión minoritaria. Desesperado por un pretexto para rechazar tales solicitudes, el tribunal se aferró a la negligencia leve del abogado en un esfuerzo por garantizar su cumplimiento con el gobierno de turno.

La parte triste de la historia es que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos utilizó el mismo pretexto que el Tribunal Constitucional turco cuando rechazó la solicitud para el caso. Como resultado, nadie pudo ser responsabilizado por la masacre de Uludere en la que 34 personas fueron asesinadas arbitrariamente por la “fuerza estatal”.

El segundo caso se refiere a un periodista, Resul Cengiz, que fue despedido de su trabajo en la oficina de Denizli del diario Zaman por administradores que fueron nombrados por el gobierno para formar parte de la junta ejecutiva del periódico en 2016. Cengiz también fue detenido por la policía el 5 de agosto de 2016, después de un intento de golpe de Estado, por el cual el Gobierno turco culpó al movimiento Gülen, y fue puesto en libertad condicional después de 477 días de detención.

Cengiz más tarde habló sobre los abusos de derechos que encontró en la cárcel. Uno de ellos fue que mientras dormía en su celda, los guardias lo revisaban cada hora encendiendo las luces y despertándolo. “Esto había estado ocurriendo casi 10 veces por noche en prisión”, dijo. Después de que no obtuviera ningún resultado de sus quejas y solicitudes a la administración penitenciaria, finalmente llevó el tema a la agenda de la Corte Constitucional.

Otra de sus quejas ante el tribunal se refería a que la administración penitenciaria había impedido arbitrariamente el acceso a un periódico, el diario Yeni Asya, a pesar de que había pagado por ello.

Inicialmente presentó una queja oficial, que fue rechazada inmediatamente. Más tarde apeló ante el segundo Tribunal Penal Superior de Denizli, pero allí también se le denegó la apelación. A continuación, pidió a la administración penitenciaria que hiciera llegar al Tribunal Constitucional los formularios oficiales de solicitud sobre la cuestión, solicitud que debe presentarse en un plazo de 30 días. Sin embargo, la dirección de la prisión había hecho caso omiso de su petición durante un tiempo. Cuando le entregaron los formularios de solicitud, el plazo había vencido. Cengiz aun así se presentó ante el tribunal superior, pero fue rechazado debido a su “presentación tardía”.

En realidad, era de esperar. La administración penitenciaria, que está claramente preocupada por los esfuerzos de los reclusos por ponerse en contacto con las autoridades superiores en relación con los abusos de los derechos que han sufrido, ha hecho todo lo posible para impedir que se presente una demanda ante el Tribunal Constitucional. A pesar de que Cengiz no se rindió y envió su solicitud a la corte, la única respuesta que obtuvo fue un trato injusto.

Cengiz, que también se presentó ante el máximo tribunal europeo tras las insistentes negativas del poder judicial turco, se mostró indignado por la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el caso. Al igual que en el caso Uludere, la solicitud de Cengiz fue rechazada porque la solicitud del Tribunal Constitucional no se presentó a tiempo, por lo que no se agotaron los recursos internos, aunque en este caso la solicitud de Cengiz se retrasó debido a la arbitraria prevención por parte de la administración penitenciaria.

Turquía intenta cerrar el camino al TEDH

No sorprendió a quienes sabían que la policía aeroportuaria había confiscado los documentos de solicitud del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Koza Holding, que fue confiscado por el gobierno por los supuestos vínculos con Gülen, y que un periódico progubernamental calificó más tarde la solicitud de “traición”. Cafer Tekin İpek, el hermano de Akın İpek, que era el propietario del grupo de empresas, fue detenido un día después de este incidente y sigue encarcelado.

No sería erróneo decir que miles de personas encarceladas se han enfrentado al mismo trato por parte de los funcionarios cuando quieren recurrir a los tribunales superiores. Además, he oído historias de reclusos que fueron trasladados a cárceles mal gestionadas después de haber presentado una solicitud ante el Tribunal Constitucional o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El problema aquí es que el Tribunal Constitucional turco allanó el camino para tales abusos de los derechos al ignorar el hecho de que la batalla legal de un prisionero se vio obstaculizada por la gestión de la prisión.

El mayor problema es, sin embargo, que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sigue considerando que el máximo tribunal turco, que ha dictado con frecuencia sentencias de este tipo en los últimos tiempos, es una autoridad eficaz para la interposición de recursos. De manera similar, el TEDH devolvió miles de solicitudes en espera de su expediente debido a la creación de una comisión del estado de emergencia (OHAL) para evaluar las objeciones a los decretos del gobierno durante el estado de emergencia de dos años de duración, aunque los puntos de vista partidistas de este organismo gubernamental en contra de las víctimas de los decretos eran obvios. Debido a la comisión del estado de emergencia, que anunció con orgullo que ya se habían rechazado unas 28.000 solicitudes de un total de 30.000, y a los lentos e injustos fallos del Tribunal Constitucional, miles de solicitudes en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos siguen pendientes, a la espera de que se haga justicia.

El Tribunal Europeo, que ha hecho caso omiso de las violaciones de los derechos humanos para no enfrentarse a Turquía, debería abandonar esta actitud. El TEDH debería escuchar sus voces y empezar inmediatamente a examinar los casos de decenas de miles de víctimas, incluidos los que perdieron sus puestos de trabajo a través de decretos gubernamentales, los que perdieron su libertad al ser encarcelados por los tribunales y los que perdieron sus activos financieros a través de pruebas falsas y sentencias sesgadas.

¿Se trata de unos 20 millones de euros?

Los miembros del Consejo de Europa aportan una cierta cantidad de dinero para las actividades del Consejo, que incluye al TEDH como una de sus instituciones afiliadas. Turquía aportó unos 13 millones de euros a su presupuesto. En 2015, la parte de Turquía se incrementó a 33 millones de euros, una decisión que colocó a Turquía entre los contribuyentes más generosos al consejo, junto con Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y Rusia.

Sin embargo, la decisión de Turquía de pagar 20 millones de euros más al Consejo se anuló dos años después, cuando el Consejo decidió conceder su Premio Vaclav Havel de Derechos Humanos al ex presidente de la Unión de Jueces y Fiscales (YARSAV), Murat Arslan, que sigue encarcelado por los supuestos vínculos de Gülen.

Durante una sesión en abril, el Secretario General del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, dijo que el Consejo sólo podría mantener sus actividades hasta finales de 2019 sin las contribuciones de Turquía y Rusia. No es casualidad, por supuesto, que la mayoría de las solicitudes pendientes en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos procedan de Turquía -aproximadamente 3.500 casos- y que Rusia ocupe el segundo lugar, con más de 2.400 casos.

En los países de la Unión Europea, supongo que estas promesas de contribución al Consejo no pueden romperse fácilmente. Sin embargo, en países como Turquía, en los que el gobierno unipersonal se da por sentado, esto no es inusual.

Ahora la pregunta debería ser esta: ¿Ignoraron la UE y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos las violaciones de los derechos humanos cometidas por Turquía por sólo 20 millones de euros? Dado que Turquía no volverá a pagar este dinero, el TEDH debería volver a lo que exigen las leyes y dejar de traicionar sus propios valores.

*Ekrem Dumanli era el redactor jefe del diario Zaman, Estambul, Turquía.