Gobierno austriaco cerrará varias mezquitas y expulsará a 40 imanes turcos


El gobierno derechista de Austria planea cerrar siete mezquitas y expulsar hasta 40 imanes turcos progubernamentales en lo que, según dijo, era “sólo el comienzo” de una ofensiva contra la ideología islamista y la financiación extranjera de grupos religiosos.

Según informó Reuters el viernes, el gobierno de coalición, una alianza de conservadores y la extrema derecha, llegó al poder poco después de la crisis migratoria de Europa con la promesa de evitar otra afluencia y reducir los beneficios para los nuevos inmigrantes y refugiados.

En un trabajo anterior como ministro encargado de la integración, el canciller Sebastian Kurz supervisó la aprobación de una dura “ley sobre el Islam” en 2015, que prohibía la financiación extranjera de grupos religiosos y creaba el deber para las sociedades musulmanas de tener “una visión fundamental positiva hacia el Estado y la sociedad (de Austria)”.

“Las sociedades paralelas del Islam político y las tendencias radicales no tienen cabida en nuestro país”, dijo Kurz en una conferencia de prensa en la que esbozó las decisiones del gobierno, basadas en esa ley.

Austria, un país de 8,8 millones de habitantes, tiene aproximadamente 600.000 habitantes musulmanes, la mayoría de los cuales son turcos o tienen familias de origen turco. Una sociedad que dirige una mezquita en Viena y está influenciada por los “Lobos Grises”, un grupo juvenil nacionalista turco, sería clausurada por operar ilegalmente, dijo el gobierno en un comunicado. Un grupo árabe musulmán que dirige al menos seis mezquitas también sería clausurado, agregó.

“Esto es sólo el comienzo”, dijo el vicecanciller de la extrema derecha Heinz-Christian Strache en la conferencia de prensa celebrada por cuatro miembros del gabinete.

El portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin, dijo que la medida fue el resultado de una “ola islamofóbica, racista y discriminatoria” en Austria y fue un intento de apuntar a las comunidades musulmanas para obtener beneficios políticos. “Las prácticas ideológicas del Gobierno austriaco violan los principios legales universales, las políticas de integración social, los derechos de las minorías y la ética de la coexistencia”, dijo. “Los esfuerzos para normalizar la islamofobia y el racismo deben ser rechazados en todas las circunstancias”, añadió Kalin.

Los ministros dijeron que hasta 60 imanes pertenecientes a la Unión Islámica Europea-Turca (ATİB), un grupo islamista cercano al Gobierno turco dirigido por el presidente Recep Tayyip Erdogan, podrían ser expulsados del país o se les podrían denegar los visados por recibir financiación extranjera.

Después de que el presidente Erdogan anunciara nuevas elecciones para el 24 de junio, Austria anunció que no permitiría ninguna campaña para que las elecciones turcas tuvieran lugar en su territorio.