OPINIÓN_ Los nuevos “prisioneros” de Turquía

por Nurcan Baysal*

El fin de semana pasado, una de mis amigas de la Asociación Italiana de Periodistas me llamó y me invitó a participar en un foro de periodistas que se celebrará en Roma en marzo. Tristemente les dije que estoy bajo control judicial, lo que significa que tengo que reportarme a la comisaría una vez al mes y tengo una prohibición de viajar; no puedo salir del país. Estaba conmocionada. No le fue fácil entender la prohibición de viajar sin una sentencia judicial. Le dije: “Créeme, a mí también me cuesta entenderlo”.

Cientos de miles de personas viven actualmente en Turquía bajo esos controles judiciales y prohibiciones de viajar. Acaba de abrirse una investigación contra mí debido a mis tweets contra la ofensiva turca contra el enclave sirio de Afrin, controlado por los kurdos. Después de tres días de detención, me pusieron en libertad bajo fianza, pero también recibí una prohibición de viajar. Mi abogado me dijo: “Nurcan, bienvenida a nuestra nueva comunidad. ¡La comunidad de los prohibidos!”. Mi abogado, mi médico, los profesores de mis hijos, mis vecinos, mis amigos, miles de profesores, académicos, antiguos funcionarios estatales, muchos políticos kurdos, activistas, líderes de ONG, incluso los empleados de limpieza despedidos de sus empleos en la municipalidad han recibido prohibiciones de viaje y están bajo control judicial. Sólo soy uno de los “prohibidos”.

Algunos no son tan afortunados como yo.

Aquellos que fueron despedidos de sus trabajos bajo decretos de emergencia han sido condenados al ostracismo y no pueden mantener a sus familias.

Algunos se han suicidado o han corrido riesgos extremos para salir del país. Hace cuatro días, mientras intentaba salir del país, Ayse Abdurrezzak, una profesora que fue despedida de su trabajo, perdió la vida con sus dos hijos pequeños en el río Maritsa, entre Turquía y Grecia. Si tuviera su pasaporte, ella y sus dos hijos estarían vivos hoy.

Cuando examinamos la Constitución turca, vemos que el artículo 15 establece los límites de las suspensiones de los derechos y libertades fundamentales. Afirma que las medidas adoptadas deben ser conformes a la gravedad de la situación y conformes con las obligaciones internacionales de Turquía. Además, hay derechos que nunca se pueden quitar, incluso en situaciones excepcionales como la guerra, la movilización militar, la ley marcial y el estado de emergencia:

“El derecho a la vida y la integridad de su cuerpo y mente son inviolables… nadie puede ser obligado a revelar su religión, conciencia, pensamientos u opiniones ni será acusado por ellos; los delitos y las penas no son retroactivos, nadie puede ser declarado culpable hasta que así lo demuestre un fallo judicial”.

Después de la declaración del estado de emergencia el 20 de julio de 2016, más de 150.000 funcionarios públicos han sido suspendidos o despedidos sin ninguna investigación o posibilidad de impugnación legal. Los pasaportes de las personas despedidas, así como los pasaportes de sus cónyuges e hijos han sido cancelados. Esto va en contra del derecho a la libre circulación, que está protegido por el artículo 23 de la Constitución, por el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y por el Protocolo Adicional Nº 4 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, aprobado por el Gobierno turco en 1994.

La cancelación de pasaportes y la prohibición de viajar no guardan relación alguna con los derechos humanos. El gobierno turco está castigando a la gente que piensa que no apoya sus políticas. Hoy en día, las prohibiciones de viajar, la cancelación de pasaportes y los controles judiciales son un nuevo tipo de castigo en Turquía.

Ayer por primera vez “firmé” bajo control judicial. Fui a la comisaría de policía y había mucha gente. Estuvieron presentes muchos hombres, mujeres con niños, médicos, maestros, empresarios, políticos, estudiantes, ex funcionarios del Estado y trabajadores municipales. Las personas entraron, fueron directamente a la estantería donde se guardaban los archivos, abrieron sus archivos, los firmaron y se los entregaron al oficial de policía para que presenciara su presencia. Estos “prisioneros” volverían a poner su expediente en la estantería antes de irse. Cada “prisionero” tiene un número. Aprendí que la mayoría de ellos entran todos los días. El oficial de policía me dijo que tuve suerte porque sólo necesito venir una vez al mes. Me explicó el procedimiento.

También me explicó que a partir de hoy soy “Nurcan 15/15”!

Nadie sabe realmente el número exacto de estos nuevos “prisioneros”. Se estima que son más de 200.000 personas. En este nuevo tipo de cárcel, las fronteras de Turquía son los muros.

¡Y estos nuevos “prisioneros” no se ven!

*Nurcan Baysal es una activista y autora residente en Diyarbakir, Turquía. Trabajó durante muchos años en temas de pobreza, desarrollo y migración en las zonas kurdas para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y es miembro activo de iniciativas de paz. Ha publicado cuatro libros en turco con Iletisim Publishers.