[OPINIÓN] El CPJ minimiza el número de periodistas encarcelados en Turquía

Abdullah Bozkurt

Aunque hay varias cifras sobre el número de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación encarcelados en Turquía de diferentes grupos de defensa, una cosa que es segura es que el Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan es el principal carcelero de periodistas en el mundo. De hecho, Turquía ha batido el récord mundial con una cifra que supera a todos los demás nombres famosos de la libertad de prensa, lo que le ha valido el título de depredador del líder represivo del país.
El consenso es que ha habido una campaña sistemática, deliberada y exhaustiva para silenciar las voces críticas y una represión de la libertad de expresión en el país miembro de la OTAN y candidato a la UE. Sin embargo, cuando se trata de cifras reales sobre el número de periodistas encarcelados en Turquía, las cifras varían mucho hasta el punto de que sería difícil, aunque no imposible, explicar las diferencias en la metodología y en la definición de los profesionales de los medios de comunicación. Considerando que incluso un periodista encarcelado es uno de más, ¿por qué las diferentes organizaciones que se jactan de defender la libertad de prensa ignoran a algunos mientras compilan sus listas?
Para las organizaciones de periodistas en Turquía, la respuesta es fácil y directa. El sesgo institucional históricamente arraigado y el sesgo ideológico de algunos, junto con la polarización en el panorama de los medios de comunicación turcos, siguen nublando el juicio sobre quién sería clasificado como periodista al compilar las listas. El grave problema de las divisiones existentes en Turquía entre los periodistas y las asociaciones de periodistas, que se han visto exacerbadas por la creciente presión ejercida sobre los medios de comunicación en los últimos años, puede explicar en parte las diferencias en las cifras procedentes de Turquía. El régimen de Erdogan ha explotado astutamente esta polarización y división y ha perpetuado el temor constante de que el Gobierno tome medidas drásticas contra los periodistas. Hoy en día, el régimen controla directa o indirectamente casi todos los medios de comunicación en Turquía, permitiendo que sobrevivan sólo unos pocos de alcance limitado y poca circulación.
Más allá de Turquía, sin embargo, la minimización del número de periodistas encarcelados por parte de organizaciones de renombre como el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) es una cuestión completamente diferente y ciertamente exige más explicaciones. Cuando el CPJ cometió el mismo error en 2016 en una lista de periodistas encarcelados en Turquía y sólo identificó a 81, le faltaban docenas de nombres, algunos de ellos periodistas prominentes. Cuando se le preguntó, el CPJ dijo que esta omisión se atribuyó a la falta de vinculación con la actividad periodística profesional. Fue frustrante y desalentador ver que una organización como el CPJ simplemente pasó por alto a tanta gente porque pensó que la retribución no tenía nada que ver con el periodismo crítico.
Mis colegas periodistas exiliados y yo en Suecia habíamos decidido examinar de cerca a los periodistas encarcelados en Turquía y compilar nuestra propia lista para reconocer sus nombres, su trabajo y logros en el campo del periodismo. Decir que no serán olvidados es lo menos que podemos hacer por nuestros colegas que no tuvieron la suerte de escapar del brutal régimen del presidente Erdogan. Hemos trabajado en la lista durante meses, con muchos desafíos para verificar la información a través de amigos, familiares y abogados que tenían miedo de hablar e incluso compartir información básica, como en qué cárcel estaban detenidos los periodistas encarcelados y cuándo tuvieron lugar los arrestos. Pero habíamos logrado identificar 191 nombres hasta enero de 2017.
Muy a nuestro pesar, no pudimos reconocer a 27 personas que trabajaban para la emisora estatal TRT. Los medios de comunicación turcos informaron de la detención de 29 empleados de TRT sin que ninguno de ellos se molestara en mencionar sus nombres. Cuando publicamos el informe, sólo pudimos conocer a dos de ellos. Cuando finalmente descubrimos los nombres del resto de los reporteros del TRT, mantuvimos la lista actualizada de periodistas encarcelados y buscados en el sitio web del Stockholm Center for Freedom (SCF, por sus siglas en inglés), un grupo de defensa que fue creado por periodistas turcos exiliados como yo. Los números de SCF han sido compartidos en todo el mundo por muchos medios de comunicación, y estamos felices de ver que nuestros amigos que están languideciendo entre rejas están siendo reconocidos.
El 13 de diciembre de 2017, el CPJ publicó un nuevo informe censal en el que se enumeraban 73 periodistas impedidos de ejercer su labor periodística en Turquía, menos de lo que había informado un año antes. En comparación con la lista mantenida y actualizada regularmente por el SCF, al CPJ de Nueva York le faltaban 182 nombres. Francamente, se trata de una enorme diferencia que no puede justificarse por nada que tenga sentido, incluso teniendo en cuenta la diferente definición de profesional de los medios de comunicación y la afirmación de que no se verificó su encarcelamiento como resultado de su actividad periodística profesional. Es triste, en realidad, porque el Gobierno turco a menudo presenta un argumento similar cuando se enfrenta a preguntas sobre periodistas encarcelados. No son encarcelados por su profesión, sino por “terrorismo”, “conspiración golpista”, “espionaje”, ˝difamación” y otros cargos falsos.
Entiendo bien que es bastante difícil recopilar información fiable sobre el terreno en Turquía debido a la represión masiva y al ataque sin precedentes contra la libertad de prensa en el país. El Gobierno no comparte datos sobre periodistas encarcelados y afirma públicamente que no hay periodistas encarcelados en Turquía, al menos no por su trabajo profesional. No olvidemos que todas estas personas tienen reputaciones, rostros, amigos y familias. Han pasado años en el campo del periodismo en varios puestos. Lo menos que podemos hacer es recordar sus nombres y enviar un mensaje al Gobierno turco de que no los olvidaremos a pesar de las explicaciones absurdas que el Gobierno presente y de las acusaciones que haga contra estas grandes personas que han perdido su libertad.

