Human Rights Foundation: «El Tribunal Europeo de Derechos Humanos fracasó en respuesta a los casos posteriores al golpe en Turquía»

Human Rights Foundation (HRF) publicó un informe que destaca el colapso del Estado de Derecho y de los derechos humanos en Turquía, así como el fracaso del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) a la hora de abordar esta cuestión.

La HRF con sede en Nueva York dijo que el TEDH ha fracasado en su respuesta a las violaciones de los derechos humanos en los procesos iniciados tras el intento de golpe de Estado en 2016.

“Más de 33.000 personas han presentado casos de derechos humanos en Turquía para su consideración por el TEDH desde la represión de Recep Tayyip Erdogan”, dice el informe. “La mayoría de estas solicitudes han sido rechazadas porque los solicitantes aún no han agotado los recursos internos; sin embargo, esto ignora la realidad de que no existe ningún recurso viable en el actual sistema judicial turco, debido a una mezcla de injerencia ejecutiva y retrasos injustificados de los tribunales.”

“Las dos vías principales de recursos internos serían, en teoría, el Tribunal Constitucional o la Comisión de Investigación del Estado de Emergencia, pero ninguna de ellas ofrece un acceso real a la justicia.”

El informe señala que el Tribunal Constitucional se abstuvo de evaluar la constitucionalidad de los decretos dictados durante el estado de emergencia y ordenó la destitución de sus propios miembros por supuestos vínculos con el movimiento Gülen, al que el gobierno de Erdogan atribuye el fallido golpe.

“Asimismo, la Comisión de Investigación del Estado de Emergencia, creada para examinar la aplicación de las medidas adoptadas en virtud de decretos-leyes de emergencia, carece de independencia, no sigue el debido proceso y no puede ofrecer una restitución o indemnización efectiva.”

“Además de mantener que Turquía ofrece recursos internos viables cuando no es así, [el TEDH] también se ha apartado de su mecanismo bien establecido de utilizar el procedimiento de “sentencia piloto’ para procesar eficientemente las solicitudes repetitivas de violaciones de los derechos humanos por parte de un Estado contratante.”

El informe también calificó de “controvertidas” las decisiones del TEDH relativas a la detención arbitraria y a la inhabilitación de jueces y fiscales, así como a la destitución de funcionarios públicos en virtud de decretos-leyes de emergencia.

La HRF sugirió que el Tribunal adoptara el procedimiento de “sentencia piloto” para hacer frente a la avalancha de casos que se le han presentado y como medio para presionar a Turquía a fin de que se ocupe de sus abusos sistemáticos de los derechos humanos y de la violación de sus obligaciones en virtud del derecho internacional.