HRF: “Turquía debe retirar los cargos de terrorismo contra el padre de la estrella de la NBA, Enes Kanter”


La Fundación de Derechos Humanos (HRF, por sus siglas en inglés) pide al gobierno de Turquía que retire los cargos de terrorismo contra el Dr. Mehmet Kanter, padre del jugador de la NBA y crítico de Erdogan, Enes Kanter. Mehmet Kanter fue acusado el lunes de “pertenencia a una organización terrorista” por sus supuestos vínculos con el movimiento Gülen y enfrenta hasta 10 años de prisión. La acusación de Mehmet Kanter llega días antes de las elecciones del país el 24 de junio, el primer voto desde el referéndum constitucional del año pasado que otorgó a Erdogan un poder ejecutivo expansivo y debilitó los límites del mandato. Erdogan está buscando la reelección para convertirse en presidente hasta 2023.

“La continua purga de Erdogan en Turquía ya ha dado lugar al encarcelamiento de miles de jueces, periodistas y otras personas inocentes cuyo único crimen es estar en desacuerdo con el dictador de su país”, dijo el presidente de la HRF, Thor Halvorssen. “De manera internacional, Erdogan también actúa con impunidad. Ha enviado a sus guardias a golpear a manifestantes pacíficos en Washington, D.C. a plena luz del día; ha abusado de las notificaciones rojas de la Interpol para arrestar a disidentes a nivel internacional; y ahora está llegando a acosar y perseguir a los seres queridos de aquellos que se atreven a criticarlo en el extranjero. Esta es claramente una decisión políticamente motivada dirigida a castigar a Enes Kanter por decir lo que piensa y chantajearlo para que guarde silencio”.

Los cargos contra Mehmet Kanter son el resultado de su supuesta afiliación con la filosofía de Hizmet, comúnmente conocida como el movimiento Gülen. El Gobierno turco acusó al líder del movimiento, Fethullah Gulen, de liderar un fallido intento de golpe de Estado en 2016; desde entonces, el régimen ha perseguido a miles de figuras públicas, jueces, periodistas, líderes de la sociedad civil y muchos otros por sus conexiones percibidas con el movimiento Gülen. El régimen también ha presionado a otros gobiernos para que persigan a los “gulenistas” y a los antiguos maestros y graduados afiliados a instituciones educativas turcas, como se documenta en una petición de 2017 de la HRF al Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria.

La acusación de Mehmet Kanter fue admitida por un tribunal turco el lunes 17 de junio. Según los medios de comunicación, se emitió una orden de arresto después de que Kanter ya había pasado varios días detenido, aparentemente, bajo “control judicial”. En 2017, fue arrestado y mantenido incomunicado durante cinco días como parte de la investigación que llevó a su acusación esta semana. Kanter es un ex profesor universitario que fue despedido debido a su supuesta conexión con el movimiento Gülen durante la purga de Erdogan de funcionarios de servicio público.

Enes Kanter, hijo de Mehmet, juega en los New York Knicks y es seguidor de Fethullah Gulen. Ha sido objeto de persecución en represalia por sus críticas abiertas al régimen de Erdogan. En 2017, el Gobierno turco canceló el pasaporte de Enes. Como resultado, el mes pasado no pudo asistir al Oslo Freedom Forum (Foro de Libertad de Oslo), en el que estaba previsto que interviniera. En cambio, envió un video en el que criticó a Erdogan por criminalizar la disidencia y anunció sus planes de asistir al Foro de Libertad de Oslo en Nueva York el 17 de septiembre.

En comunicación con la HRF, Enes Kanter declaró: “Es una lástima lo que le está pasando a mi padre debido a que hablo en contra de un régimen que se ha tragado la democracia en Turquía. Pero no nos olvidemos de las 20.000 mujeres y más de 600 niños y niñas que están en la cárcel en este momento y que son inocentes. Mi padre está llamando la atención porque estoy en la NBA, pero tenemos que seguir recordando al mundo que más de 100.000 personas han sido detenidas y arrestadas en el último año por cargos falsos. Ya no hay vestigios del Estado de derecho ni del debido proceso en Turquía”.

Este fin de semana, el 24 de junio, el país celebrará elecciones presidenciales y parlamentarias. La votación, que tendrá lugar mientras el país aún se encuentra en estado de emergencia, se programó inicialmente para 2019, pero en abril Erdogan anunció las elecciones anticipadas para el 24 de junio. Para evitar que Erdogan siga consolidando su poder, los partidos de la oposición han formado una alianza política en su contra. Se ha dicho que se podrían volver a convocar elecciones si el Partido de la Justicia y el Desarrollo de Erdogan (AKP) y su aliado el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) no son capaces de formar una mayoría en el parlamento.