Madre e hijo condenados a prisión por insultar al presidente Erdogan


Una mujer y su hijo, que arrojaron una maceta a una furgoneta del partido gobernante del presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante una pelea con los miembros del partido, fueron condenados a 11 meses y 20 días de prisión por insultar al presidente, según informó Diken.

La mujer y su hijo afirmaron que eran inocentes y no insultaron a Erdogan.

El incidente tuvo lugar el 23 de marzo de 2017, cuando los miembros del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) llegaron a la vecindad para la campaña del referéndum presidencial de 2017. Se enfrentaron a la reacción de los residentes debido al alto volumen de música de la campaña mientras distribuían folletos.

Viviendo en el primer piso de un apartamento, Ayse Gül Gürçen, cuya madre estaba enferma, pidió a los miembros del partido que redujeran el volumen.

Gürçen, enojada por la apatía de los miembros del AKP, tiró una maceta desde su balcón a la furgoneta de la campaña. No hubo heridos, pero la furgoneta estaba dañada.

Ayşe Gül Gürçen dijo que fue atacada verbalmente y que había vecinos enfermos, y que estaba perturbada por la música fuerte. La policía detuvo a los miembros del partido, Gürçen y su hijo. Las partes fueron puestas en libertad después de presentar una queja recíprocamente.

Como resultado de la audiencia, la madre y el hijo fueron condenados a 11 meses y 20 días de prisión.

En Turquía, insultar al presidente conlleva una sentencia de entre uno y cuatro años, según el Código Penal turco.

El Gobierno turco ha estado utilizando las redes sociales, caricaturas, noticias y artículos como evidencia como prueba de insultar al presidente y miles de personas han estado enfrentando sentencias de prisión.

Entre 2010 y 2017, se presentaron 12.893 casos de insultos al presidente. De ellos, 12.305 se presentaron por la presidencia de Recep Tayyip Erdogan, que asumió el cargo en 2014.

Los tribunales han condenado a 2.099 acusados de un total de 5.150 casos. Hubo otros 660 casos en los que se llegó a un veredicto, pero el tribunal levantó la sesión antes de anunciar la decisión. 873 casos resultaron en la absolución.

“Los tribunales turcos han condenado a miles de personas en los últimos cuatro años simplemente criticar al presidente. El gobierno debe poner fin a esta burla de los derechos humanos y respetar el derecho de las personas en Turquía a la libertad de expresión pacífica”, dijo Benjamin Ward, director interino de Human Rights Watch (HRW) para Europa y Asia Central.


Turquía es parte en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y está jurídicamente obligada a respetar la libertad de expresión. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dejado claro que cualquier esfuerzo por proteger a un jefe de Estado “no puede justificar que se le conceda un privilegio o una protección especial frente al derecho a expresar opiniones sobre él”.

El discurso satírico goza de protección especial como forma de expresión artística y comentario social, y el tribunal considera habitualmente que las acusaciones de “insultar al presidente” violan la convención, señalando que la criminalización de la sátira tendría un efecto disuasorio sobre el libre debate de cuestiones de interés general. Expertos de las Naciones Unidas y regionales en libertad de expresión han pedido que se deroguen todas las leyes que brindan protección especial a las figuras públicas.

“Turquía debe dejar de estrangular la libertad de expresión mediante el uso indebido del derecho penal y comportarse como una sociedad democrática basada en el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos”, dijo Ward. “Las decisiones de los fiscales y los tribunales de iniciar o suspender los casos no deben depender de la palabra del presidente.”