Indignación en Turquía por el acoso sexual de un agente de policía a una universitaria en Ankara


Una estudiante universitaria que fue detenida por participar en una protesta organizada por la Asociación de Solidaridad con las Familias de Presos (TAYAD) en Ankara el sábado fue acosada por un agente de policía durante la detención y el incidente fue capturado por la cámara de un transeúnte.

Las imágenes del acoso fueron publicadas en Twitter por la profesora y activista purgada Acun Karadağ.

En reacción al incidente, el diputado de la oposición, Sezgin Tanrıkulu, dijo que era una vergüenza y que el oficial de policía debía ser despedido e investigado inmediatamente.

El diputado del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Ömer Faruk Gergerlioğlu presentó el lunes una pregunta parlamentaria al vicepresidente Fuat Oktay sobre las medidas adoptadas tras el incidente.

Aludiendo al infame proceso del 28 de febrero de 1997 durante el cual los acérrimos laicos apoyados por los militares violaron los derechos humanos básicos de las mujeres que llevaban velo, Gergerlioğlu preguntó si el gobierno islamista de Erdogan haría una declaración oficial sobre el incidente o no.

Estudiante acosada por la policía dice que la vergüenza debería recaer en el agente de policía

Merve Demirel, una estudiante universitaria de Ankara cuyo acoso por parte de un agente de policía durante una protesta el sábado fue capturado por la cámara, dijo que es una vergüenza para el agente de policía, no para ella, y que se negó a ocultar su identidad en la sociedad machista de Turquía.

En la página web de noticias de Artı Gerçek la estudiante dijo que fue acosada sexualmente por un agente de policía durante una protesta que exigía la liberación de los abogados detenidos en Turquía.

La estudiante de 21 años dijo que el acoso es una forma de tortura y que presentaría una queja sobre el agente que la acosó durante la protesta.

También dijo que, a diferencia de lo que recomendaba un abogado, no ocultaría su identidad, ya que en la sociedad turca la vergüenza del acoso suele recaer en las mujeres, no en el perpetrador.

“Nosotras, como mujeres, nunca deberíamos avergonzarnos del acoso. No somos nosotras, sino los perpetradores, los que deben ser humillados”, afirmó también la estudiante universitaria.

La policía turca acusa al padre de la manifestante que alega acoso sexual de sus vínculos con el movimiento Gülen

La jefatura de policía de Ankara emitió hoy una declaración en respuesta a las denuncias de la estudiante universitaria de agresión por parte de un agente, acusando al padre de la mujer de pertenecer a una organización terrorista, según informó Artı Gerçek.

La policía de Ankara acusó a Demirel de provocar a las fuerzas de seguridad y dijo que el padre de la estudiante era miembro del movimiento Gülen, designado como organización proscrita por el régimen de Erdogan y acusado de orquestar el fallido intento de golpe de Estado de 2016.

“Estas imágenes, que los miembros de la organización hacen públicas, tienen como objetivo erosionar a las fuerzas de seguridad”, dice la declaración, refiriéndose aparentemente al movimiento Gülen.