[URGENTE] Agentes de la inteligencia turca (MIT) secuestran a Veysel Akcay, director general de las escuelas afiliadas al movimiento Gülen, en Mongolia


Veysel Akçay es uno de los pocos ciudadanos turcos que posee la Medalla de la Amistad de Mongolia otorgada por el Estado mongol.

Veysel Akçay, director general de las escuelas afiliadas al movimiento Gülen en Mongolia, fue secuestrado por los agentes de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) el viernes por la mañana frente a su casa en la capital, Ulan Bator, según un informe del diario en línea TR724.

También se informó de que un avión privado ha esperado en el aeropuerto de Ulan Bator para trasladar a Akçay a Turquía. Akçay, que ha trabajado en las instituciones educativas de Mongolia durante 24 años, es, según se informa, uno de los pocos ciudadanos turcos que posee la Medalla de la Amistad de Mongolia otorgada por el Estado mongol.

Según una declaración de la Fundación de Periodistas y Escritores (JWF, por sus siglas en inglés) con sede en Nueva York, el viernes a las 9:00 a.m. (hora local en Mongolia), Veysel Akçay abandonó su casa y se trasladó a su lugar de trabajo en la Institución Educativa Empathy Worldwide. Según testigos oculares (grabaciones de CCTV), fue detenido por un minibús frente a su casa y secuestrado por personas que trabajaban en nombre de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT).

Cuando su esposa Meryem Akçay y sus compañeros de trabajo se enteraron del secuestro, llamaron a la policía local y al organismo nacional de inteligencia de Mongolia. La policía y los servicios de inteligencia de Mongolia revelaron que desconocían el incidente y que no tenían ninguna información sobre su secuestro o deportación.

Veysel Akçay está casado con Meryem Akçay y tienen cuatro hijos. Akçay trabaja como Gerente General de la Institución Educativa Empathy Worldwide, que dirige las escuelas turco-mongolas (4 escuelas secundarias, 1 escuela internacional, 1 guardería) establecidas por el movimiento Gülen hace 25 años.

La Fundación Periodistas y Escritores (JWF), con sede en Nueva York, ha hecho un llamamiento urgente a Nils Melzer, relator especial de las Naciones Unidas sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; Fionnuala Ní Aoláin, relatora especial de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo; Bernard Duhaime, presidente-relator del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias; Seong-Phil Hong, presidente-relator del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria; Koumbou Boly Barry, relator especial de la ONU sobre el derecho a la educación; Felipe González Morales, relator especial de la ONU sobre los derechos humanos de los migrantes; Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias para el ciudadano turco secuestrado Veysel Akçay en Ulan Bator, Mongolia:

“Nos dirigimos a usted para solicitar la adopción de medidas urgentes por parte de las Naciones Unidas en relación con el secuestro, hoy por la mañana, a las 9.00 horas, hora local, en Ulán Bator (Mongolia), del ciudadano turco Veysel Akcay, ciudadano turco que vive en Mongolia desde hace 24 años. Está casado con la Sra. Meryem Akcay y juntos tienen cuatro hijos. El Sr. Akcay trabaja como Director General de la Institución Educativa Empathy Worldwide, que dirige las escuelas turco-mongolas (4 escuelas secundarias, 1 escuela internacional, 1 guardería) establecidas por el movimiento Hizmet/Gulen hace 25 años.

El viernes 27 de julio de 2018 a las 9:00 a.m. (hora local en Mongolia), el Sr. Veysel Akcay dejó su casa y se fue a su lugar de trabajo en la Institución Educativa Empathy Worldwide[1]. Según testigos presenciales (grabaciones de CCTV), fue detenido por un minibús frente a su casa y secuestrado por personas que trabajaban en nombre del Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT). Cuando su esposa (la Sra. Meryem Akcay) y sus compañeros de trabajo se enteraron del secuestro, llamaron a la policía local y al organismo nacional de inteligencia de Mongolia. La policía y los servicios de inteligencia de Mongolia revelaron que desconocían el incidente y que no tenían ninguna información sobre su secuestro o deportación.

La Fundación de Periodistas y Escritores está profundamente preocupada por la suerte del Sr. Veysel Akcay, que corre el riesgo de ser deportado inminentemente del aeropuerto de Ulán Bator, en Mongolia, ya que está previsto que un avión de Turkish Air despegue hacia Turquía en menos de dos horas.

La Fundación de Periodistas y Escritores comparte graves preocupaciones sobre el destino del Sr. Akcay, que corre el riesgo de ser trasladado ilegalmente a Turquía. Observamos además, con pesar y gran preocupación, que la persona mencionada está a punto de ser trasladada no sólo en desafío de la legislación nacional y las normas internacionales pertinentes, sino también sin consideración alguna sobre el clima generalizado de temor y represión y el riesgo real para su vida y su salud en Turquía.

Todo intento de deportar por la fuerza al Sr. Akcay a Turquía, o a cualquier otro lugar en que se enfrente a torturas, malos tratos y un riesgo real para su vida, viola las obligaciones pertinentes de Mongolia en virtud de su propia legislación y del derecho internacional, en particular el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

De conformidad con su mandato, solicitamos respetuosamente la adopción de medidas urgentes y su apoyo durante este momento crítico para Veysel Akcay, que corre el riesgo de ser deportado inminentemente a Turquía. Concretamente, pedimos que las Naciones Unidas y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUDH) ayuden a garantizar la liberación del Sr. Akcay e impidan su deportación a Turquía. Instamos respetuosamente al ACNUDH a que adopte medidas inmediatas.

Se adjunta una copia de la página de datos del pasaporte del Sr. Akcay, y la Fundación de Periodistas y Escritores agradecería la oportunidad de proporcionar a sus oficinas más información o aclarar cualquier cuestión relacionada con esta comunicación.

Sinceramente,

Mehmet Kilic
Presidente

Fundación Periodistas y Escritores”