La ONU condena a Turquía por las violaciones generalizadas de los derechos humanos


El informe anual de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos, que fue publicado en Ginebra el miércoles, ha nombrado a Turquía como uno de los 50 países en los que los derechos humanos están amenazados, dijo la emisora estatal alemana Deutsche Welle.

En el informe también se subrayó que la operación militar transfronteriza de Turquía en el distrito sirio de Afrin representaba una amenaza para la población civil y que la situación interna de los derechos humanos se había deteriorado.

El informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) se anunció en una conferencia de prensa celebrada el miércoles por la tarde. El príncipe Zeid Ra’ad al-Hussein de Jordania, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha destacado las detenciones arbitrarias y la tortura en las cárceles, así como los casos en que los familiares habían sido castigados por los actos de sus familiares.

“El respeto de los derechos fundamentales sigue deteriorándose en Turquía”, dijo al-Hussein en un discurso pronunciado durante la presentación de su informe anual al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Sobre el estado de los derechos humanos en Turquía, la declaración hecha en Ginebra dijo que “La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha obtenido la información confiable de que un gran número de personas son despedidas arbitrariamente de sus puestos de trabajo, las organizaciones de la sociedad civil son cerradas arbitrariamente, las personas detenidas arbitrariamente son detenidas por cargos generales en relación con organizaciones terroristas, los detenidos son torturados mientras se encuentran bajo custodia, se restringen las libertades de expresión y circulación, se confisca arbitrariamente la propiedad privada y se atenta contra las familias de los sospechosos en su conjunto”.

La declaración también ha subrayado que “el conflicto en Siria ha entrado en una nueva era de horror” y añade que “la operación lanzada por Turquía en Afrin amenaza a un gran número de civiles”.

Además del principal informe sobre derechos humanos, dijo Deutsche Welle, la ONU también elaborará un informe más detallado sobre la situación de los derechos humanos en Turquía bajo el estado de emergencia.

El informe de las Naciones Unidas también incluyó duras críticas a la situación de los derechos humanos en Libia, Yemen, Siria, Filipinas y Myanmar, así como en los Estados Unidos y la Unión Europea por sus políticas para disuadir a los refugiados y migrantes.

Miles de personas han huido de Turquía debido a una masiva caza de brujas lanzada por el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) contra los simpatizantes del movimiento de Gülen tras el fallido golpe de Estado en julio de 2016.

Alrededor de 150.000 personas han sido detenidas y cerca de 60.000, entre ellos académicos, jueces, médicos, maestros, abogados, estudiantes, policías y otros, han sido puestos en prisión preventiva desde el intento de golpe de Estado. Mientras tanto, 150.000 personas han perdido su trabajo mediante la purga de las instituciones públicas por el gobierno tras el golpe de Estado.

El gobierno turco habla con orgullo de abrir las puertas del país a los refugiados sirios que han huido de la guerra civil en su país y Turquía sigue acogiendo a unos 3 millones de refugiados de Siria. Sin embargo, miles de turcos se han visto obligados a convertirse en refugiados en varios países debido a la caza de brujas del gobierno contra el movimiento de Gülen.