La comisión de investigación sobre el estado de emergencia de Turquía decide reabrir 6 asociaciones “terroristas” por falta de pruebas

La comisión de investigación sobre el estado de emergencia (OHAL, por sus siglas en turco) en Turquía, establecida en 2017 para investigar las quejas relacionadas con la pérdida de puestos de trabajo estatales y organizaciones cerradas por la emisión de decretos gubernamentales, ha decidido reabrir seis asociaciones debido a la falta de pruebas de que estaban relacionadas con “grupos terroristas”.

La decisión de reabrir la Asociación de Servicios Sanitarios de Çine, la Asociación de Industriales y Empresarios de Çine, la Unión de Asociaciones de las Fuerzas Civiles de Balıkesir, la Asociación de Cooperación y Solidaridad de Umut Işığı, la Asociación de Vida Alternativa y la Asociación de Expertos en Juventud y Deportes se envió al Ministerio del Interior para su aprobación final.

Este es el primer veredicto de la comisión sobre organizaciones cerradas por decreto gubernamental.

Desde el 22 de diciembre de 2017, la comisión de OHAL ha finalizado unas 17.000 solicitudes para anular decretos del gobierno y ha dictaminado la reinstalación en sus puestos de trabajo de 660 personas. Todavía se está examinando un total de 91.905 solicitudes.

Según el fallo, los “grupos terroristas” son designados por el Consejo de Seguridad Nacional de Turquía (MGK, por sus siglas en turco).

El Ministerio de Justicia anunció en 2017 que, con el establecimiento de la comisión de investigación sobre el estado de emergencia (OHAL), el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) había desestimado 12.600 casos que estaban pendientes de examen.

Una encuesta realizada por un grupo de defensa de los derechos humanos turco ha demostrado que más de 1,2 millones de personas se vieron gravemente afectadas por la pérdida del estatus económico, sus propiedades o sus familias que se derrumbaron debido al estado de emergencia de 18 meses de duración del país.

Algunos críticos sospechaban de la capacidad de la comisión para hacer justicia.

El diputado del Partido Republicano del Pueblo (CHP) Şenal Sarihan en julio de 2017 afirmaba que la comisión de OHAL era una “causa perdida”.

“Esto también es un engaño del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que se trata de un recurso interno que funciona. Con este reglamento, se impide que las personas obtengan resultados del TEDH y presenten solicitudes individuales ante el Tribunal Constitucional de Turquía”, añadió Sarihan.

Las medidas adoptadas por Turquía bajo un estado de emergencia de casi dos años de antigüedad han restringido los derechos civiles y políticos, según un informe crítico de la Unión Europea, que llevó al ministerio de Asuntos Exteriores turco a acusar a la Comisión de “parcialidad” contra Ankara.