Por supuesto, el CPJ ha estado recopilando tales listas durante años en muchos países. Aporta una amplia gama de experiencias sobre el terreno y, sin duda, merece un gran reconocimiento por poner de relieve los casos de libertad de prensa y concienciar sobre la difícil situación de los periodistas de todo el mundo. En este negocio, la credibilidad es de suma importancia, y el CPJ y otros grupos de defensa de los periodistas deben andar con cuidado para no exponerse a la explotación por parte de gobiernos que tratarán de socavar su trabajo. Deben ser tan cautelosos como sea posible para asegurarse de que su trabajo sea sólido. Sin embargo, al examinar el caso de Turquía, uno no puede dejar de preguntarse qué garantías tiene el CPJ para asegurarse de que su lista sea completa y esté libre de errores y omisiones. Si cometió tantos errores en el expediente de Turquía, entonces no es justo preguntarse si pudo haber cometido errores similares al cubrir también a otros países.

Sé que esta no es una ciencia exacta y que existen diferentes metodologías en este tipo de trabajo de incidencia. Los recursos disponibles, la capacidad organizativa, los investigadores cualificados, las redes fiables, las fuentes de confianza y otras cuestiones plantean desafíos en todo momento. La represión, las amenazas y el clima de miedo fomentado por el Gobierno de Erdogan complican aún más el trabajo de las organizaciones de periodistas. Sin embargo, la enorme diferencia entre las cifras del CPJ y las del SCF no puede explicarse plenamente por nada de esto. Es cierto que el SCF adopta el enfoque más liberal de incluir en la lista a todos los trabajadores y periodistas de los medios de comunicación debido al ataque frontal del Gobierno turco contra los medios de comunicación críticos y sus empleados. El arresto de personal de apoyo y otros profesionales de los medios de comunicación en el caso turco está directamente relacionado con la represión de la libertad de prensa y sirve como táctica de intimidación por parte del Gobierno. El SCF tampoco está exento de errores y omisiones. De hecho, cuando se examinó la lista del CPJ para el año 2017, resultó que el SCF había pasado por alto los nombres de tres periodistas locales y actualizó su lista para incluirlos también. Desde que comenzó a publicar los datos en su sitio web, el SCF ha recibido alrededor de una docena de consultas que han llevado a añadir nuevos nombres a la lista.

Seamos francos. Turquía, el peor carcelero de periodistas del mundo, representa un caso único con la intensidad y profundidad de la represión y el número de personas encarceladas. La discusión profesional y académica sobre la definición de la profesión de los medios de comunicación casi ha perdido su significado en el contexto turco. Ya sea que uno trabaje en el lado corporativo de un periódico crítico o en su red de distribución, el Gobierno turco se dirige a él o ella por el contenido y la política editorial del periódico para el que trabaja.

Hasta el 26 de marzo de 2018, el SCF había documentado 245 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación encarcelados, de los cuales 56 ya habían sido condenados por cargos dudosos. El régimen de Erdogan intenta detener a otros 140 periodistas que se encuentran en libertad en Turquía o en autoexilio en el extranjero. No nos dejemos llevar por la narrativa del Gobierno de Erdogan, sino que reconozcamos a todos estos periodistas por el trabajo que contribuyeron a la deliberación pública a cualquier título. Hacer una selección sólo beneficiará a los depredadores de la libertad de prensa.