La cancelación de los pasaportes de miles de turcos es contraria a la ley nacional e internacional


Platform for Peace & Justice (PPJ) publicó un informe titulado “Cancelación de pasaportes turcos y privación de la libertad de circulación” que reveló que la cancelación de los pasaportes de miles de personas en Turquía durante un estado de emergencia en curso es contraria tanto a la legislación nacional como al Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El informe, que arroja luz sobre el uso abusivo de la cancelación de pasaportes por parte del actual Gobierno turco, ilustra que el estado de emergencia declarado en Turquía inmediatamente después de un fallido golpe de Estado en julio de 2016 se estableció deliberadamente para condenar a los disidentes a la muerte civil, no sólo despidiéndolos de sus puestos de trabajo y deteniéndolos, sino también destruyendo sus esperanzas y su capacidad para comenzar nuevas vidas en otros lugares.

Según el informe del PPJ, “aunque el artículo 23 de la Constitución prevé que la libertad de circulación sólo puede restringirse mediante una decisión judicial debido a una investigación o enjuiciamiento penal, también se ha reiterado con las decisiones judiciales anteriores que la prohibición de la libertad de los ciudadanos de circulación con la determinación del Ministerio del Interior de conformidad con el artículo 22 de la Ley de pasaportes es contraria a la ley e inconstitucional”. Como cuestión de derecho, los pasaportes de cientos de miles de personas que no tenían nada que ver con la declaración del estado de excepción han sido anulados por las disposiciones del Decreto Ley Nº 667 y 773, y una buena parte de ellos no han podido [ejercer] su libertad de viajar.

“Lo que es aún peor es que la cancelación de pasaportes y la privación de la libertad de viajar se producen de manera irresponsable y se basan en motivos legalmente absurdos, incluso contrarios al artículo 22 de la Ley de pasaportes y a las disposiciones del decreto legislativo que son contrarias al artículo 23 de la Constitución y a los tratados internacionales.”

“Tras la cancelación de los pasaportes de las personas que no tienen ninguna investigación en curso o conexión o afiliación con organizaciones terroristas, su solicitud para obtener nuevos pasaportes o para eliminar la prohibición de viajar ha sido rechazada en base a la Ley de Derecho a la Información Nº 4982. La cancelación de pasaportes y la privación de la libertad de viajar se están utilizando como método de castigo colectivo por parte del gobierno para los individuos y las familias, incluso sin preocuparse por encontrar ningún vínculo con el ‘presunto’ crimen.”

El informe también examina casos en los que las Notificaciones Rojas de la Interpol también están siendo objeto de abusos por parte del Gobierno turco para acosar a disidentes en el extranjero.

El ministro turco del Interior, Süleyman Soylu, dijo en diciembre que se han revocado 234.419 pasaportes como parte de las investigaciones contra el movimiento Gülen, acusado por el Gobierno de haber planificado el fallido intento de golpe de Estado en 2016.

La incautación de pasaportes comenzó a principios de 2016. En junio de ese año, el pasaporte de Nevin Ipek, la esposa de Akin Ipek, el director ejecutivo del Koza Ipek Holding, fue cancelado después de que supuestamente fue reportado como perdido por alguien más que ella misma.

El 5 de septiembre de 2016, el Gobierno prohibió viajar al extranjero a Dilek Dündar, esposa del ex redactor jefe del diario Cumhuriyet Can Dündar, tras incautar su pasaporte en el aeropuerto de Estambul.

El 28 de septiembre de 2016, el pasaporte del ex corresponsal de Today’s Zaman Arslan Ayan fue confiscado por funcionarios del Consulado General de Turquía en la ciudad de Nueva York aduciendo que había una orden de detención pendiente en Turquía.

Del mismo modo, el 5 de octubre del mismo año, el Gobierno prohibió a los periodistas Ayse Yildirim y Celal Baslangiç viajar al extranjero tras incautar sus pasaportes, en un aeropuerto de Estambul.

El 20 de mayo de 2017, el pasaporte de Enes Kanter, el pívot de los Oklahoma City Thunder fue incautado por la policía rumana en el aeropuerto de Bucarest-Henri Coanda a petición del Gobierno turco debido a presuntos vínculos con el movimiento de Gülen.

El 1 de junio de 2017, el Gobierno turco revocó el pasaporte de Levent Tüzel, ex diputado del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y miembro del Consejo Ejecutivo Central del Partido del Trabajo (EMEP).

El año pasado, la policía belga devolvió el pasaporte de un ciudadano turco después de que la cancelación de pasaportes por parte del Gobierno turco después del fallido golpe del 15 de julio en Turquía fuera considerado ilegal.

Del mismo modo, en abril, la policía rumana devolvió el pasaporte de Soner Cesur, un empresario turco con inversiones en Rumanía, talas las cuales fueron confiscadas el 25 de marzo a petición del Gobierno turco.