“Las víctimas del estado de emergencia en Turquía ganan menos de 150 dólares al mes”


Un informe publicado por la Sociedad de Justicia para las Víctimas (Mağdurlar İçin Adalet Topluluğu) ha revelado que el ingreso mensual promedio de alrededor de un millón y medio de víctimas del estado de emergencia de 2016-2018 en Turquía se estima por debajo de TL 800 (150$), informó Deutsche Welle turco.

Con el objetivo de llamar la atención sobre las injusticias sufridas por los individuos debido a las graves medidas adoptadas durante el estado de emergencia, declarado tras un fallido intento de golpe de Estado en 2016, el informe es el resultado de las encuestas realizadas entre agosto y septiembre de 2018 con 3.776 personas afectadas por el estado de emergencia.

El informe concluyó que las víctimas ganan en promedio menos de $150 al mes, mientras que su ingreso mensual era de alrededor de TL 3,500 (a las tasas de cambio vigentes en ese momento) antes de la intentona.

La proporción de víctimas que tienen títulos universitarios o académicos superiores es de 98.7 por ciento, mucho más alta que el promedio nacional de 17 por ciento. Además, el 25 por ciento tiene másteres o doctorados.

Al señalar el riesgo de otra pérdida de potencial humano para el país, el informe reveló que el 83.9 por ciento de los encuestados confirmaron su deseo de trasladarse a otro país si se les daba la oportunidad.

Después de declarar el estado de emergencia tras el fallido intento de golpe de estado de julio de 2016, el Gobierno turco despidió a unos 125.800 funcionarios públicos mediante decretos y el poder judicial emprendió acciones legales contra unas 446.000 personas.

Más de 100.000 investigaciones y 48.000 casos siguen en curso, mientras que más de 33.000 personas son encarceladas por sus reales o supuestos vínculos con el movimiento Gülen o por su presunta participación en el intento de golpe. Unos 700 niños se encuentran entre los que están en la cárcel con sus madres.

Acusado por el Gobierno turco y el presidente Recep Tayyip Erdogan de estar detrás del intento de golpe, el movimiento Gülen, junto con su inspirador Fethullah Gülen, un clérigo que vive en Pensilvania, niega rotundamente cualquier implicación en él.

El informe estima que más de un cuarto de millón de ciudadanos turcos se vieron directamente afectados por el estado de emergencia, mientras que más de un millón y medio sufrieron indirectamente debido a los daños infligidos a sus familiares.

El informe también revela que el 99.64 por ciento de los despedidos fueron objeto de una investigación administrativa o penal por primera vez en sus vidas durante el período posterior al golpe.

Los funcionarios despedidos están condenados a la pobreza a través de la prohibición de viajar y las restricciones laborales, que recuerdan los crímenes de odio cometidos contra los judíos en la Alemania nazi, según el informe.

“Mientras que normalmente se exige al demandante que demuestre que el sospechoso haya cometido un delito, se pide a las víctimas que demuestren su inocencia en este proceso”, dice el informe.

El 86 por ciento de los participantes confirmó que las salas de detención están llenas hasta tres veces su capacidad. El 46 por ciento reporta problemas de calefacción en el invierno.

El 37% de los encuestados confesó haber pensado en suicidarse al menos una vez.

Las dificultades financieras son el mayor problema reportado por 95.3 de los participantes, seguido por la exclusión social y la alienación expresada en un 86.6 por ciento. Las familias del 41.6 por ciento están destrozadas.

Entre los que fueron encarcelados, el 49 por ciento indicó que no estaban en prisiones cercanas a sus familias. Decenas de personas murieron en accidentes de tráfico mientras iban a ver a sus familiares encarcelados a cientos de kilómetros de distancia.