La administración penitenciaria pide a una prisionera kurda que hable en turco


Una administración penitenciaria de Estambul pidió a una prisionera que hablara en turco en lugar de kurdo por teléfono con su madre o que se le privara del derecho a hacer y recibir llamadas telefónicas.

“Año: 2018. Lugar: La Cárcel para mujeres de Bakirköy. B., que llamó por teléfono a su madre, fue advertida: “Si no hablas turco, se te privará del derecho a hacer y recibir llamadas telefónicas. Tenemos que entender lo que dices. No habléis en kurdo, sino en turco. Escucharemos su conversación la próxima semana. Si lo repites, lo cortaremos”, escribió en un tuit el domingo Ömer Faruk Gergerlioglu, uno de los activistas de derechos humanos más renombrados de Turquía y ex presidente de la Asociación de Derechos Humanos y Solidaridad para los Oprimidos (Mazlumder).

Gergerlioglu también compartió una foto de una pancarta en una pared de la prisión de Diyarbakir después del golpe de Estado de 1980: “Habla turco, habla más tiempo”.

“Habla turco, habla más tiempo”
La cárcel de Diyarbakir es conocida por la tortura y los malos tratos que se produjeron en la época posterior al golpe de Estado de los años ochenta.

El 22 de junio de 2009 entró en vigor un reglamento que permite a los reclusos hablar en idiomas distintos del turco. El reglamento exige que los presos hablen en turco sólo en casos de posible actividad delictiva.