HRW insta a la UE a presionar a Turquía para que admita a refugiados sirios y ponga fin a las deportaciones


Un reciente informe de Human Rights Watch (HRW) ha declarado que Turquía ha estado llevando a cabo deportaciones masivas de sirios, pidiendo a la Unión Europea que plantee el tema en una conferencia en Bulgaria el 26 de marzo, según el sitio web de InfoMigrants.

En la ciudad turca de Antakya, a sólo 30 kilómetros de la frontera siria, los recién llegados solicitantes de asilo sirios han sido deportados a Idlib, el último bastión rebelde en Siria, dijo Human Rights Watch en un comunicado de prensa.

Estas deportaciones fueron presenciadas por sirios sobre el terreno sobre el que se entrevistó a HRW. La organización también afirma que los guardias fronterizos turcos han disparado contra sirios que intentaron entrar en Turquía por rutas de contrabando, dejando muertos a algunos de los solicitantes de asilo.

Idlib es la última gran ciudad que queda en Siria que los grupos rebeldes controlan. En diciembre, Siria y su aliado Rusia lanzaron una campaña de bombardeos para despejar la ciudad, que según las Naciones Unidas “ha desplazado a casi 400.000 civiles”. Estos ataques aéreos han desplazado a los sirios en Idlib y algunos han decidido huir a Turquía con la ayuda de contrabandistas de refugiados. Algunas partes de la ciudad también están controladas por Hayat Tahrir Al Sham, un grupo sirio afiliado a Al Qaeda.

HRW entrevistó a 21 sirios que intentaron cruzar a Turquía con contrabandistas. El informe señala que nueve de los sirios entrevistados describieron “10 incidentes entre septiembre y principios de marzo en los que guardias fronterizos turcos les dispararon a ellos o a otras personas que se encontraban delante de ellos cuando intentaban cruzar, matando a 14 personas, entre ellas cinco niños, e hiriendo a 18”.

Uno de los testigos presenciales entrevistados dijo que él y otros solicitantes de asilo sirios fueron interceptados cuando intentaban cruzar a Turquía. Le dijo a HRW que “los guardias fronterizos le dieron un número a cada persona que habían interceptado que en su intento de cruzar desde Siria y el suyo era de 3.890”. Otra mujer, de la provincia de Hama, fue deportada seis veces con “grupos que estimaba de entre 50 y 600 sirios”.

Según la agencia de la ONU para los refugiados, Turquía acoge actualmente a más de 3,5 millones de refugiados sirios. Turquía se rige por el principio de no devolución, lo que significa que un país que recibe a solicitantes de asilo de otras naciones no está autorizado a devolverlos o deportarlos a un país en el que sufran persecución por “raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política”.

El 26 de marzo se celebrará una conferencia en Varna, Bulgaria, donde los líderes de la UE se reunirán con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan para debatir las relaciones entre la UE y Turquía, y HRW ha hecho un llamamiento a la UE para que aumente la concienciación sobre esta cuestión en la cumbre. “La UE debería presionar a Turquía para que abra sus fronteras a los necesitados y les brinde un apoyo significativo y no quedarse de brazos cruzados mientras Turquía ignora la ley de refugiados y empuja a miles de personas a enfrentarse a la masacre”, dijo Gerry Simpson, director asociado del programa de derechos de los refugiados de Human Rights Watch.