Madre de 30 años detenida por la policía turca durante el funeral de su marido

Esra Çelik con su hijo Yusuf de dos años.

Esra Çelik, de 30 años, fue detenida el domingo por la policía turca cuando asistía al funeral de su marido Mehmet Çelik (30), que perdió la vida al no poder recibir un tratamiento adecuado, ya que era buscado por el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), dirigido por el presidente Recep Tayyip Erdogan, por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen.

Desde que fue buscado por las autoridades del Gobierno turco, Mehmet Çelik, que tenía problemas pulmonares, no recibió el tratamiento adecuado y falleció durante su segunda operación quirúrgica. El domingo se organizó un funeral por él en la provincia de Hatay.

Mehmet Çelik y su hijo Yusuf.

Sin embargo, la familia Çelik ha vivido un segundo sufrimiento durante la ceremonia funeraria en el cementerio. La esposa de Mehmet Çelik, Esra Çelik, madre de Yusuf, de dos años de edad, fue detenida en el cementerio y trasladada a la provincia occidental de Manisa.

En respuesta a este cruel acto, Ömer Faruk Gergerlioglu, ex presidente de la Asociación de Derechos Humanos Mazlum-Der y candidato parlamentario del pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), declaró en su cuenta de Twitter que “La detención en el cementerio y un niño abandonado de 2 años… No hay límite para la crueldad… No tengo nada que decir frente a estas escenas. ¿Qué conciencia no puede sentir agonía?”

Las mujeres son acusadas de proporcionar becas, organizar ventas caritativas, depositar dinero en el banco privado Bank Asya, enviar a sus hijos a escuelas afiliadas al movimiento Gülen, suscribirse a los periódicos Zaman o Bugün o utilizar la aplicación de mensajería inteligente ByLock. Las mujeres que acuden a los hospitales para el control de natalidad o para dar a luz también han sido blanco claro de la caza de brujas llevada a cabo por el gobierno Erdoğan después del golpe de Estado.

Las mujeres y madres que han sido encarceladas durante la represión sin precedentes han sido sometidas a tortura y malos tratos en centros de detención y prisiones como parte de la campaña sistemática de intimidación y persecución de críticos y opositores del Gobierno turco, reveló un informe titulado “Mujeres encarceladas en Turquía: Campaña sistemática de persecución y miedo” lanzada en abril de 2017 por Stockholm Center for Freedom (SCF).

En varios casos, las madres fueron detenidas en el hospital inmediatamente después de dar a luz y antes de que tuvieran la oportunidad de recuperarse. Muchas madres fueron encarceladas mientras visitaban a sus esposos encarcelados, dejando a sus hijos varados en el caos resultante.

En un informe de 28 páginas publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en marzo de 2018 se hacía hincapié en la detención, el arresto y la tortura de mujeres embarazadas y niños en Turquía en 2017.

El informe señala que “la OACDH estima que aproximadamente 600 mujeres con niños estaban detenidas en Turquía en diciembre de 2017, incluidas unas 100 mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz.”