Más de 30 organizaciones de abogados y Colegios de abogados publicaron una declaración conjunta sobre la situación de los abogados en Turquía

Más de 30 organizaciones de abogados y Colegios de abogados, entre ellos el Consejo de la Abogacía Europea, Unión Internacional de Abogados, el Comité de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales (BHRC), publicaron una declaración conjunta sobre la situación de los abogados en Turquía.

La declaración fue publicada cuando Turquía celebra su Día del Abogado el 5 de abril, en medio de los continuos informes sobre la detención, el procesamiento y la condena de profesionales del Derecho en todo el país. Desde el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, 275 abogados han sido condenados a un total de casi 1.800 años de prisión y muchos más están a la espera de juicio:

En este día, 5 de abril de 2019, celebrado como el Día del Abogado en Turquía, las organizaciones abajo firmantes aprovechan esta oportunidad para condenar enérgicamente la represión en curso contra los abogados en Turquía.

Tras el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, el Gobierno turco declaró el estado de emergencia y adoptó una serie de decretos leyes que socavan gravemente los derechos humanos y el Estado de derecho en todo el país. Aunque el estado de emergencia fue levantado en julio de 2018, muchos decretos leyes han sido incorporados a las leyes ordinarias y la persecución de los abogados continúa, incluyendo arrestos masivos, juicios injustos y sentencias severas.

Según la última información disponible, desde julio de 2016:

▪ 1,546 abogados fueron procesados;

▪ Casi 600 abogados han sido arrestados;

▪ 274 abogados fueron condenados a largas penas de prisión (siete años en promedio).

Los abogados sólo son objeto de persecución por el ejercicio de sus actividades profesionales, a raíz de los presuntos cargos de apoyo a organizaciones terroristas. El uso de “juicios colectivos” contra abogados o asociaciones de abogados es frecuente y a menudo no se respetan los derechos fundamentales y las garantías procesales.

Por ejemplo, en marzo de 2019, 18 abogados de la Asociación de Abogados Progresistas de Turquía (ÇHD) y del Despacho Jurídico Popular (Halkın Hukukuk Bürosu) fueron condenados a penas de prisión que van de poco más de tres años a poco menos de 19 años. Un abogado fue condenado por “establecer y gestionar una organización terrorista” en virtud del artículo 314-1 del Código Penal turco, mientras que todos los demás acusados fueron condenados por “pertenecer a una organización terrorista” en virtud del artículo 314-2 del mismo Código.

Dada la gravedad de la situación, los ataques contra abogados turcos fueron, por segunda vez, el tema central del Día del Abogado Amenazado en 2019. La difícil situación a la que se enfrentan los abogados en Turquía ya se había puesto de relieve durante el Día del Abogado Amenazado en 2012.

Varios abogados turcos, especialmente activos en la defensa de los derechos humanos y del Estado de derecho en Turquía, recibieron el Premio de Derechos Humanos del Consejo de la Abogacía Europea (CCBE) en 2016. El premio fue entregado póstumamente a Tahir Elçi, presidente del Colegio de Abogados de Diyarbakır, asesinado el 28 de noviembre de 2015, y a los abogados Ayşe Bingöl Demir, Ayşe Acinikli y Ramazan Demir.

Las organizaciones abajo firmantes recuerdan que la independencia de la profesión jurídica es un elemento esencial de un componente esencial para mantener el Estado de derecho en una sociedad libre. Los abogados desempeñan un papel fundamental en la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales. El derecho a la representación legal está garantizado por el apartado b) del párrafo 3 del artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Turquía es parte. La Recomendación nº 21 (2000) del Consejo de Europa, de 25 de octubre de 2000, relativa a la libertad de ejercicio de la profesión jurídica, subraya que “deben adoptarse todas las medidas necesarias para respetar, proteger y promover la libertad de ejercicio de la profesión jurídica sin discriminación ni injerencia injustificada de las autoridades o del público, en particular a la luz de las disposiciones pertinentes del Convenio Europeo de Derechos Humanos”.

Además, de conformidad con los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre la Función de los Abogados, los gobiernos velan por que los abogados puedan desempeñar todas sus funciones profesionales sin obstáculos, intimidación, acoso o injerencia indebida (principio 16). Además, los abogados no deben ser asimilados a sus clientes o a los casos de sus clientes como resultado del desempeño de sus funciones (principio 18). Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho incluye la libertad de opinión y la libertad de recibir o impartir información o ideas sin interferencia de las autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

Las organizaciones abajo firmantes instan al Gobierno turco a que respete el Estado de Derecho y a que para poner fin a la persecución de los abogados. Todos los abogados que han sido detenidos indebidamente por el ejercicio de sus actividades profesionales deben ser puestos en libertad inmediatamente.