Miembros de una familia empresaria de Turquía condenados a largas penas de prisión por sus supuestos vínculos con el movimiento Gülen


Un tribunal turco en la provincia de Kayseri condenó el jueves a miembros prominentes de la familia Boydak, los propietarios del grupo de empresas Boydak, Boydak Holding, a largas penas de prisión y falló a favor de la adquisición de las acciones de los ejecutivos de Boydak Holding en la compañía y sus subsidiarias.

Los ex ejecutivos de Boydak Holding -Memduh Boydak, Haci Boydak, Sukru Boydak y Mustafa Boydak- fueron sentenciados por el 2º Tribunal Penal Superior de Kayseri a penas de prisión de siete años y medio a 18 años.

En agosto de 2016, el Gobierno turco había nombrado a fideicomisarios para el grupo de empresas por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen.

Durante la décima audiencia del juicio el jueves, el tribunal emitió sus veredictos finales para los acusados, algunos de los cuales han estado en detención preventiva durante más de 800 días.

El ejecutivo del grupo de empresas Boydak, Memduh Boydak, fue sentenciado a 18 años de cárcel por cargos de dirigir una organización terrorista. Haci Boydak recibió 11 años, 10 meses y Sukru Boydak 10 años, ambos acusados de pertenecer a una organización terrorista. Estos tres acusados ya se encontraban en detención preventiva.

Otros acusados que habían sido puestos en libertad bajo palabra, Mustafa Boydak, Erol Boydak, Bekir Boydak, İlyas Boydak y Murat Bozdag, fueron condenados a siete años y seis meses de prisión, cada uno acusado de pertenecer a una organización terrorista.

Halit Bayhan, ex empleado de Boydak Holding, fue absuelto de todos los cargos.

El juicio de los Boydak comenzó el 1 de noviembre de 2016 con 68 acusados. Los expedientes de algunos de los acusados se separaron durante el juicio.


Memduh Boydak
Cuando el tribunal le pidió que diera sus observaciones finales antes de la emisión del veredicto final, Memduh Boydak dijo el jueves: “Ni siquiera podemos ser la ‘t’ del terrorismo. Pido mi absolución”.

Otro acusado, Haci Boydak, que sufrió problemas de salud mientras estaba en la cárcel, dijo que no estaba pidiendo su liberación por razones de salud, sino porque era inocente.

El tribunal también dictaminó la confiscación de las acciones de los demandados en Boydak Holding.


Haci Boydak
El ex presidente de Boydak, Haci Boydak, director general del holding Memduh Boydak y otros dos miembros del consejo de administración, Erol Boydak y Murat Bozdag, fueron detenidos en marzo de 2016 acusados de apoyar al movimiento Gülen.

Erol Boydak fue liberado tras ser interrogado por la fiscalía, mientras que Haci Boydak y Memduh Boydak fueron arrestados posteriormente.

En agosto de 2016, el gobierno también se apoderó de Boydak Holding, que se encuentra entre los mayores grupos industriales de Turquía.

Según el sitio web de Boydak Holding, el consorcio familiar se fundó en 1957 y tiene inversiones en los sectores del mobiliario, los textiles, los productos químicos, el marketing, la logística y la energía. Sus 42 empresas emplean a más de 14.000 personas. El holding tiene un volumen de negocios anual de más de 6.000 millones de TL (2.000 millones de dólares).

El Gobierno turco ha incautado casi 1.100 empresas en toda Turquía con un valor total de 12.000 millones de dólares en activos y las ha transferido al Fondo de Seguro de Depósitos de Ahorro (TMSF). Las empresas fueron atacadas principalmente como parte de la represión del gobierno contra el movimiento Gülen.

Según un estudio realizado por la Iniciativa de Arrested Lawyers, con sede en Bruselas, en junio de 2018, el Gobierno turco ha transferido unos 49.400 millones de liras turcas (11.000 millones de dólares) en activos de 1.124 empresas incautadas por su supuesta afiliación con el movimiento Gülen a un fondo especial en el marco de una campaña represiva que comenzó tras un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016.

El estudio señala que a partir del 4 de junio de 2018 el TMSF controla 1.124 empresas incautadas y también los bienes personales de 127 personas. Entre las empresas se encuentra Boydak Holding, que cuenta con 34 filiales, entre ellas Bellona y İstikbal, fabricantes de muebles y minoristas, con 1.240 tiendas minoristas. Boydak emplea a 14.000 personas e indirectamente crea 110.000 puestos de trabajo, según el estudio.

Las otras grandes empresas turcas incautadas citadas en el estudio son Koza, Dumankaya, Akfa, Orkide, Sesli y Naksan.

Turquía se ha apoderado de las empresas en virtud de decretos presidenciales, y sus propietarios no han tenido ningún recurso judicial. Los propietarios son presuntamente miembros del movimiento Gülen. Se han nombrado fideicomisarios para dirigir las empresas en contra de los deseos de sus accionistas.

Las compañías están activas en todas las áreas de negocios y comercio, incluyendo inversión, minería, distribución de petróleo, automotriz, auto-gas, energía, transporte, alimentos, agricultura, textiles para el hogar, muebles, joyería, productos farmacéuticos, Derecho e informática, dijo el estudio.

El valor de los bienes incautados no incluye los de 127 personas, 19 sindicatos, 15 universidades privadas, 49 hospitales, 145 fundaciones, 174 medios de comunicación, 1.419 fundaciones y otras 2.271 empresas educativas. El valor total de todos los activos confiscados podría ascender a 100.000 millones de TL, agregó el estudio.

Al inicio del estado de emergencia (OHAL, por sus siglas en turco) declarado el 23 de julio de 2016 a raíz de la intentona, 934 escuelas privadas, 109 dormitorios, 35 hospitales, 15 universidades privadas, 16 sindicatos, 104 fundaciones y 1.125 asociaciones fueron disueltas y todos sus activos, incluyendo bienes inmuebles, cuentas bancarias, propiedad intelectual y otros activos financieros fueron transferidos al Tesoro público. Al 4 de junio se habían disuelto al menos 4.100 entidades jurídicas con fines de lucro o sin fines de lucro, y sus bienes fueron confiscados en virtud de decretos-leyes sin ningún procedimiento judicial.