[OPINIÓN] El Estado turco se niega a ver y oír a los prisioneros enfermos

por Nurcan Baysal*

“Mis pulmones colapsaron; ni siquiera me han dado una gota de agua. Sácame de aquí. Mírame a mí. Me ataron. Rescátame de estos bárbaros. Son bárbaros. No tienen religión ni creencias.”

Estas fueron las últimas palabras de un preso de 65 años gravemente enfermo, Koçer Özdal, que murió en un hospital turco el 27 de agosto mientras tenía las manos y los pies esposados. Özdal fue encarcelado en 2014 y condenado a cadena perpetua en 2016.

En 2018, se le diagnosticó cáncer, pero se le negó el tratamiento. Las organizaciones de derechos humanos hicieron campaña para que fuera liberado para recibir tratamiento, pero el Ministerio de Justicia se negó a liberarlo. El 27 de agosto Özdal perdió la vida en condiciones inhumanas, sin poder despedirse de su familia. Sus manos y pies estaban encadenados mientras perdía el conocimiento. Los oficiales de policía estaban junto a su cama cuando murió.


Koçer Özdal
Pero la crueldad no terminó ahí. Su familia organizó su entierro en su pueblo natal de Boylu, en la provincia sudoriental de Muş. Las fuerzas de seguridad no permitieron que sus familiares, amigos o políticos asistieran al funeral. Se fue solo a su último lugar de descanso.

Özdal no es el único caso. Muchos presos políticos en Turquía, especialmente la mayoría kurdos, se enfrentan a las mismas crueldades. Según un informe de la Asociación de Derechos Humanos de Turquía (IHD), 2.300 detenidos y condenados han perdido la vida en las cárceles en los últimos ocho años.

Hay unos 1.500 presos enfermos en las cárceles turcas, 402 de los cuales padecen enfermedades terminales. La mayoría de estos prisioneros están allí por razones políticas. La Asociación de Derechos Humanos prepara periódicamente informes sobre la situación de estos presos enfermos y ha advertido a las instituciones estatales. A pesar de los requisitos legales, el Estado ha permanecido indiferente a los reiterados llamamientos de las familias, los funcionarios médicos y las asociaciones de derechos humanos.

Como alguien que a menudo recibe cartas de presos políticos, puedo decir fácilmente que la situación en las cárceles turcas es abominable. Uno de mis amigos, Nedim Türfent, periodista condenado a ocho años y nueve meses por su trabajo periodístico, me escribió describiendo su pequeña celda que compartía con ratones e insectos. Más tarde me enteré de que las autoridades no me dieron sus cartas y libros a él. La semana pasada, en una entrevista por carta con él, nos enteramos de que ha estado enfermo durante cuatro meses, pero los guardias no lo han llevado al hospital, a sólo 20 minutos de la prisión.

Otro periodista kurdo, Metin Duran, gravemente discapacitado, lleva más de cuatro meses en prisión. Duran era trabajaba en la Radio Rengin, una estación de radio con sede en Mardin que fue cerrada por decreto del gobierno. Duran perdió su memoria, así como su habilidad para caminar y hablar después de un derrame cerebral, que se produjo después de un ataque cardíaco. A pesar de su enfermedad, fue detenido en la casa de su familia en Nusaybin. Fue condenado a prisión acusado de “cometer delitos en nombre de una organización terrorista sin ser miembro” y condenado a tres años y tres meses de prisión. Uno de sus hermanos lo acompaña en la prisión porque no puede cuidar de sí mismo. La semana pasada, los amigos periodistas de Duran lanzaron una campaña en las redes sociales pidiendo su liberación inmediata de la cárcel. Pero una vez más, el Estado se niega a escuchar estas súplicas.

La agencia de noticias Mezopotamya citó a la hermana de otro preso enfermo, Mehdi Boz, diciendo que los guardias habían intentado estrangular a su hermano y amenazado con matarlo.

Cientos de prisioneros enfermos mueren en las cárceles turcas. No pueden recibir tratamiento, medicamentos o alimentos adecuados. En muchas cárceles, ni siquiera tienen acceso a libros o periódicos. En muchas prisiones, dos o tres presos comparten una cama debido al hacinamiento. Las cárceles están llenas de políticos, activistas, intelectuales, periodistas y escritores.

Un triste chiste turco:

Un prisionero va a la biblioteca de la cárcel a tomar prestado un libro. El bibliotecario dice: “No tenemos este libro, pero tenemos a su autor”.

Todas estas personas son ciudadanos turcos. Los malos tratos son un delito no sólo a nivel internacional, sino también según la legislación turca. El Estado se niega a ver y oír a estos ciudadanos.

* Nurcan Baysal es una activista y autora residente en Diyarbakir, Turquía. Trabajó durante muchos años en temas de pobreza, desarrollo y migración en las zonas kurdas para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y es miembro activo de iniciativas de paz. Ha publicado cuatro libros en turco con Iletisim Publishers.